Deportes

El Real Madrid no podrá traer todo lo que quiere Schuster

A técnico no le importan mucho ni poco las políticas de fichajes del Real Madrid, que para eso están Calderón y Pedja Mijatovic. Él lo tiene muy claro: o se traen jugadores con peso futbolístico o habrá que explicarle muy bien a la afición qué es lo que se puede esperar del equipo.

MADRID.- Bernd Schuster habla poco con la prensa, pero que nadie piense que es un hombre sin palabras, recoge hoy el diario español El Mundo.

En las últimas semanas ha dicho muchas, pero sin micrófonos delante. Lo ha hecho con los máximos responsables de la plantilla, a saber Ramón Calderón y Pedja Mijatovic. A los dos se lo ha dejado claro: "Si queremos pelear por la Liga de Campeones hay que traer jugadores de jerarquía". Es textual.

La pretensión del técnico alemán es muy clara: hay que fichar, como mínimo, a un jugador de reconocido prestigio y rendimiento en cada una de las líneas del campo. Esto, como mínimo. Si no se consigue una configuración del equipo muy distinta a la del actual, sobre el papel el Madrid lo volvería a pasar mal en la máxima competición internacional.

Schuster tiene una lista con algunos de esos jugadores de 'jerarquía' por los que habría que luchar en el mercado de verano, pero que no espere grandes noticias de sus jefes. La caja de reserva del Real Madrid no está para grandes dispendios. No fue porque sí el aviso de Calderón poco después de la eliminación ante la Roma: "No se harán muchos fichajes porque creemos en este grupo y debe crecer".

Schuster también cree en el grupo, pero está convencido de que crecería mucho mejor si se apuntalara con grandes futbolistas.

En el Madrid, a día de hoy, es imposible esquivar la extrañísima sensación generada por los sucesos del último año: 1) Se gana una Liga y se echa al entrenador. 2) Se ficha a Schuster en busca de la excelencia, pero el único jugador diferente que se trae, Robben, lleva todo el año de camilla en camilla. Y 3) La forma en que se logrará esta Liga apenas cubrirá las expectativas generadas y restará en 10 millones de euros (en primas) las doloridas arcas del club. Cada jugador percibirá 360.000 euros por el título.

A Schuster no le importan mucho ni poco las políticas de fichajes del Real Madrid, que para eso están Calderón y Pedja Mijatovic. El lo tiene muy claro: o se traen jugadores con peso futbolístico o habrá que explicarle muy bien a la afición qué es lo que se puede esperar del equipo. El no quiere marcharse. Al contrario, piensa cumplir su contrato. Pero tampoco pretende que su etapa en el Real Marid se identifique con un periodo gris y olvidable. Le contrataron para otra cosa y su idea es que el Madrid es grande porque siempre tuvo o intentó tener a los jugadores más importantes del momento. Desde su punto de vista, eso no sucede en la actualidad.

Aún con estas carencias, Bernd Schuster mantiene al equipo arriba en la Liga y con todos los pronunciamientos favorables para ser campeón. Un campeón menor, sí, pero capaz de llegar a la Cibeles. El propio técnico alemán ha avisado en varias ocasiones de la falta de profundidad de banquillo. Y lo hizo incluso en los mejores momentos, cuando Ramón Calderón hablaba de 'equipo invencible'.

Mijatovic ya sabe todo lo que quiere el alemán para completar una plantilla exigente. Jugadores de primer nivel y posibilidades de rotar y de sufrir plagas de lesiones sin que la diferencia de calidad sea excesiva. En especial, hay algunas zonas del campo en las que apenas aparecen alternativas. Un mediocentro con llegada, un volante por la derecha y uno o dos arietes son fundamentales. Pero Schuster no quiere que le rellenen la plantilla con becarios. Con lo que hay, él se ha apañado para liderar la Liga española. Pero sabe que eso no es suficiente.

De hecho, hay algunos jugadores marcados, que apenas han intervenido pese a las numerosas lesiones y problemas en sus puestos. Soldado, Saviola o Balboa son algunos de ellos. En la pretemporada tuvo que trabajar con chavales como Agus o Adrián y le dejaron sin el mejor canterano, Granero, el día que se cerraba el mercado. También le quitaron a De la Red. Si se quedó con Baptista es porque el club no encontró una buena oferta por el brasileño.

Hay otros fijos como Diarra, porque Schuster apenas cuenta con especialistas en recuperación en el centro del campo. El deficiente rendimiento del ex jugador del Lyón le convierte en carne de traspaso pese a su gran participación. El Real Madrid espera recaudar unos 20 millones de euros con los que podría afrontar así alguno de los futuros fichajes. Costó 27 millones.

Schuster puede dar por perdidos a algunos de los jugadores importantes con los que siempre se identificó al Madrid. El propio Mijatovic admitió hace varios días que sería 'imposible' contratar a futbolistas como Cristiano Ronaldo o Cesc (éste fue una promesa electoral en 2006).

Todo lo que piensa el preparador alemán está muy bien, pero en la junta directiva no las tienen todas consigo. Aquellos que piensan que el desembolso de 226 millones de euros en dos años sí ha servido para confeccionar un grupo competitivo, pese a las evidencias y al sopor del fútbol practicado por el equipo, apuntan con bala al alemán. Le acusan de buscar excusas continuamente y de no dar con la tecla para extraer el mejor rendimiento del equipo. Nadie dijo nada después del 0-1 en el estadio del Camp Nou, pero las últimas derrotas han servido para que se levante la voz en la planta noble y para que algunos, incluso, se atrevan a pensar en el portugués José Mourinho como recambio. En mayo todos pasarán examen. A Bernd Schuster le pedirán cuentas. Pero él también hará las suyas.
En Imágenes