Una opinión mendocina: la cultura argentina podría servir para acercar a los malvinenses

El historiador Pablo Lacoste sostuvo que la escalada de tensión con Gran Bretaña es "una cortina de humo" que sirve a los intereses de ambos gobiernos para disimular las medidas de ajuste. Pero se mostró convencido de que hay que construir lazos culturales con los isleños en lugar de recurrir a los bloqueos comerciales.

Discursos encendidos, titulares altisonantes. La última tensión entre Argentina e Inglaterra por las Islas Malvinas es una "guerra fría" que se construye principalmente a través de los medios de comunicación. "Una cortina de humo", confirmará el reconocido historiador mendocino Pablo Lacoste, al respecto.

Pero además de esbozar la realidad detrás de los títulos, Lacoste ofrece otra perspectiva a futuro. La posibilidad de reconquistar a los kelpers a través de la valorización de la cultura nacional, un puente que los acerque más a Argentina que a Inglaterra, una posibilidad tal vez no del todo explorada todavía por los gobiernos nacionales tras la dura derrota de 1982.  

- Hay una nueva escalada por lo menos desde el punto discursivo y mediático en un conflicto de larga data ¿A qué cree que obedece este nuevo episodio?

- El primer punto es la situación política interna del Reino Unido, con una deuda externa del 80 por ciento del PBI del 2011, un déficit fiscal del 10 por ciento, un crecimiento de la economía del . Esto tiene a la economía fría, una desocupación alta y un camino a la derrota política del gobierno inglés. En este contexto, surge la oportunidad de desviar la atención para sacar de las primeras planas el tema del ajuste, el enfriamiento de la economía, del problema con Escocia. Pirotecnia verbal, porque no tiene incidencia real, y un costo económico acotado. Y acá pasa lo mismo. El gobierno kirchnerista, después de haber gastado el año pasado 20 mil millones de dólares en subsidios para ganar las elecciones, también se encontró con un "regalo caído del cielo" y comenzó a exacerbar el espíritu patriótico, las apelaciones a la sangre y a la tierra. Y eso siempre da rédito político. Son dos oportunistas tratando de manipular los intereses nacionales.

- ¿Cuál es el valor estratégico que tienen estas dos islas en el Atlántico Sur para el Reino Unido?

- La situación actual es distinta a la original. Cuando el Reino Unido decidió conquistar esas islas, era funcional a un proyecto imperial -estábamos en la época del segundo Imperio Británico-, necesitaba un punto de abastecimiento para su flota cuando no existía el canal de Panamá. Era útil tener Malvinas en ese contexto. Pero el contexto cambió y le quedó esa reliquia. Y hay un problema: hay un orgullo de gran potencia que quieren preservar y además se derramó sangre inglesa, lo que hace que para Inglaterra sea muy difícil soltar eso aunque no sea valioso.

Pablo Lacoste, historiador e intelectual mendocino.

- ¿Y las exploraciones por petróleo como un factor preponderante en los intereses ingleses?

- Puede haber una riqueza petrolera...

- ¿No lo ve como un factor de peso...? 

- No, es un costo muy alto para los ingleses sostener su soberanía ahí. Si fuera más próspero y hubiera otras riquezas, habría más población. Hay 2.500 habitantes y 1.000 soldados, es ridículo el costo en seguridad. En La Paz, que debe ser el departamento más pobre de Mendoza, tenemos 8.000 habitantes. Es cuatro veces más rico que Las Malvinas. O sea, no es para ellos una gran fuente de riqueza, pero hay un tema de orgullo nacional que tratan de sostener.

- ¿Cómo tiene que convencer Argentina a los kelpers?

- Es interesante lo que dice Jorge Lanata. El camino natural para recuperar las islas es a través de la construcción de lazos importantes con aquellos que viven en las islas. Que vengan a la Argentina, que se construyan matrimonios mixtos, familias integradas, que vengan al cine o a ver teatro, que empiecen a apasionarse con las cosas nuestras. Un lazo que los lleve a enamorarse cada vez más de Argentina.

- Una estrategia de acercamiento que hasta el momento no se ha llevado a cabo...

La cultura argentina tiene muchos más argumentos para atraer y convocar que las armas, el discurso agresivo o los bloqueos.

- ¿Y qué puede hacer Argentina ante el pedido de autodeterminación de los isleños?

- En Las Malvinas hay gente que vive desde hace 9 generaciones y se reinvidican como un país amigo de los ingleses. Pero algunos piensan que eso debe correr sólo para los pueblos nativos, no para los que se instalaron. Con ese argumento, indican que no se puede aceptar para Las Malvinas el principio de autodeterminación de los pueblos. Pero después de la Segunda Guerra Mundial se consolidó el principio de la descolonización. Mientras Inglaterra se apoya en el principio de la autodeterminación, Argentina dice que ese no vale, sino el de la descolonización. Esto es un tema que hay que negociarlo serena y constructivamente, sin actitudes xenofóbicas.

- En síntesis, ¿considera que esta nueva escalada es una cortina de humo?  

- Sí. Es funcional a los intereses del gobierno inglés y, obviamente, a los intereses del gobierno argentino. Pero al costo, de promover la xenofobia y desencadenar procesos que pueden ser descontrolados.

Maxi Quinteros en Twitter: @rayosycenteyas

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (1)
5 de Diciembre de 2016|07:38
2
ERROR
5 de Diciembre de 2016|07:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Como se nota cuando hay un periodista de calidad, y una entrevista igual!!! muy buena la nota, y sobre el pensamiento de Lacoste: coincido plenamente. No hay otro modo de ganarse la confianza y apoyo de los isleños. Pero así como está el país, así como hacen las cosas alla en Bs.As. y en la Cancillería, así ...no. nunca se va a lograr nada. Los isleños no son ni tontos ni tienen pasividad. Exigen respeto, consideración y reconocimiento y respetando eso primerlo, se puede lograr lo demás, y los Argentinos deberíamos comportarnos como "señores" así de esa manera con ellos.
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016