De minas y bulines: el lunfardo en el habla cotidiana

En las conversaciones de todos los días usamos numerosas palabras provenientes del lunfardo. La lingüista Nené Ramallo explica algunos de esos términos, en especial, aquellos asociados a la violencia.

El lenguaje de la violencia es descalificador, humillante, indica una posición de predominio de la fuerza, en este caso verbal, por encima del valor de la lógica y de la persuasión. Pero, además, se inscribe también en la cultura de la rapidez y, por ende, de lo instantáneo. No hay tiempo para discurrir o razonar: se trata de atacar rápidamente a través del dardo verbal.

Junto al lenguaje de la violencia se da una generalización del uso de voces provenientes del lunfardo. No nos estamos refiriendo al lunfardo con valor peyorativo, sino que le atribuimos una nueva calificación, conforme a los conceptos vertidos por Oscar Conde , en claro acuerdo con la máxima autoridad en el tema, J. Gobello :

“… repertorio léxico, que ha pasado al habla coloquial de Buenos Aires y otras ciudades argentinas y uruguayas, formado por vocablos dialectales o jergales llevados por la inmigración, de los que unos fueron difundidos por el teatro, el tango y la literatura popular, en tanto que otros permanecieron en los hogares de los inmigrantes, y a los que deben agregarse voces aborígenes y portuguesas que se encontraban en el habla coloquial de Buenos Aires y su campaña, algunos términos argóticos llevados por el proxenetismo francés, los del español popular y del caló llevados por el género chico español, y los de creación local”.

El adolescente, el joven, el adulto, la población en general no tienen idea del origen de los términos que están usando, de su formación, de los fenómenos lingüísticos escondidos detrás de voces que le son familiares. Así, por ejemplo:

- El trompa es un groncho imbancable.

- Se armó un bolonqui groso con el patovica.

- El bondi  iba hasta el mango..

- Es un tipazo, aunque por ahí parece opa..

- Él es un pendebuelo y gualén.

- Oká, morfamos en tu bulín y después, vemos a las minas.

- Queremos saber la verdad de la milanesa.

Sería interesante hacer conocer a quienes utilizan estas voces provenientes del lunfardo cómo se puede explicar tanto su origen como su verdadero significado. Veámoslo por partes:

a. El trompa: El significado es “patrón”. Se ha producido aquí un fenómeno característico del lunfardo, al que se denomina “vesre” y que consiste en una metátesis silábica, esto es, en una inversión del orden de las sílabas de una palabra. El propio término “vesre” da cuenta de este fenómeno pues se ha producido la inversión de “revés”.

b. Groncho: Proviene del adjetivo ‘groncho, groncha’. Su significado es “de baja condición; ordinario, rústico, mal vestido”. Es un término que se difunde a partir de la década de 1970 y es una aféresis (omisión del comienzo de un término) de ‘negroncho’.

c. Imbancable: Su significado es “insoportable”. Se ha formado a partir del verbo ‘bancar’ que equivale a “aguantar”, más el prefijo negativo ‘in-‘ y el sufijo que indica posibilidad ‘-able’. El origen se halla en el juego clandestino, donde el término sirve para designar el hecho de aceptar el riesgo de las apuestas. También significa “esperar, apoyar, sostener, ayudar”. La voz se crea a partir de ‘banco’, establecimiento público de crédito.

d. Bolonqui: Es el vesre de ‘quilombo’. Esta voz significa, en primer lugar, “prostíbulo”; sin embargo, las otras acepciones son “lío, barullo, gresca, desorden”.  El origen se encuentra en el quimbundo, lengua de los bantúes de Angola; en esa lengua, ‘quilombo’ significa “aldea o población”. Fue utilizado en el portugués brasileño desde el siglo XVII, para designar las poblaciones clandestinas que, a modo de refugios, conformaron los esclavos fugitivos en distintas zonas de Brasil. El más famoso fue el Quilombo dos Palmares, ubicado en el estado de Halagaos).

e. Groso: Todos entendemos que se trata de un adjetivo, cuyo significado es “grande, importante, valioso, sustancial”. Llega a nosotros a través de dos fuentes: el portugués grosso, con el valor de “grueso, grande”, y el italiano grosso, con el mismo significado. Además, hay influencia de la expresión latina grosso modo.

f. Patovica: Asociamos el valor del término con la figura del empleado de seguridad en las discotecas; actúa como portero y decide la admisión o no de los clientes. El origen se encuentra en la alusión al modo de caminar de ciertos jóvenes, que recuerda a la de los patos, hecho que se asocia con la marca Vica, de patos comestibles, comercializados en la Argentina en la década de 1960.

g. Bondi: Originariamente, se refirió al tranvía; en la actualidad, designa al micro, al ómnibus. Proviene del portugués bonde, tranvía, voz surgida en 1876, cuando se instalaron los tranvías en Río de Janeiro, momento en el cual la empresa británica de origen emitió bonds o acciones, para formar el capital, y se identificó a los tranvías con estos.

h. Hasta el mango: Dice el Diccionario de Americanismos que se trata de una locución adverbial, usada en Argentina y Uruguay, con el significado de “al límite, con gran entusiasmo o velocidad” .

i. Tipazo: Tiene una connotación positiva, pues significa “buena persona. Persona físicamente atractiva”. Es el aumentativo del español ‘tipo’, con el valor de “individuo, hombre”.

j. Opa: Alude al deficiente mental; también al tonto o idiota. Su origen se halla en el quechua upa: “bobo”.

k. Pendebuelo: Posee forma masculina y femenina y designa a la persona mayor o de la tercera edad, que está al tanto de la moda, del lenguaje y de las costumbres de los jóvenes. Este adjetivo se forma con ‘pende’, forma apocopada de ‘pendejo’ (chico, joven, adolescente; del español ‘pendejo’ = pelo que nace en el pubis y en las ingles), más el sustantivo ‘abuelo’.

l. Gualén: Vesre por ‘lengua’. Como este órgano del cuerpo humano sirve para hablar, por un recurso de metonimia se toma el instrumento por el objeto; se designa, así, a la persona charlatana.

m. Oká: Es la variante gráfica y etimológica por ‘ocá’. Tiene valor de interjección y proviene de los nombres de las letras que componen la sigla de origen norteamericano ‘OK’, con el significado de “de acuerdo, correcto”.

n. Morfamos: Proviene del verbo ‘morfar’, con el significado de “comer”, que registra el DRAE. Su origen está en el italiano jergal morfa = boca, que dio primero morfiller (comer) y pasó al lunfardo, primero como morfilar y, luego, por síncopa, morfar.

o. Bulín: El DRAE lo registra como “departamento usado para citas amorosas”. También tiene el valor de “departamento modesto”. Parece provenir del francés boulin, “agujero practicado en la pared para que aniden las palomas”; también puede provenir del italiano jergal bolín o bulín = cama.

p. Mina: Significa “mujer” y proviene del italiano jergal mina, con ese valor.

q. La verdad de la milanesa: El término ‘milanesa’ usado aisladamente equivale a “mentira”. La frase ‘la verdad de la milanesa’ alude al supuesto conocimiento de una causa encubierta. Hay una metáfora que alude a una verdad oculta del modo que la carne queda totalmente tapada por el pan rallado.

No juzgamos al que utiliza expresiones pertenecientes al lunfardo, simplemente sugerimos su sustitución, en ocasiones formales, por vocablos neutros, en donde la carga connotativa quede superada por el valor denotativo de los términos. Hemos podido advertir, en las exposiciones orales de muchos estudiantes, que ellos no conocen la frontera entre el “decir habitual” y el “decir formal”, esto es, no hay conciencia de cuándo utilizar uno u otro registro.

Fuentes: Conde, O. (2004). Diccionario etimológico del lunfardo. Buenos Aires: Alfaguara. p. 13; Gobello, J. (1989). El lunfardo. Buenos Aires: Academia Porteña del Lunfardo. pp. 15-16; Ramallo, M. et al. (2011). Con sabor a Mendoza. Mendoza: Jagüel editores. p. 128.

* Nené Ramallo es la directora del Departamento de Letras, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo; es lingüista, especialista en dialectología.

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|14:59
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|14:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic