La noticia que cambió al mundo hace cien años

Hace 100 años el explorador noruego Roald Amundsen comunicaba a su hermano León que se había convertido en el primer ser humano en alcanzar el Polo Sur Geográfico. Pocos días después, Scott moría engullido por la Antártida.

Roald Amundsen.

A las 11 de la mañana del 7 de marzo de 1912, León Amundsen recibía en su casa la llamada más esperada: “Tiene usted un telegrama”. Su contenido era absolutamente ininteligible, tanto como lo era su firma: “zhmbw”. Cinco letras que unas horas después tendrían todo el significado del mundo. Bienvenidos a una historia épica.

El telegrama había sido escrito en Tasmania y recibido en Noruega. Había cruzado de sur a norte el planeta y contenía la exclusiva más esperada, la hazaña más espectacular jamás contada hasta entonces y, de paso, la garantía de una golosa cantidad de dinero si nadie la destripaba antes, como ya había sucedido en alguna ocasión precedente.

En el texto, el explorador noruego Roald Amundsen comunicaba a su hermano León que se había convertido en el primer ser humano en alcanzar el Polo Sur Geográfico.

Después de descifrarlo de acuerdo con un código que habían pactado antes de la expedición, León se puso en contacto con los periódicos escandinavos a los que había prometido la noticia en exclusiva y con el Daily Chronicle, el diario británico que se encargaría de dar la buena nueva al mundo.

Ellos serán los que pondrán nombre, sujeto, verbo, predicado y, sobre todo, muchos adjetivos a aquel extraño telegrama que no escondía otra cosa que la conquista del Polo Sur Geográfico. El 8 de marzo, 84 días después de que una bandera de la recién nacida Noruega se posase en el ese punto, el mundo se despertaba con la noticia de la hazaña.



Scott y Amundsen se citan en el Polo Sur

En un mundo sin internet, sin radios, sin televisión, la noticia corrió como la espuma. Y eso que estaba incompleta: ¿qué había ocurrido con Robert Scott, el valiente explorador británico a quien Amundsen le había arrebatado el último punto del globo libre de las pisadas del ser humano? Amundsen y Scott, Scott y Amundsen, se habían embarcado a la vez, aunque por rutas diferentes, en una apasionante carrera por ser los primeros en alcanzar el Polo.

Amundsen llegó primero. Regresó al mundo de los vivos. Y lo contó a los cuatro vientos. Scott llegó después. Y no volvió. Murió junto a sus compañeros, apenas unos días después de que su rival coreara la hazaña, atrapado en la ventisca, las bajas temperaturas y el hambre.
¿Por qué perdió la batalla Robert Scott? Un siglo después, el físico, científico y escritor Javier Cacho desmenuza en “Amundsen-Scott, duelo en la Antártida”,  (Editorial Fórcola), todos los detalles de este duelo, en un relato plagado de heroísmo, miedos y debilidades, y, sobre todo, ambiciones.

Seguí leyendo la excelente nota de Ernesto Villar en larazon.es.

¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
6 de Diciembre de 2016|14:28
1
ERROR
6 de Diciembre de 2016|14:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016