La falsa médica Giselle Rímolo intenta evitar el juicio oral

La defensa de Giselle Rímolo, procesada y acusada de haber estafado a clientes en una clínica de belleza que dirigía, presentó un escrito ante la Justicia pidiendo que la querella desista como tal, tras haber cobrado una abultada indemnización civil.

El abogado Juan Gainedú lo solicitó esta semana ante el Tribunal Oral Criminal porteño Nº 7 (TOC7), donde está radicada la causa y por la que aún no hay fecha de juicio oral a Rímolo, por la presunta comisión del delito de "tráfico de medicamentos seguido de muerte".

En su escrito, el abogado de Rímolo consideró que las querellas debían desistir de la acción penal, luego de recibir una indemnización por parte de la Justicia Civil.

En diálogo con la agencia Noticias Argentinas, el abogado querellante Miguel Arce Aggeo confirmó la noticia, y recordó que "ya han intentado hacerlo anteriormente y se lo rechazaron, sumado a que hay jurisprudencia de la Corte Suprema respecto a que el haber cobrado una indemnización no imposibilita (a una parte) de continuar con la acción penal".

Al referirse a la presentación de Rímolo, Arce Aggeo aseguró que "no es más que una maniobra dilatoria de las tantas que la defensa interpuso desde la instrucción con el único fin de excluirnos de la querella".

Por esa razón, el abogado querellante le pidió al tribunal que desestime "in limine" la pretensión de la defensa de Rímolo. Rímolo, ex pareja del conductor televisivo Silvio Soldán, fue procesada tras una cámara oculta que le hicieron donde se descubrió que recetaba medicamentos a varios pacientes en una clínica de belleza que ella dirigía, pese a no tener título de médica.

Tras la denuncia, se conoció que una paciente falleció luego de consumir los medicamentos que Rímolo le recomendaba, e incluso varios pacientes dijeron tener complicaciones por las sustancias que les recetaba la entonces pareja de Soldán.

Durante el desarrollo de la causa, Rímolo negó haber atendido a la mujer en cuestión y a otros pacientes, argumentando que ella era la directora del centro y que trabajaba en conjunto con médicos.

En primera instancia, el juez de Instrucción Eliseo Otero procesó a Rímolo por "tráfico de medicamentos peligrosos para la salud, agravado por muerte", tras lo cual permaneció varios meses detenida.

En tanto que a Soldán, el juez le endilgó unas 60 estafas cometidas en la clínica que dirigía su pareja. En el 2005, la Cámara del Crimen confirmó los procesamientos de Rímolo y Soldán, pero la Cámara de Casación resolvió al año siguiente que el animador no debía ir a juicio oral y público.

Pese a ello, la situación de Soldán aún esta por definirse ya que la parte podría insistir con someterlo a juicio, algo que podría terminar de definir la Corte Suprema.

En cambio, Rímolo deberá afrontar un juicio oral por el delito de "tráfico de medicamentos seguido de muerte", un delito que contempla penas de hasta 25 años de prisión.

También deberán ser sometidos a juicio la cardióloga Susana Secardini y el hermano de Rímolo, Fabián, quienes trabajaban en la clínica de belleza.
           

 
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 14:48
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 14:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial