Carlos Zanón: "Hasta la Biblia puede ser una novela negra"

Llegó a la novela negra con "Tarde, mal y nunca" y en unos pocos meses ha pasado de prometedora alternativa a la novela negra de toda la vida a uno de los más ilustres y destacados representantes de la ficción criminal. Una entrevista de ABC.es en la Semana Negra de Barcelona.

Quizá porque Carlos Zanón (Barcelona, 1966), poeta antes que novelista y destacado abanderado local de BCNegra 2012, ha puesto todo su empeño en esquivar todos los tópicos del género y ofrecer una nueva visión en la que tanto el crimen como la ciudad que lo acoge visten chándal y calzan pantuflas de estar por casa.

"Lo que más odio como lector son los tópicos y los lugares comunes. Date cuenta que el que está escribiendo no se ha acercado a la realidad sino que se ha acercado a otras películas o novelas que hablaban de otras películas y novelas que a su vez hablaban igual de la realidad. Y para poner la fotocopiadora y hacer lo de siempre...", explica Zanón dejando inacabada una frase que se completa con "No llames a casa" (RBA), novela en la que se zambulle en el barcelonés barrio del Guinardó para retratar la violencia desde su dimensión más cotidiana.

"Es una mirada hacia donde hay violencia, ya que violencia puede estar en pegar un tiro o en determinadas relaciones. Y visto así, hasta la Biblia puede ser novela negra", explica.

En "No llames a casa", el protagonismo se lo reparten Bruno, Raquel y Cristian, un trío de manguis de poca monta especializados en seguir a las parejas que salen de apartamentos de alquiler por horas, identificarlas y chantajearlas, y Max, un tipo normal y corriente que se convierte en su objetivo tras tener una aventura con una compañera de trabajo. "Es una partida de cartas en la que van cambiando las apuestas y las iniciativas", resume Zanón, para quien la aproximación a la novela negra no deja de ser una excusa para "hurgar en las contradicciones y en lo que se esconde tras las apariencias".

Porque lo normal, sostiene Zanón, puede acabar resultando lo más inquietante y la violencia no tiene por qué estar únicamente en liarse a tiros o guantazos. "Casi todos los que hablamos pistolas no hemos visto una en nuestra vida, pero sí que podemos haber tenido madres posesivas o novias hijas de puta", sostiene un autor que, en su huida hacia adelante, ha decidido escapar de la Barcelona del Raval, con sus callejones sórdidos y sus delincuentes a jornada completa, para resituarse en un barrio tan aparentemente tranquilo como el del Guinardó, el mismo en el que él vive. "Llega un momento que te hace gracia colocar a tus personajes en las calles por las que has pasado un millón de veces", explica.

«Matar a alguien debe ser muy sucio, muy costoso y muy poco cinematográfico»Aún así, Zanón no entraría ni por casualidad en la categoría de entusiastas de la capital catalana. "Desde los barrios, Barcelona se ve de otra manera. Es una ciudad que a mí no me cae especialmente bien, y eso te da una mirada distinta. No estoy enamorado de la ciudad, pero tampoco la odio: es un sitio donde pasan cosas», señala.

Y, en efecto, pasan cosas. Cosas como que tres rateros y un tipo normal crucen sus caminos y la cosa acabe fatal, sin necesidad de detectives, mossos avispados, crímenes sanguinolentos ni cuerpos descuartizados con firmeza quirúrgica. "Supongo que matar a alguien debe ser muy sucio, muy costoso y muy poco cinematográfico. Rehuyo ese glamour de la pistola y el asesino; todo es una chapuza. Los grandes desastres están basados en chapuzas", asegura sobre un libro que Daniel Calparsoro está a punto de llevar a la gran pantalla. "Le envié mi primera novela y me dijo que le había encantado y me preguntó si estaba trabajando en algo nuevo, así que le hice llegar el manuscrito y le entusiasmó", explica Zanón.

La Barcelona más negra

Aunque BCNegra empezó ayer a roda de forma oficiosa, la gran convención del crimen literario abre mañana sus puertas a lo grande en la Bilbioteca La Fraternita, con una primera mesa redonda en la que el propio Carlos Zanón se sumará al debate de la importancia de Barcelona como capital y escenario del crimen literario. A su lado estarán la joven autora Laura Fernández, el estadounidense David C. Hall, autor e "Barcelona Skyline", Toni Hill y Julián Sánchez.

Fuente: David Morán / ABC.es

Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|17:15
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|17:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes