Los diez libros perdidos que nunca vas a leer

Algunos se perdieron, otros fueron destruidos por sus creadores y otros más fueron ocultados para defender intereses. El resultado es que trabajos literarios que podrían haberse convertido en clásicos e incluso textos fundamentales, ya no están disponibles.

Recientemente, Google anunció la digitalización de los manuscritos del Mar Muerto. De esa manera se aseguró de mantener viva la historia. Fue un caso especial. Sin embargo, en algún momento existieron libros o documentos que no lograron sobrevivir al paso del tiempo, al yugo de sus autores que decidieron desaparecerlos o hasta al mismo olvido...

Pero el olvido no duró para siempre, pues aunque no existan más sobre la faz de la Tierra, siguen siendo recordados.

¿Cuáles son entonces los libros que se extinguieron? Con información de smithsonianmag.com y pijamsurf.com, conoce algunos de los documentos que no podrás leer jamás.

1. La Primera Guerra Mundial de Ernest Hemingway. El escritor presenció varios conflictos bélicos del siglo XX. En la Primera Guerra Mundial, sirvió como conductor de una ambulancia italiana; participó en la Guerra Civil Española y hasta participó en los inicios de la Segunda Guerra Mundial.

De ahí se inspiró para escribir varios relatos que más tarde se perdieron. Resulta que la primera de sus cuatro esposas colocó todos los escritos en una maleta, pues viajaría de Paris a Lausanne, Suiza, a encontrarse con Hemingway; desgraciadamente, cuando llegó,  la maleta había desaparecido, al parecer fue robada.

Tal catástrofe terminó con el matrimonio, pues el escritor siempre se quejó del hecho, pues en esa maleta se había perdido una novela que se basó en experiencias propias de la Primera Guerra Mundial, así como algunas otras notas.

Hemingway no lo olvidó, pero no regresó al pasado tratando de recordar lo que ya había escrito y perdido.  Y lo que según Stuart Kelly, autor de The Book of Lost Books, le ayudó a convertirse en un gran escritor que se apoderó del Nobel y del Pullitzer, y no en un escritor atrapado en corregir los errores de su juventud.

2. Margites de Homero. Mucho tiempo antes de la Ilíada y la Odisea, Homero creó Margites, un poema épico del que poco se sabe, escrito alrededor del 700 a. C. Era el primer trabajo de Homero, el que se perdió, pero del que se tienen algunos recuerdos, pues en otras obras del escritor se encuentran líneas que describen al héroe del poema. Se considera una lástima que dicho documento haya desaparecido, pues hasta Aristóteles en su Poética, manifestó que Homero con Margites marcó una línea en las comedias, como lo hizo con la Ilíada y la Odisea en las tragedias.

3. Los libros perdidos de la Biblia. La Biblia  se divide entre el Antiguo y Nuevo Testamento. Compilado resultado de un convenio canónico acordado por la jerarquía eclesiástica. Sin embargo, no es todo lo que existe o existió de la Biblia.  Parte de ella son los textos que se conocen como "apócrifos", puesto que la iglesia no los reconoce; pero, parte se conoce que por lo menos una veintena de libros de la Biblia están perdidos, pues se hace referencia a ellos en otras partes de lo que sí se conoce. Entre los desaparecido está el "Libro de las Batallas de Jehová" y el "Libro de las Crónicas de los Reyes de Israel".

4. Cardenio de William Shakespeare. Existen pruebas de que en 1613 se presentó la obra de teatro Cardenio, que Shakespeare escribió junto con John Fletcher. Obra basada en la tragedia de Cardenio que Miguel de Cervantes Saavedra cuenta en El Quijote (una copia se había publicado en 1612). Es decir, la obra que unía a dos de los escritores más grandes de todos los tiempos, el fundador de la novela moderna y el famoso dramaturgo, se perdió.

5. El descubrimiento de las Islas Afortunadas.  Hacia el siglo 14, un monje franciscano viajó al Atlántico Norte, de donde describió toda la geografía, lo que él suponía era el Polo Norte. A sus notas tituló Inventio Fortunata, o El descubrimiento de las Islas Afortunadas. Se dice que existieron cinco copias del viaje, que circularon por Europa antes de desaparecer.

Hacia 1364, otro monje describió el contenido a Jacob Cnoven, quien escribió un resumen del libro; lo llamó Itinerarium. Pero ese también desapareció. Lo que se destaca de esto, es que fue mucho antes de que Mercator, famoso por haber trazado los primeros mapas que permitieron a viajeros moverse, hiciera su trabajo reconocido; pues incluso se cree que usó las descripciones del monje para hacer los mapas publicados, en 1577.

6. Sanditon de Jane Austen. La escritora murió el 18 de julio de 1817, dejando 11 capítulos de una novela que nunca terminó y que causó furor en la posteridad. En dicho escrito, Jane Austen describe a los personajes, entre ellos a Charlotte Heywood, protagonista que visita Sanditon, una ciudad costera donde se construye un centro turístico; así como desarrolla parte de la historia que se ve abruptamente parada. Desde entonces, han sido varios los escritores que han querido "construir" esa parte "perdida" de la novela. Quieren terminar el final, pero el estilo de Austen es único.

7. La Isla de la Cruz de Herman Melville. Agatha Hatch, hija de un velador, salvó a un náufrago de nombre James Robertson. La historia, más que de salvación, se volvió de amor, pues ellos se terminaron casando, aunque al final él la abandonó. Ese relato le fue contado a Herman Melville, en un viaje a Nantucket, en 1852. De ahí se inspiró para realizar el manuscrito La Isla de la Cruz, que presentó a  una casa editorial un año después. Pero el texto no fue aceptado, y desde entonces no se encontró ninguna copia del mismo.

8. El hombre pobre y la dama de Thomas Hardy. Se trata de la primera novela de Hardy, donde habla de la relación entre el hijo de unos campesinos y la hija de unos hacendados en Inglaterra. Eso es lo que se puede rescatar apenas de una conversación transcrita de Hardy con Edmund Gosse en 1915, 50 años después de escribirlo. Ni siquiera el mismo Hardy,  podía recordar lo que escribió y desapareció, pues no pudo contar si al final los protagonistas terminan juntos o no. Lo que sí sabe es que para 1860, el escritor consideró que dicha novela era lo mejor que había escrito.

9.  El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde de Robert Louis Stevenson. Se dice que bajo los efectos de la cocaína, Stevenson, en tan sólo tres días escribió 30 mil palabras, pero no la versión que se conoce, sino una mucho más delirante, donde el escritor entró en un trance cruzado de letras, horror y fantasía.Pero esa "alocada" versión nunca vio la luz, puesto que Stevenson pidió el visto bueno de su mujer, quien le sugirió darle un tono más moralista; lo que bastó para que el auto decidiera echar las letras escritas al fuego de una chimenea.

10. Double Exposure de Sylvia Plath. 130 páginas estaba escritas, pero todo quedó varado el día que Plath decidió terminar con su vida en febrero de 1963. Cuando ella murió, el poeta Ted Hughes, quien era su esposo, se quedó a cargo de sus bienes. Cuando se le preguntó acerca de la novela, aseguró que solamente se trataba de un fragmento de setenta páginas, que aunque la madre de ella había asegurado haber visto una novela entera, él no había visto más que un fragmento,  y que además estaba casi seguro que ella (la madre) había tomado en alguna de sus visitas.

Sin embargo, el crítico literario Judith Kroll, sí vio el borrador de la novela, asegurando que trataba sobre un esposo, una esposa y una amante. De ahí es que se cree que Hughes pudo haber escondido la novela, pues él y Plath tenían una tormentosa relación, y al parecer Double Exposure era una autobiografía.

Patricia Rodón

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó6/10
Opiniones (1)
3 de Diciembre de 2016|12:32
2
ERROR
3 de Diciembre de 2016|12:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Y LOS QUE NO LEEREMOS PORQUE QUEMÓ EL CATOLICISMO RETROGRADO....UFF POR EJ: EDUCACIÓN SEXUAL EN LAS ESCUELAS TOMO I
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016