Cuentos de verano: informes subterráneos de Néstor Funes

Docente de Lengua y Literatura, es el creador de la saga "Informe subterráneo", publicada por la revista "Serendipia", en la que un misterioso subte que atraviesa la ciudad es el motivo para una investigación internacional.

Informe sobre el Subte

Especial para el Paranoicus Herald.

La idea de un subte en Mendoza empezó a propagarse a partir del terremoto que sufrió la ciudad de Mendoza en enero de 1986. Dos acontecimientos no se han podido probar desde entonces, la caída de un supuesto satélite de la NASA que cayó minutos antes del terremoto, la llegada de un avión Hércules a la semana del terremoto con probables investigadores de origen desconocido.
Numerosos testigos informaron a la prensa de este hecho pero fueron temerosos a la hora de testificar ante las investigaciones del fiscal R N. a fines de ese año.
Uno de las consecuencias de este terremoto fue el descubrimiento de una sección de túneles en la zona de Villa Hipódromo. La cofradía de los topitos, encargada de la protección del Subte, se encargo de difundir que estos no eran construcciones artificiales sino que habían sido producidos por Los Gusanos para encontrar un camino más rápido para el averno, los vecinos del lugar, junto al párroco de la zona organizaron misas y taparon los túneles con tierra de la Difunta Correa y agua bendita. Tiempo después las fallas fueron aprovechadas en otras partes de Godoy Cruz para crear un barrio diabólico llamado Palmares.
Fin de Informe.

Foto: Plano del Subte (1969) encontrado en los bolsillos de Condorí después del derrumbe de los túneles de Pedro Molina.


Informe: El testamento de Koko

Último mail que el agente Koko mando a nuestra redacción antes de su secuestro.
 
El subte es gigantesco, monstruoso, plagado de tribus y leyendas. Yo siempre me siento perdido en cada rincón, en cada estación.
Llevó años fatigando estos pasillos, revisando cada  archivo polvoriento, conozco todas las máquinas de transporte, creo haber hecho todos los caminos. Y sin embargo sigo siendo un forastero.
Cada callo de mi pie atestigua que he transitado kilómetros, millas, leguas. Pero el subte es interminable.
Y por más que nos proponemos, los visitantes siguen llegando.
Que destino me espera si me exilio del subte.
La vejez en un país extraño, solo y solitario se envejecen hasta mis arrugas y desde el otro lado del mar me llegan sólo noticias funerarias.
La única razón para volver sería cargar ataúdes de conocidos y debo confesarlo, no sería mi pasatiempo favorito. 
La única razón interesante para seguir viviendo fuera del subte es la de ver al viejo cometa de nuevo, pero ha dejado pasar tantas oportunidades que no me molestaría demasiado perder esta.
Aparte tengo un oscuro terror de la vejez sin cerebro, de la baba que se cae interminable por mi mejilla  y que una enfermera andrajosa me cambie los pañales.
Se me ocurre que no estoy dejando descendencia, o sea que la vejez me prepara un pequeño infierno como antesala de la nada, en un geriátrico estatal, en un deposito de humanidades abandonadas por serios defectos en su comportamiento.
Sin recuerdos y con una sillas de ruedas oxidadas…
                                                                          Especial para el Paranoicus Herald - Agente Ditter.


Informe: Elvert el placero

Elvert , en estado de desolación
Especial para el Paranoicus Herald.
 
La primero que escuchaba Elvert cada vez que se encontraba con alguien era "Usted No existe" dicha una o dos veces esta frase podría sonar cómica o por lo menos trivial. Pero dicha todos los días a todas horas en cada momento de su vida imponía a Elvert una melancolía que impregnaba en su cara una cada vez mayor sensación de no existencia.
Elvert era “el placero" de la plaza de San Miguel una zona ruda donde la mayoría de los encargados tenían un promedio de vida de 33 años. La plaza San Miguel se ubica sobre la calle Mitre, a solo dos cuadras del club, Atlético Argentino, donde se halla una de las puertas del Subte. Las humillaciones y vejámenes sufridas por los placeros anteriores pasaban de ser crucificados en las palmeras de la plaza, hasta caminar disfrazado de avestruz, (con un plumero en el culo) por todo la calle Pedro Molina.
El caso de Elvert había terminado con esa terrible procesión para los placeros, la sola fisonomía de este provocaba en los niños y adolescentes un terror solo igualado por el que te dije y su famoso síganme. Se contaba en ese tiempo que una sola mirada de Elvert había provocado en el jefe de la barra brava una feroz diarrea instantánea, que tardó en curársele seis meses y tres días.
El período de terror de Elvert en su plaza duró casi 10 años hasta su retiro a una clínica en Arrecife. Su fealdad nunca sería igualada en ningunas de las zonas afectadas por el Subte, quizás en ninguna de las zonas conocidas por el hombre...
 
                                                                                                                                      Fin de Informe. Agente Koko

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|20:49
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|20:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016