Deportes

Futbolistas gemelos separados por el odio; uno juega en Israel y el otro en Siria

Los futbolistas brasileños Romulo y Rodrigo Antoneli son hermanos gemelos, pero han estado separados durante meses por el conflicto de Cercano Oriente. Mientras Romulo juega en Israel, Rodrigo había fichado por un club de Siria, país abiertamente enemigo del Estado judío.

Los dos países vecinos mantienen una disputa por los Altos del Golán, ocupados por el Ejército hebreo desde la Guerra de los Seis Días en 1967. El gobierno del primer ministro Ehud Olmert acusa además a Damasco de financiar a Hamas y a Hizbollah, organizaciones que buscan la destrucción de Israel.

Debido a ello, pese a que Israel y Siria tienen una frontera común, no existen posibilidades de viajar de uno a otro más que a través de Jordania o Egipto. Siria prohíbe además la entrada a quien lleve un sello israelí en el pasaporte, y no es posible ni tan siquiera la comunicación por carta.

"No podíamos ni hablar por teléfono, porque no hay línea entre Israel y Siria", explicó Romulo en entrevista con el diario "Jerusalem Post". "Internet era la única vía que nos quedaba, pero la conexión en verdaderamente mala en Siria. Teníamos muchos problemas".

Por todo ello, después de meses sin tener apenas contacto entre ellos, Rodrigo decidió hace unos días cortar los vínculos con el club Al Karamah, de Homs, en el oeste de Siria, y regresar a Brasil.

Según Romulo, a diferencia de él, que tiene otros colegas latinos en el Betar Jerusalén, su hermano se encontraba solo y aislado en Siria. Pero la gota que colmó el vaso fue cuando su madre viajó a Israel por Año Nuevo y no pudo visitar a Rodrigo. Estaba sólo a pocos kilómetros de él, pero hubiera dado lo mismo que hubiera estado en Australia.

Romulo se ha quedado en Israel, donde en poco tiempo se ha convertido en un jugador revelación. Tras llegar el verano (boreal) pasado al Estado judío metió 11 goles en lo que va de temporada y colocó así al Betar Jerusalén en la punta de la tabla.

El delantero de 26 años, natural de Inhumas, llegó a Israel cedido por el Cruzeiro, después de que fracasara un acuerdo entre el club brasileño y el Deportivo La Coruña. Antes jugó también en el Maguncia alemán, donde no consiguió entrar en la escuadra titular.

Ahora, una vez convertido en una estrella en Israel, Romulo asegura sentirse bien jugando en el Betar, donde se siente apoyado por latinos como el chileno Cristian Alvarez y el peruano César Viza. Según dice, pese a que el fútbol israelí es poco conocido en el exterior, "los fans son similares a los de Brasil" y en el día a día no se percibe el conflicto, un tema dominante en las noticias.

El brasileño no tiene nada en contra de seguir en el país, pero no sabe qué ocurrirá a partir de ahora, cuando por fin ha podido exhibir su juego y es el máximo goleador del equipo y el segundo de la Liga israelí. "Tengo sueños y esperanzas. Pero lo que estoy haciendo en Jerusalén decidirá qué viene después".
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|08:56
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|08:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic