Tiene muerte cerebral la joven baleada en la cabeza en El Bermejo

Los médicos del Hospital Central le diagnosticaron muerte cerebral a Cinthia Castillo (20) durante los primeros minutos de hoy. La joven había ingresado el jueves por la noche al central con un balazo en la cabeza, episodio por el que fue detenido su novio, Oscar Ahumada (24), quien radicó una denuncia falsa y ahora se encuentra muy comprometido por el hecho.

Pasadas las 0 de hoy, los médicos de la terapia intensivas del Hospital Central le diagnosticaron muerte cerebral a la joven Cinthia Castillo, de 20 años, quien había ingresado el jueves por la noche tras recibir un balazo en la cabeza, en el parietal izquierdo.

Según informaron fuentes policiales, el deceso de la joven sería cuestión de horas, y sus familiares habrían manifestado la voluntad de que Cinthia sea donante de órganos.

En tanto, su novio –Oscar Ahumada- continúa detenido y cada vez más comprometido con el episodio.

El hecho

La novedad que ingresó el jueves por la noche, cerca de las 21, al CEO y a la Oficina Fiscal 8 de Guaymallén daba nota de una información poco clara pero concisa: una joven de 20 años caminaba junto a su novio -de 24- por Mitre y el carril Mathus Hoyos, en El Bermejo (Guaymallén) cuando, sin motivo aparente, dos jóvenes que pasaron en una moto se acercaron a la pareja y, sin mediar palabra, les efectuaron varios disparos, dando uno de los proyectiles en el cráneo de la joven.

En un primer momento se especuló con que el motivo de la agresión a Cinthia Castillo  habría sido un ajuste de cuentas, pero las últimas novedades y pruebas recopilados por los investigadores comprometieron seriamente al novio de la joven, Oscar Ahumada, refutando la primera versión, denunciada por él justamente y sindicándolo como el autor del homicidio. Por tal motivo, el hombre quedó detenido en la Oficina Fiscal 8, que interviene en el episodio.

La primera prueba que comprometió a Ahumada fue el hallazgo de un revólver calibre 22, que había sido abandonado en las inmediaciones del lugar del supuesto ataque. Sin embargo, la prueba prácticamente irrefutable la hallaron en una pequeña pieza ubicada en la obra aledaña a esa esquina donde Ahumada se desempeña como albañil y que, justamente, es ocupada por su tío que oficia como cuidador de la construcción. En su interior todo estaba salpicado de sangre que alguien había tratado de limpiar desesperadamente para limpiar la evidencia y, de acuerdo a lo informado por fuentes judiciales, Castillo y Ahumada habían estado ahí esa noche y protagonizaron una fuerte discusión minutos antes de que fuera baleada.

La discusión habría llegado a su fin cuando, dentro de la pieza, Ahumada le habría efectuado un disparo en la cabeza a su novia, hiriéndola gravemente, y luego -en medio de la desesperación- se encargó de limpiar la evidencia -aunque no hizo más que esparcir la sangre- y de llevar a su novia al Hospital Central, interín que también aprovechó para inventar una historia que resultara creíble para luego relatarsela a los efectivos policiales. Y así lo hizo ante los efectivos, para luego repetirlo ante los funcionarios judiciales de la oficina fiscal, inventando la versión de los dos jóvenes en moto, pero este relato no convenció a los investigadores desde un primer momento.

Las pericias realizadas durante entre la noche del jueves y la madrugada del viernes por la Policía Científica en el lugar y los testimonios de los vecinos no hicieron más que acrecentar las sospechas sobre Ahumada y hacer menos creíble sus dichos. Es que mientras que los investigadores no hallaron ni balas, ni casquillos ni manchas de sangre, ninguno de los vecinos dijo haber oído detonaciones.
Opiniones (0)
16 de diciembre de 2017 | 03:09
1
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 03:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho