El Santo Oficio vaticano mandó a silenciar un libro de un argentino

La oficina que se conocia como la Inquisición, el Santo Oficio, le preprochó a la editorial católica San Pablo la edición (encargada por el mismo Vaticano) de un libro sobre sexualidad en la familia a un pastor evangélico argentino. Buscaban "acumenismo cristiano", pero pidieron sacarlo de circulación.

La información, a simple lectura, resulta contradictoria. Una síntesis sería más o menos ésta: el Vaticano decide encargarle a una serie de especialistas religiosos cristianos, aunque no católicos, la elaboración de libros. Una iniciativa "ecumenista" que fue tomada ocmo propia por la conocida editorial San Pablo, cuyas oficinas se encuentran a metros de la Catedral de San Pedro en Roma.

Pero uno de esos libros no gustó y por lo tanto, el Tribunal del Santo Oficio (la antigua Inquisición) ordenó silenciarlo.

La noticia la aporta el diario español El País y da cuenta que se trata del libro Parejas y sexualidad en la comunidad de Corinto y es del pastor evangélico argentino Pablo Manuel Ferrer.

Pero según informa hoy El País, el prefecto de la que ahora es Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal norteamericano William Levada, envió el pasado 5 de noviembre una carta a la editorial San Pablo en la que le advertía de que este libro contenía "opiniones contrarias a la doctrina de la Iglesia acerca de la sexualidad" y pedía "remediar cuanto antes tal situación, que es causa de confusión entre los fieles".

"Cuando me convocaron a publicar un libro me extrañó, pero me pareció muy interesante el planteamiento ecuménico", relata Ferrer al corresponsal en la Argentina de El País. El pastor tenía en mente escribir un libro sobre parejas y sexualidad "porque Jesús abrió nuevas posibilidades". Tenía reparos de que la editorial le cambiara algún contenido: "Yo pensaba que si me tocaban una coma no lo publicaría, pero publicaron todo tal cual... Me pareció interesante que un espacio católico abriera el juego. La lectura bíblica tiene una diversidad de interpretaciones. La tuvo al momento de escribirse. La Biblia no es homogénea", dice.

Ferrer, el autor argentino.
El libro se publicitó en una hoja que se reparte todos los domingos en todas las iglesias católicas de Argentina y a partir de allí alguien elevó la denuncia al Vaticano. Ferrer no sabe qué contenido de su libro disgustó al cardenal Levada, pero lo imagina. La obra no se refiere a la homosexualidad, al aborto o a los anticonceptivos sino a la diversidad en las familias y a la aceptación del deseo sexual. "Mi libro habla de la sexualidad como un deseo válido", explica el pastor, que se refiere a la carta de San Pablo a los corintios en que se admite la diversidad de familias.

"Mi libro puede haber provocado ruido porque digo que la familia integrada por papá, mamá e hijo es una de las posibles construcciones familiares", se explaya Ferrer. Cuando su libro fue retirado de las librerías, el pastor se sorprendió: "A mí el cardenal no me puede hacer nada, pero si fuese un sacerdote, debería dar explicaciones".
Opiniones (1)
7 de Diciembre de 2016|19:07
2
ERROR
7 de Diciembre de 2016|19:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Porque el pastor dice que la familia conformada por "papá, mamá e hijo" es una de las posibilidades y deja como posibles "otras" y la Iglesia Catolica Apostolica Romana solo reconoce la familia de papá, mamá y todos los hijos que Dios les mande. Bien por Benedicto XVI
    1
En Imágenes