El pagaré de la memoria: una cuota más de la deuda histórica de Mendoza con Triviño

El 4 de marzo se cumplió el tercer aniversario de la muerte del intelectual y ex rector de la UNCuyo Luis Triviño. El lunes habrá un homenaje, pero todavía está pendiente un reconocimiento acorde a su estatura.

"En la recepción está Triviño". El aviso de la recepcionista anticipaba, todas las veces que Luis Triviño se acercaba hasta MDZ, el inicio de alguna fuerte polémica.

Con papel impreso y CD en mano, el intelectual pasaba a explicar, sin demora, el motivo de su nota. Y, tras el enter, siempre, indefectiblemente, el debate.

Como un niño provocador, el sabio anciano que sabía por viejo pero también por Diablo (ya que su ateísmo militante hizo que se ganara ese mote de parte de los fundamentalistas del Credo que odian las preguntas, las investigaciones y los debates) despertaba con su crítica ácida, pero siempre documentada, una catarata de repercusiones.

Caminador de los Altos Limpios, defensor de los derechos de los oprimidos, cultor del pluralismo, lector inagotable, asistente de asistencia perfecta a conferencias y debates, aun careciendo de modo propio de transporte, Triviño estuvo presente en cuanto tema necesitó de su análisis, reflexión y/o consejo.

El 4 de marzo se cumplen tres años de su muerte, aquella que nos cayó como baldazo de agua fría ya que estaba juntando plata para comprarse la computadora y, entonces sí, volvería a reinventarse con el uso de Internet, una esperanza que los amigos teníamos (y a la que temíamos, por su contracción al trabajo intelectual y a la polémica pública).

Mendoza no se está acordando de él, como de tantos otros que pasamos al olvido con rapidez. Sin embargo, este lunes un grupo de personas que mantiene viva la llama de su recuerdo, tratará de dejar su nombre pegado para siempre a un muro: será a las 11.30 en la Plazoleta de la Reforma, junto a la Municipalidad de Mendoza.

Allí se le recordará, a instancias de la Asociación 20 de Septiembre, promotora del librepensamiento y, hasta ahora, la gran portadora de la bandera de aquellos ideales que postuló y por los que militó Triviño.

Nos decía el pediatra Roberto Chediack al recordarlo:

"Luis era un  militante por la vida, un pensador que buscaba la verdad y la justicia, es y era un humanista en su máxima expresión.  Ojala la Legislatura, los municipios, la universidad, tengan a bien colocarle su nombre a una calle, un espacio público significativo o una escuela, para que los jóvenes que no lo conocieron pregunten quién fue Luis Triviño, rescatando su pasión por las causas nobles que es su mejor legado, y sobre todo que aprendan de él a no tener ataduras dogmáticas sino que la vida es un eterno camino de búsqueda a una sociedad mejor. Que como Luis decía en su libro al describir su vida y la evolución de su pensamiento no fue un camino ideal, ni sencillo, ni cómodo, por el contrario, abundó en dudas, altibajos, desgarros, retrocesos, estancamientos, desvíos, atajos y obstáculos". 

Triviño, en tiempos de pensamientos y expresiones maniqueas, hace falta. A su inevitable ausencia podemos exorcisarla, hoy, con el recuerdo, con sus textos, con la evocación de su aporte a una cultura del debate.

Estamos a tiempo.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (1)
2 de Diciembre de 2016|16:52
2
ERROR
2 de Diciembre de 2016|16:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. el dia de hoy 12 de marzo a las 11:30 en el paseo de la reforma universitaria
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016