Cuentos de verano: flores de Beatriz Di Masi

Docente y escritora, ha creado guiones para vendimias departamentales y la del acto central de 1987 ("Mendoza, madre de Vendimia", junto a Gladys Guerrero). Ha publicado, entre otros, la novela "Las formas del nombre de la Teresa Romero".

Flores nocturnas, por Beatriz Di Masi

Por la parte vieja de la ciudad, todavía circulan las flores nocturnas que cruzan las puertas prohibidas. Cuando tenía unos siete años y pasábamos por la calle Montecaseros me llamaban la atención las esquinas vestidas de brillos en la oscuridad de algunos faroles cómplices.

Un “de eso no se habla” acompañado por miradas al borde del escándalo y de chistidos se aliaban intolerables ante mis preguntas.

Pero, los años confirmaron mis presunciones. Las “mujeres de la vida” no se parecían a las otras mujeres de mi adolescencia y juventud. Ya un poco mayor, leí que algún poeta las llamó “las putas tristes”.

Como trabajo, vender el cuerpo. Y no me parece hoy algo tan descabellado. Por un escaso salario, otras mujeres venden sus manos y ojos en las pocas fábricas que quedan. Algunas venden sus bocas en discursos políticos. La perspectiva de entrar en el comercio, no me parecía contradictoria con mis aspiraciones a mejorar la calidad de vida. Siempre que se tratara de una buena paga y no como la de la oficina y a salvo, claro, del HIV con las adecuadas precauciones que, por supuesto, ya tomaba con mi pareja de hace unos cinco años. Pareja despareja como la de las fotografías viejas del hombre petizo sentado y la matrona con bigotes. Pareja por rutina, escasa de sexo, para colmo.

Con la convicción del que “hoy es lo que cuenta”, me someto a la tortura de  dietas varias tratando de combatir a mi, hasta ese momento, invicta gordura. 

La cuestión del “uso y buenas costumbres” hacía tiempo que habían dejado de conmoverme. Cosa de la comunicación que le dicen: con los padres, con los maestros, con la pareja por cierto y con la comunicación de los medios y de la Internet y todo ese silencio ruidoso.

De veras que me siento linda y gratificada con mi nuevo trabajo. Y además, bien recibida en el Carril Rodríguez Peña, en el sector de los travestis.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó4/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|05:53
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|05:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016