¿Sabés cuál es el verdadero origen del brindis?

Proviene del alemán "bring dir's", y significa "yo te ofrezco". Muchas son las historias que hablan sobre cómo se originó; algunas datan de los romanos, pero también existen mitos o cuentos populares con un toque misterioso y divertido. Con él saludamos, festejamos, felicitamos... La sommelier Sandra Calvete nos cuenta más acerca de este "acto de confianza".

Para Revista Clubhouse
Por Sandra Calvete
Escuela Argentina de Sommeliers

Muchas son las historias que hablan sobre el verdadero origen del brindis, algunas datan desde la época romana, pero también existen los mitos o cuentos populares que dan ese toque misterioso y divertido.

La palabra brindis proviene del alemán “bring dir’s” que significa “yo te lo ofrezco” y era la frase que se pronunciaba al momento de realizar el acto de brindar.

Si bien en la actualidad usamos el término “brindis” para saludar, festejar o felicitar, en el siglo IV a.c. en la antigua Roma el acto de brindar, era una cuestión de confianza, ya que al chocar fuertemente las copas el líquido pasaba de una copa a la otra y tras beber el anfitrión, no quedaban dudas de morir en el intento, la desconfianza al envenenamiento en esa época era moneda corriente.


El mito es un relato o cuento protagonizado por personajes fantásticos o sobrenaturales, y en la reseña que protagoniza el brindis, narra que una vez en el monte Olimpo, Dionisio, Dios del Vino, invitó a sus Dioses y a los sentidos a un generoso banquete.

El sentido del tacto pasó mucho tiempo dando sorbos, asintiendo e intercambiando opinión con el habla. El gusto se relamía los labios y anonadado expresaba su satisfacción a cada trago. La vista se deleitaba elevando la copa a lo alto y mirando los colores y el brillo que la misma reflejaba a través del sol. El olfato no dejaba de emitir sonidos al meterse en la copa  y oliendo como si fuese una perfumada flor.

Mientras todos los sentidos estaban ocupados disfrutando, en un rincón solo y quejándose estaba el oído, Dionisio se acercó y escuchó el más triste de los lamentos…¿cómo podría yo oír el vino? Dionisio le ofreció ir a los lagares de fermentación y así escuchar el vino en elaboración, pero el oído quería participar de la fiesta y con eso no le alcanzaba. Fue así que Dionisio reunió a la gente y les dijo: "Cada vez que la gente se reúna para disfrutar el vino deberán chocar las copas para que a cada sonido diferente, sea cristal, madera, barro o metal, el oído pueda disfrutar del tintineo".


Otro dato a tener en cuenta es que en Estados Unidos para el acto de brindar se utiliza la palabra “toast” y tiene su origen en el siglo I a.c. en donde los romanos agregaban un trozo de pan tostado, con especias y azúcar en el vino, con el fin de conferirle sabor a la bebida.

Para los húngaros es imposible brindar con cerveza, ya que les recuerda a los austríacos celebrando la victoria sobre Hungría en la revuelta de principios del siglo XIX. Imitar esta acción es de muy mal gusto.

Llámese brindis, toast, cheers, salute, mazel tov o santé, espero y deseo que siempre tengamos amigos con quienes brindar, motivos para celebrar, copas para llenar, y bebidas para llevar a cabo este maravilloso acto.

¡Salud!





Opiniones (0)
19 de octubre de 2017 | 07:35
1
ERROR
19 de octubre de 2017 | 07:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
    11 de Octubre de 2017
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes