Ofrece su riñón a cambio de una casa para vivir

Se trata de un vecino de Río Cuarto que vive apenas con 225 pesos al mes por un plan de empleo. Actualmente comparte el techo con su ex pareja, pero debe abandonar la casa porque ya no comparte nada con ella. Además, su estado de salud es delicado: sufre una discapacidad del 85% .

Un vecino de la ciudad de Río Cuarto que vive apenas con los 225 pesos que le entregan de un plan de empleo lanzó una desesperada oferta: entregar un riñón a cambio de un lugar seguro en el cual vivir en forma permanente.

Enrique Lorenzatti, de 47 años, cobró notoriedad en las últimas horas, luego de que se comunicara con distintos medios locales para realizar su anuncio: "Ofrezco mi riñón a cambio de una casa", sentenció.

Actualmente, Lorenzatti se encuentra alojado en una casa junto a su hijo de 18 años y a su ex pareja, una mujer con la que sólo mantiene un acuerdo de compartir el mismo techo desde hace un año, pero ninguna circunstancia afectiva los acerca.

Su penosa situación económica habría derivado de un crítico cuadro de salud, que le causa una discapacidad del 85%, según certifican informes médicos que llevan las firmas del director del Hospital San Antonio de Padua, Oscar Flores Ferrando, y del responsable de Salud Mental, Jorge Berlaffa.

A ese serio obstáculo, se suma el hecho de que apenas percibe 225 pesos mensuales por el cobro de un plan de empleo, y que ni siquiera le alcanza para alimentarse adecuadamente.

En medio de ese delicado escenario de vida, Lorenzatti lanzó su pedido, porque no quiere seguir viviendo con el aporte de su ex mujer: "Ella es la que paga el alquiler y yo lo único que tengo son esos pesos que cobro del plan Empleo, ¿dónde me voy a ir?", se preguntó.

El acuerdo de convivencia con su ex pareja funcionó durante un tiempo, pero con la ruptura de la pareja, él y su hijo están obligados a pagar una parte del alquiler.

"Con 47 años y el grado de discapacidad que tengo, ¿me podés decir quién me va a dar un trabajo?", añadió el hombre, quien aclaró que está gestionando una pensión por invalidez, "pero el trámite lleva como poco un año y yo necesito una solución ahora".

"Por eso decidí disponer de mi cuerpo, es lo último que me queda", concluyó.

Para superar el duro trance, recurrió antes al Instituto de Vivienda de la Municipalidad y allí le hicieron el mismo ofrecimiento que recibieron otras decenas de vecinos de la ciudad que se llegan hasta el organismo en busca de un techo: si consigue un terreno, le dan materiales para que se levante una pieza y un baño.

"Yo agradezco la buena predisposición de ellos, pero no tengo dónde edificar, ni podría pagar un albañil. Por eso decido ofrecer un órgano a cambio de una casa, me parece algo más digno que salir a robar y tener que estar detrás del muro", indicó.

De acuerdo con diferentes consultas, la inquietante propuesta de Lorenzatti no es original, ya que Mary Luján, otra riocuartense de 42 años, se le adelantó unos meses cuando hizo el mismo anuncio público en septiembre del año pasado.

En principio, la posibilidad de que transacciones de este tipo puedan finalmente concretarse son escasas, pues podrían resultar luego de superarse un largo proceso que deambularía entre compatibilidades médicas y resoluciones judiciales.

Lorenzatti, según él mismo relató, nunca tuvo una vida fácil: durante su niñez, la madre lo golpeaba regularmente y más tarde lo abandonó. Luego llegaron, las adicciones al alcohol y a las drogas, como así también, una depresión crónica que lo tuvo al borde del suicidio hace dos años. Después aclaró que cuando nació su único hijo dejó para siempre las adicciones y que con la ayuda de su médico mantiene a raya la depresión que lo acecha.

Visto desde otra perspectiva, el caso desnuda al mismo tiempo la problemática habitacional de la ciudad, donde se construyen muchas casas de alto nivel, pero se carece de una política de contención y asistencia habitacional para los que más lo necesitan.

La demanda de Lorenzatti engrosa la lista de casos como los "ocupas" que tomaron toda una cuadra en barrio Fénix, o la mujer que acaba de ser condenada a prisión por usurpar junto a sus 6 hijos una propiedad privada.
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 11:30
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 11:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial