Una monja del siglo XIX aparece en una fotografía de hoy

La mujer aparece a varios metros del objetivo, mirando directamente a cámara. Así de primeras, no suena nada raro. Pero el problema es que la "intrusa", ataviada con un hábito de monja, sólo aparece en una de las 13 fotografías realizadas en menos de un minuto desde el mismo sitio.

El fotógrafo irlandés Jonathan Curran quedó de lo más sorprendido al mirar la serie de fotografías que había realizado para componer una panorámica de The Long Walk, una zona de la ciudad de Galway (Irlanda).

Una cosa es que ese lugar sea el escenario de varias leyendas irlandesas, y que mucha gente prefiera no pasar por ciertas áreas después de medianoche. Y otra era ver a esa monja espectral mirando directamente al objetivo, totalmente ajena a su entorno. Curran, lo confiesa, sintió un escalofrío. En las otras 12 fotos no había ni rastro de la mujer. Como si hubiera aparecido de la nada. O, peor, como si siempre hubiera estado ahí, visible solo para algunos.

"La imagen no figura ni antes ni después de tomar la fotografía", explica, "y tampoco se ve en ninguna de las otras tomas, ni acercándose ni alejándose. Es como si hubiera aparecido por un momento y luego hubiera desaparecido. Está claro que había gente en The Long Walk aquel día, pero todos parecían ajenos a su presencia".

Desde que el periódico local Galway Independent publicó la foto hace unos días, la especulación ha sido imparable, en Irlanda y en todo el mundo. Descartada la posibilidad de manipulación, al menos de primeras, ¿se trata de un escalofriante efecto óptico? ¿O es de verdad una aparición del más allá?

No ayuda que The Long Walk sea una zona en la que mucha gente asegura haber visto apariciones basadas en el rico folclore irlandés. "Un hombre mayor explicó un día haber visto a una mujer vestida con ropa medieval una noche, cerca del puente", recuerda el historiador local William Henry. "En Claddagh (la zona del centro de Galway donde se tomó la fotografía) se cuentan varias historias de lugares encantados y apariciones inexplicables. Durante un tiempo, se le dijo a los jóvenes que no fueran al Wolf Tone Bridge pasada la medianoche. Pero claro, esto tenía la ventaja añadida de que así los padres conseguían que los hijos estuvieran en casa antes de las doce".

Sin embargo, esta imagen en particular "está claramente fuera del contexto moderno. Parece estar mirando directamente a la cámara, como si fuera muy consciente del entorno en el que está", añade Henry.

Fuente: Galway Independent

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|11:14
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|11:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic