Deportes

Bielsa firma autógrafos y quiere que sus jugadores le "peguen con chanfle"

El DT argentino tuvo su primer día de trabajo con la selección chilena y mostró su clásica obsesividad por las jugadas y las tácticas. "Si el trabajo se hace mecánico, no sirve", lanzó. Luego firmó autógrafos a quien le pidió.

El seleccionador, con una carpeta bajo el brazo izquierdo (nunca deja los papeles), se paseaba entre las canchas de la Liga Aeropuerto. Quería todo perfecto para su primera sesión de cancha con futbolistas chilenos. Estaba ansioso. No paraba de caminar, señala una nota el diario el Mercurio de Chile.

Su metodología se hizo notar de inmediato. Primero, hizo trabajo defensivo con ocho jugadores (Waldo Ponce, Miguel Riffo, Gary Medel, Gonzalo Fierro, José Contreras, Manuel Iturra, Arturo Sanhueza y Roberto Cereceda), a los cuales les demostró movimientos a través de los Sub 18, grupo que ya tenía 10 prácticas previas con el cuerpo técnico.

¿Sorpresas? Médel (con la primera "e" bien marcada, como le llama el DT) y "Firulais" como marcadores en la última línea de tres hombres, que completaba Ponce. Sobre ellos, Iturra, Sanhueza y Cereceda. Lo petos de titulares no se reparten en el momento: vienen anotados en una planilla. El bloque alternativo alineó con Medel-Riffo-Ponce; Fierro-Iturra-Cereceda.

La primera corrección fue para Iturra, ubicado como volante central, cuando recibía la pelota del líbero. "No te pongas en la misma línea del que envía, ubicáte en diagonal, eso te lo dice el juego", le ordenó el "Loco".

Después de 45 minutos, el turno para el cuarteto ofensivo: Carlos Villanueva, Marcelo Salas, Rodolfo Moya y Eduardo Rubio, estos dos últimos como extremos. El meta Christopher Toselli se integró desde el arco. Otra vez la demostración de los sparring, que no disiparon todas las dudas. Moya, por ejemplo, les preguntaba a los chicos el desplazamiento que debía realizar.

En el rito de los centros, hubo apuntes. Bielsa le dio la chance al "Matador" (ubicado como wing derecho) de enganchar antes de sacar el envío. El zurdo optó por atreverse con el botín diestro y falló en todos sus centros.

"Levantá la cabeza y elegí dónde va la pelota, utilizá el chanfle", le gritaba el DT a Moya. "Ahora te quiero ver Moyita", desafió luego al oriundo de Concón. "Dale más curva", le exigió a sus centros.

Por lejos, el más fino en las prácticas fue Villanueva, quien se transformó en uno de los preferidos del mundialista. "Ése es mi pollo", le arengó. "Bieeeen Carlitos", se escuchó fuerte en Pudahuel.

"Anoto, no crean que no anoto", decía el sucesor de Nelson Acosta, mientras alentaba los esfuerzos de Salas. En cada pausa, Bielsa reunía a los suyos cerca del círculo central. "trotando nos juntamos", les pedía siempre y volvía a repartir instrucciones.

En medio de los ejercicios, Bielsa lanzó un concepto: "Si es mecánico, no sirve", corrigió. Varios se miraron, casi sin entender. "No memorice", dijo serio. El "Cabezón" se destaca por la repetición prolija de diferentes situaciones de juego. ¿Cómo, entonces? Hay que hurgar en sus entrevistas para dar con la respuesta.

"No me gusta la mecanización. El futbolista, como todo ser humano, enfrentado a la alta competencia tiene lo que llamamos temor escénico. ¿Y cómo se neutraliza? Con la mecanización, haciendo algo que está preestablecido, muchas veces practicado, con un mínimo margen de error. La responsabilidad del fracaso no es del jugador. Claro, si lo practicamos mil veces en la semana y no resultó, ¿de quién es la culpa? Del entrenador, de los ejecutantes, en el fondo de nadie. No salió sencillamente, por eso odio la mecanización porque elimina responsabilidades. Quiero equipos ordenados y no mecanizados, donde se repitan algunas posiciones y podamos desmarcarnos y luego volver rápidamente a marcar", explicó en 1992, cuando dirigía a Newell's Old Boys.

Por la tarde, con un centenar de hinchas pegados al alambrado, el bloque defensivo agregó algunas jugadas de relevos, mientras que los atacantes repasaron tareas matinales.

Bielsa motiva, pero habla fuerte cuando la concentración baja. "Te quedas dormido Waldo", le enrostró al defensor azul, mientras a un juvenil también lo dejó nervioso. "Hay que moverse, no boludear", lanzó.

La tarea ofensiva quedó en deuda. Casi no se convirtieron goles, por eso Bielsa celebró cuando los puntas marcaron. "Bien Carlitos, eso es fútbol", exclamó ante un centro del zurdo.

Las dos sesiones derribaron un mito: que Bielsa no habla con los jugadores. Lo hace, y mucho.

El rosarino, siempre sonriente con los curiosos (hasta firmó autógrafos), pidió revisar la seguridad en el recinto de entrenamiento (en la tarde un hincha saltó la reja en busca de autógrafos, pero los jugadores lo ignoraron). No le agradó la invasión de gente al final de la jornada, aunque se manejó con respeto. "En este país es imposible ser tímido", soltó mientras las cámaras lo seguían.

La expectación no fue poca. Los hinchas querían ver a Bielsa y también a Salas. Uno gritó por la vuelta de Jorge Valdivia. El coach ni lo escuchó.

"Levantá la cabeza y elegí dónde va la pelota, utilizá el chanfle".

"Hay que moverse, no boludear".

"Quiero equipos ordenados y no mecanizados, donde se repitan algunas posiciones y podamos desmarcarnos y luego volver rápidamente a marcar".

"No te pongás en la misma línea del que envía, ubicáte en diagonal, eso te lo dice el juego".

Salas: "Puedo aportar mucho"

Marcelo Salas reconoce lo motivado que está con su regreso a la selección. "Pasó mucho tiempo sin estar acá, no me había dado cuenta. Me pilla en un buen momento físico y futbolístico, así que estoy contento. Nunca había tenido en mente estar nuevamente en la selección, pero vino un cambio total y en ese cambio estoy considerado, así que más contento estoy", aseguró.

El "Matador" agregó que tenía "muchas ganas de empezar un nuevo proceso. Hablamos muchas cosas con Bielsa y obviamente quedan en lo interno. Yo sólo espero entregar todo lo que tengo en lo futbolístico y mi experiencia para apoyar a mis compañeros".

Consultado sobre el liderazgo que tiene en la Roja, Salas sostuvo que "es un tema normal en mí. No pretendo imponer nada, pero por mi experiencia y mi personalidad puedo aportar mucho. Estoy dispuesto y consciente de la responsabilidad que tengo".

En cuanto al método de trabajo aplicado por el argentino, Salas aseguró que "fue sólo el primer entrenamiento, no se puede hablar mucho, pero tenemos muy buena disposición. ¿Si se trabaja más que antes? Tampoco tenemos que ser tan tajantes: he integrado otras selecciones con otros entrenadores y también hemos hecho trabajos tácticos. No es que no se trabajó nunca. Obviamente acá hay toda una expectativa por cómo es Marcelo Bielsa y lo que ha hecho en clubes y la selección argentina. Todos pensamos que quizás ahora va a haber mucho más trabajo táctico, pero todo eso nos va a ayudar a superarnos".

Por último, el ariete de la U manifestó sus deseos de que "en el futuro se hable por lo que hagamos dentro de la cancha y no sólo por la llegada de Bielsa. Todos tenemos una gran responsabilidad en cambiar la imagen reciente del fútbol chileno".

Alfredo Berti ya no será ayudante técnico

El cuerpo técnico que acompañará a Marcelo Bielsa sufrió la baja de Alfredo Berti "por motivos personales", según explicó Juan Carlos Berliner, gerente de selecciones. El nuevo integrante del staff es Manuel Quiroga, quien participó de las prácticas de ayer junto con el "Loco", Eduardo Berizzo y Luis Bonini.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
2 de Diciembre de 2016|17:22
1
ERROR
2 de Diciembre de 2016|17:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016