Ana Frank sonríe en el museo de cera de Berlín

Ana Frank, la niña judía que dejó testimonio en su diario de los años en los que permaneció oculta de los nazis junto a su familia en Amsterdam, cuenta desde hoy con su propia réplica en cera en el museo Madame Tussauds de Berlín. Mirá las fotos de la esta simbólica escultura.

La figura muestra a la célebre adolescente, sonriente, delante de su diario abierto sobre el escritorio, en un entorno que recrea la pequeña habitación en la que se escondió de la persecución nazi.

El gran éxito de la réplica en cera en la sucursal del museo Madame Tussauds de Amsterdam ha llevado al museo berlinés a optar por exponer su propia réplica de la joven judía.

Al acto de presentación en la capital alemana asistieron, además de alumnos de la escuela de educación primaria que lleva el nombre de la célebre niña, el director del Centro Anne Frank de Berlín, Thomas Heppener.

El diario de Anne Frank, en el que la joven judía describe la persecución de la que fueron víctimas ella y su familia, constituye uno de los testimonios más conmovedores de ese triste periodo.

 

Entre las personalidades históricas que cuentan con su réplica de cera en la sucursal de Berlín se encuentra también la de Sophie Scholl, ajusticiada junto a su hermano Hans Scholl en 1943 por su activa resistencia contra el nacionalsocialismo.

A finales de febrero, el Museo Judío de Francfort anunció que el legado de Anne Frank, que actualmente se conserva en la fundación de Basilea (Suiza) que lleva su nombre, regresará hasta 2015 a la ciudad alemana que la vio nacer.

Varios centenares de piezas pertenecientes a la familia, entre cuadros, fotos, muebles, cartas y objetos de recuerdo, serán entregados como préstamo permanente al museo alemán, donde serán guardados, expuestos y puestos a disposición de los expertos. No obstante, el original de su famoso diario permanecerá en Amsterdam, donde fue escrito.

Fuente: EFE

En Imágenes