Antes y después

Del cruce de las formas "antes de" y "antes que" surgió la forma "antes de que". La especialista Nené Ramallo explica el uso correcto de estas expresiones que tantas dudas causan a la hora de hablar y escribir correctamente.

Estas dos palabras, al usarse en la vida diaria, suelen despertar dudas con respecto a si admiten o no, a continuación de ellas, la forma “de que”.

Con respecto a ‘ANTES’ nos encontramos con que puede utilizarse para indicar temporalidad y también preferencia. Con valor temporal, son aceptadas las formas ‘antes de’, ‘antes que’ y ‘antes de que’. Si el término de referencia temporal es un sustantivo, un pronombre o un infinitivo, ‘antes’ va seguido de la preposición ‘de’: Antes de su partida, se despidió de cada alumno. Hubo dos encargados del orden antes de él. Cerró bien todas las puertas, antes de salir.
Del cruce de las formas ‘antes de’ y ‘antes que’ surgió la forma ‘antes de que’. Hoy, la normativa considera igualmente válidas ambas locuciones: Antes que se retire, por favor, verifique que todo esté bien guardado o Antes de que se retire, por favor, verifique que todo esté bien guardado.

En cambio, si la locución va a señalar preferencia, solamente se acepta la forma ‘antes que’: Creen que es mejor la dádiva antes que la cultura del esfuerzo y Elegí callar antes que gritar toda la verdad.

También la palabra ‘antes’ puede unirse a ‘ayer’ o a ‘anoche’. Así, tendremos el adverbio ‘anteayer’, con el significado de “el día anterior a ayer”. Puede utilizarse también la forma ‘antes de ayer’, pero el uso prefiere ‘anteayer’, por la brevedad. Otro tanto ocurre cuando se antepone a ‘anoche’: ‘anteanoche’, con el significado de “en la noche de anteayer a ayer”, es tan válido como ‘antes de anoche’, pero el uso elige ‘anteanoche’ por ser más breve.

El nuevo y reciente Diccionario argentino de dudas idiomáticas (2011), de nuestra Academia Argentina de Letras, considera también correcta la forma ‘antenoche’, variante americana: Desde antenoche, se conoce esa tremenda noticia.

Una forma favorita del habla porteña, sobre todo, es ‘*anteúltima’, forma no aceptada por las Academias; ni siquiera figura en los diccionarios. En estos casos, la forma válida es ‘penúltima’, cuyo significado es “inmediatamente anterior a la última”, ya que etimológicamente quiere decir “casi última”.

Con respecto a ‘después’, también nos encontramos con que son igualmente correctas las formas ‘después de’, ‘después que’ y ‘después de que’. Se usa ‘después de’, con valor temporal, si después de la locución viene un sustantivo, un pronombre o un infinitivo: Se tomaron medidas acertadas después de los accidentes que provocó la intensa niebla. Después de ella, joven e inexperta, tomó las riendas del poder una mujer de edad madura. Después de hablar, se arrepintió.

Como ocurrió con ‘antes’, también con ‘después’ se produjo un cruce de las expresiones ‘después que’ y ‘después de’; del mismo surgió la forma ‘después de que’, tan válida como las otras. Así, entonces, es correcto Después que me llamaste, cambié de parecer y Después de que me llamaste, cambié de parecer.

Tanto ‘antes’ como ‘después’ pueden llevar antepuestos los adverbios ‘bastante’, ‘mucho’ y ‘(un)poco’: Llegó al lugar, bastante antes de lo previsto. Todavía ha quedado su huella, mucho después de su desaparición. Perdí su explicación porque entré al curso un poco antes del timbre de salida.

 * Nené Ramallo es la directora del Departamento de Letras, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo; es lingüista, especialista en dialectología.

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|00:39
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|00:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic