Deportes

River mostró sus estrellas y ganó un partido que pintaba complicado

Los goles fueron marcados por sus estrellas del ataque: Cavenaghi, Domínguez y Trezeguet, en ese orden; del abrazo simbólico de dos amigos a la emoción del francés.

Son dos imágenes, las que quedan en la retina. Dos fotografías guarda la memoria. La primera es el peculiar festejo de Fernando Cavenaghi (ya había abierto el marcador) con Alejandro Domínguez (acababa de anotar el segundo), juntos y abrazados, dejando en el olvido esa discusión futbolera y pública de una semana atrás, sellada la victoria contra Chacarita. Amigos fuera de la cancha, con las pulsaciones confundidas dentro del césped, anoche se sacaron las ganas, también a todo público, sonrientes y unidos.

La segunda es la emoción en el rostro, al límite de las lágrimas, en el 3-0 anotado por el elástico y experimentado Trezeguet. Cabezazo de pique al piso frente al estático Pablo De Miranda (fue al arco porque la expulsión de Ayala sorprendió a Independiente Rivadavia con los tres cambios realizados) y la salida emotiva, en su primera acción en el Monumental.

Alegría y emoción. Y tres historias vinculadas entre sí. Cavenaghi abrió el score con una oportuna definición. Atención: en River lleva 86 tantos, es el 15° goleador en la historia profesional del club, en el puesto 14. Nada mal para uno de los futbolistas que volvieron para intentar el regreso esperado. Salió de la cancha para ser ovacionado; entró Trezeguet en su lugar. "River necesitaba un triunfo así", dijo. Y dejó una inquietud: "Mi contrato vence en junio. Yo no estoy apurado, pero los dirigentes deberían apurarse", sugirió.

Mucho antes, se llevó de maravillas con el Chori, luego del show mediático de una semana atrás. ¿Están peleados? Parece que no. Se buscaron, se encontraron y luego del tanto del Chori, el segundo, con un zurdazo, se reencontraron en una celebración compartida. Como Domínguez fue amonestado y llegó a las cinco amarillas, le dejó su puesto a Keko Villalva, que ya pide pista. Tiene cinco tarjetas, aunque no hay que descartarlo para el match contra Desamparados: podría pedirse aplicar el artículo 225 por la partida a Venezuela del Maestrico González.

"Me dio bronca la amarilla, pero son cosas que pasan. Con la expulsión de Carlos (Sánchez) nos juntamos más, las líneas no estuvieron tan separadas. Hicimos un gran partido, porque cuando hubo que tener la pelota, la tuvimos. Y cuando debimos apretar el acelerador, lo hicimos", explicó el Chori, también aplaudido por un casi colmado Monumental.

Detrás de los camaradas surgió la estrella de un francés nacido hace 34 años, que tenía un anhelo: jugar en River. Uno más tenía, en realidad: anotar un gol en Núñez. Anoche logró el doble objetivo. Y se emocionó. Sobre todo, con la multitud. "Lo de la gente es único. En la Argentina, el fútbol es una pasión y los de River están enloquecidos. Fue muy especial para mí haber anotado el primer gol; una revancha por los últimos tiempos", comentó Trezeguet. "Yo estoy para aportar oxígeno", explicó el delantero, que luego de una temporada traumática en Bani Yas, de Emiratos Arabes, llegó a su nuevo lugar en el mundo. Su último tanto había sido en Hércules, en una derrota por 2-1 contra Atlético de Madrid, el 15 de mayo de 2011. "Estoy contento por él, porque vino casi gratis y siente la camiseta", fue la reflexión de Almeyda.
Opiniones (0)
24 de septiembre de 2017 | 07:23
1
ERROR
24 de septiembre de 2017 | 07:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'