Deportes

River y Racing no se sacaron diferencias en el clásico

El equipo Millonario fue superior a la Academia, pero no pudo convertir las situaciones que generó.

En el primer tiempo quedó claro una cosa, que River quería ganar y que a Racing empatar no le sentaba mal. La estrategia de los de Avellaneda dio resultado en los 45 minutos iniciales pero gracias a una cuestión de fortuna, porque casi todo fue del conjunto de Núñez.

La primera situación de peligro la tuvo River, en una jugada que inició Cristian Villagra, quien cedió para Diego Buonanotte, éste desbordó por izquierda, envió un centro pasado que bajó Sebastián Abreu para que Ariel Ortega empujar la pelota al gol pero apareció Marcos Cáceres para salvar a Racing.

Después de esa situación en River creció Ortega jugando por derecha, Buonanotte por izquierda ganaba cuando se lo proponía, pero Radamel Falcao no participó del juego, quedando muy aislado Abreu.

Por eso, el dominio ejercido por River se diluía con el correr de los minutos, pese a que la sensación en el estadio Monumental era que cuando se lo propusiera abriría el marcador.

¿Racing? Poco y nada. La decisión de Miguel Micó de incluir un solo delantero de punta favoreció a River, porque Maximiliano Moralez al no llegarle la pelota bajaba a buscarla, algo que provocaba que Facundo Sava quedara muy alejado de todo lo que pasaba en el partido.

Lo llamativo de esta decisión del técnico de Racing es que River demostró a lo largo de este año que sus mayores problemas se encuentran en su zona defensiva, pero Micó le solucionó todos los problemas a los “millonarios”, resignando cualquier posibilidad de atacar.

Después de un descanso que se tomó River, los dirigidos por Simeone, pasado los 20 minutos, se decidieron a ir en serio a buscar el partido.
Lo tuvo Buonanotte, pero salvó Hilario Navarro. Luego casi la empuja al gol Abreu, pero salvó Adrián Bastía con lo justo dentro del área chica.

Cuando mejor jugaba River llegó una situación impensada, porque tuvo que dejar la cancha con una molestia muscular Ortega, algo que obligó a modificar a Simeone no sólo al mejor jugador de la cancha, ingresando Paulo Ferrari, sino que también el esquema táctico.

Ferrari se ubicó como volante por derecha, Augusto Fernández se corrió al medio, pasando a Buonanotte a ser enganche y Falcao punta con Abreu.

A todo esto los de Avellaneda deambulaban sin sentido dentro de la cancha y sólo la categoría de Maxi Moralez les daba una esperanza, como a los 33 minutos cuando el talentoso volante a pura gambeta dentro del área terminó su jugada con un remate que pasó cerca del ángulo derecho de Carrizo.

En los minutos finales, Buonanotte, ya en su función de enganche, aunque recostado sobre la izquierda, comenzó a hacer más diferencia y tuvo una situación clara, que pasó al lado del ángulo derecho de Navarro.
 

 
 
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|09:12
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|09:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes