Luego de la crisis, vuelven a tener fuerza las marcas de lujo en Argentina

La crisis que asoló a Argentina en 2001 provocó la huida de las firmas más prestigiosas y de lujo, que se quedaron sin mercado de la noche a la mañana, pero ahora estas marcas,  sobre todo de ropa, vuelven al país donde la clase media-alta comienza a permitirse caprichos caros. Si lugar a dudas, Buenos Aires es el centro de venta de estas marcas, que están regresando al país para instalarse también en otras provincias del interior.

Muchas de las firmas más conocidas y lujosas repiten su experiencia en Argentina, adonde desembarcaron en los años noventa, en momentos de paridad entre el peso y el dólar, y de donde tuvieron que salir casi a la espantada por la inseguridad de las grandes ciudades y porque ni siquiera los que tenían dinero se animaban al consumo de lujo.

Otras, sin embargo, están aprovechando la coyuntura favorable para instalarse por primera vez en un país cuyos consumidores tienen un perfil "muy propicio" para las marcas de lujo, según explicó a Efe el especialista en este sector de mercado Braulio Bauab.

Influenciado por el estadounidense -que valora los aspectos no funcionales de la marca- y el europeo -que busca la calidad-, el argentino ha recuperado su "conducta suntuaria", y desde 2003 el mercado del lujo ha incrementado sus ventas en un 32%.

Y se lo deben sobre todo al comprador argentino, ya que a pesar del auge del turismo, los consumidores locales realizan el 60 por ciento de las compras en este segmento, frente al 40%restante de extranjeros.

Ahora bien, las grandes marcas se encuentran con un panorama bien distinto, ya que los argentinos han dejado de mirar tanto a Europa y cada vez confían más en el diseño autóctono, que se hizo fuerte durante la crisis.

Muestra de ello es la última edición de la Buenos Aires Fashion Week (BAFWeek), cuya última edición se celebró entre el 25 y el 29 de febrero y atrajo a más de 50 mil visitantes.

Los propios diseñadores argentinos minimizan el impacto que pueda tener sobre ellos el desembarco de las grandes marcas de lujo, ya que aseguran tener distintos precios, estilo y clientela.

Bauab confirma este extremo, ya que asegura que hay una mezcla de conceptos favorables para que una mujer pueda llevar "unas botas de Riky Sarkany -uno de los diseñadores argentinos más conocidos- y un vestido de Escada".

El auge del diseño autóctono incluso puede llegar a venirle bien a las marcas de lujo tradicionales, ya que "se crea una competencia que potencia el consumo", indicó el especialista.

Eso sí, no todos los argentinos tienen acceso a un Rolex o a un bolso de Louis Vuitton: sólo acceden a algún producto de lujo 400.000 personas en todo el territorio, y si se habla de personas que participan regularmente en este mercado, el número se reduce a las 40 mil personas con ingresos superiores a los 10 mil dólares mensuales, en un país con 27 millones de habitantes.

A pesar de ello, este sector sigue creciendo y se expande a nuevos mercados, especialmente a la gastronomía y los servicios, donde nunca antes se habían internado los argentinos.
Opiniones (1)
22 de octubre de 2017 | 12:41
2
ERROR
22 de octubre de 2017 | 12:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Me provoca una gran alegría saber que Argentina ya no es un país en crisis. Voy a festejar con una botella de Chambon Extra Brut.
    1
En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México