Deportes

15 años sin Soriano: el recuerdo del escritor más futbolero

El Gordo Soriano murió el 29 de enero de 1997. Soñó con ser el nueve de San Lorenzo, pero terminó escribiendo inolvidables cuentos de fútbol. Entrá, disfrutá de sus relatos y recordá a un grande de la literatura argentina.

“No jodas, no es tan grave. El fútbol no es más que fantasía, dibujitos animados para mayores”. (Osvaldo Soriano)

Hace quince años, Osvaldo Soriano jugó su último partido y se fue de gira. Partió sin avisar, con ese caminar lento, cansino, acompañado de algún gato. El Gordo nos regaló una obra literaria maravillosa, amada por sus lectores y ninguneada por quienes creen ser los árbitros de la literatura argentina.

Soriano confesaba que de chico soñó con ser el nueve de San Lorenzo. Fue futbolista antes que escritor y fue, quizás, uno de los argentinos que mejor contó el fútbol. Sus cuentos sobre partidos imposibles en la Patagonía, sus reflexiones sobre Maradona y el país, y sus personajes entrañables como el Míster Peregrino Fernández, tienen la capacidad de generar tanto placer como ver jugar a Xavi, Iniesta y Messi. Son lectura obligatoria para cualquier futbolero.

“Cuando yo jugaba al fútbol, hace más de veinte años, en la Patagonia, el referí era el verdadero protagonista del partido. Si el equipo local ganaba, le regalaban una damajuana de vino de Río Negro; si perdía, lo metían preso. Claro que lo más frecuente era lo de la damajuana, porque ni el referí ni los visitantes tenían vocación de suicidas”. Así comienza el cuento Gallardo Pérez, referí, una de las tantas joyitas del Gordo.

En el libro Arqueros, Ilusionistas y goleadores, editado por Seix Barral en el 2006, se reúnen los mejores textos de Soriano sobre el mundo de la pelota. De arco a arco, un libro para leerlo hasta el minuto final.

Entre los mejores cuentos, hay que tomarse unos minutos para disfrutar de El penal más largo del mundo, la historia del duelo de doce pasos entre Constante Gauna y el Gato Díaz, en la lejana cancha de Estrella Polar. Este relato fue llevado al cine en el 2005 por el director español Roberto Santiago.



También recomendamos Orlando, el sucio, la historia de un entrenador timbero y ganador, mezcla de Zubeldía y Mourinho, que sufría por amor y soñaba con triunfar en Buenos Aires.

Otro texto de antología es Obdulio Varela, el reposo del centrojás. Ese relato fue publicado en el diario La Opinión. Es un retrato triste y amargo del día que Varela, figura de la selección uruguaya, se coronó campeón del mundo en Brasil, en el famoso Maracanazo del 50, pero no pudo disfrutar el título.

Antes de su muerte, Soriano publicaba en Página 12 Las Memorias de Míster Peregrino Fernández. El alter ego del Gordo visitaba al Míster en el asilo de París y escuchaba sus  anécdotas para escribir su biografía. Cada entrega era una delirante historia. Con la excusa de la vida de Fernández, Soriano contaba buena parte del siglo veinte.

Peregrino Fernández era un entrenador que le hablaba de Schopenhauer a sus dirigidos. Lector insaciable, el Míster era una enciclopedia de anécdotas. Contaba que en su juventud, gracias al fútbol, había sobrevivido en la Italia de Mussolini, en la Alemania de Hitler y en la Unión Soviética de Stalin. Hasta se dio el gusto de jugar un partido en el Congo, con Perón de árbitro, en los años de exilio del General. Una hermosa locura.

Lamentablemente, el Gordo se fue un 29 de enero, hace ya quince años, y nos dejó sin saber cómo seguirían las historias del Míster y de tantos personajes más, siempre tan perdedores, tan hermosos, tan argentinos, tan cansados de llevarse puestos a sí mismos. En fin, tan como nosotros. Será por eso, tal vez, que lo extrañamos tanto.

Autor: Gonzalo Ruiz.
En Twitter: @gonza_ruiz

Opiniones (1)
25 de septiembre de 2017 | 00:25
2
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 00:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Otra locura de Soriano: El mundial que se jugó en la patagonia durante o después de la segunda guerra, un escrito lleno de ingenio, del ingenio que solo Soriano podía escribir y es tan así que algunos que lo leyeron creyeron que realmente la historia pasó. Un grande Soriano, lógico no tenía la fina pluma de Borges pero en lo suyo no tiene parangón.
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'