Deportes

El Operativo Claudina: La historia de una jugadora de fútbol

Fue el primer caso de una jugadora que quiso integrar un equipo de varones. No fue en México con la polémica de Maribel Domínguez, ni tampoco en Brasil con la habilidosa Marta, fue en Uruguay, a comienzo de los ’70. Lee esta atrapante historia escrita por el periodista uruguayo Santiago Reyes.

Especial: Por Santiago Reyes

Muchos son los equipos que necesitan o buscan un "jugador diferente". ¿Qué pasaría si una mujer integrara un equipo de hombres? ¿Estaría capacitada para competir al mismo nivel? ¿Es el fútbol un deporte "de hombres"? Los opositores a la idea aseguran que la diferencia física marca la desigualdad que impide el fútbol mixto. 

La iniciativa existió, el experimento se llevó a cabo. No fue en México con la polémica de Maribel Domínguez, ni tampoco en Brasil con la habilidosa Marta, fue en Uruguay.


Claudina Vidal fue fichada como jugador/a en la Liga Departamental de Fútbol de Paysandú, en octubre de 1971 se convirtió en la primera mujer en la historia que integró una liga de hombres, y más tarde un equipo: estuvo en el banco de suplentes del competitivo equipo de Sud América (IASA) varios partidos.

Si llegó o no a jugar oficialmente es un dilema (sobre este tema ver "Tenemos un Caso").

"En Sud América jugaba una mujer... en la primera sí, jugaba de ocho, metía cuerpo y todo. La primera y la única en el mundo, fue acá en Paysandú... Claudina Vidal".

Eso fue lo primero que escuché sobre ella, yo era un niño y me imaginaba una robusta Claudina, fortachona y con bigote. "Sí... jugaba de back, es un rancho de grande", me comentó un amigo que es vecino de ella. Antes de conocerla me la imaginaba tan grande que ni siquiera pensé que desde la tribuna se atreverían a lanzar los gritos que sí existieron: "¡Andá a lavar los platos!"  O "¡Volvé a la cocina!".

Lo cierto es que Claudina Esther Vidal no jugaba de back, ni de ocho clásico, no es tan grande como me imaginaba y era (es) muy femenina, tanto como para hablar y gesticular como lo era para jugar al fútbol.  


   

                    "Once integrantes..."

En octubre de 1971 Sud América disputaba un cuadrangular en el Parque Artigas (Paysandú) que decidiría el campeón del año.  Mientras tanto, el fútbol femenino vivía su auge. Era una innovación que llevaba mucha gente a las canchas. Claudina recuerda que más de uno tenía miedo de que les robaran el público al fútbol masculino. "Impresionante la gente que iba a vernos, hasta surgió algo de que no querían que se jugaran más los campeonatos porque se iba toda la gente para allá", recuerda  la goleadora del Club Midland (uno de los seis equipos femeninos que había).

En su momento, Astur Vidal, director técnico de Sud América, opinó sobre Claudina: "Se pasaba, dribleaba a la defensa, se paraba y anunciaba al público que iba a ser gol y era nomás".  Claudina afirma que no le importaban los gritos siempre y cuando esté jugando. "Yo miraba el arco, y me sobraba arco, pateaba y era gol".

Claudina Vidal sigue siendo hincha de Sud América, después de lo que vivió -confiesa- se hizo fanática. Vivía (y vive) a pocas cuadras de la sede de la IASA y de donde practicaba el equipo de su primo, el Perro Astur Vidal. "Era conocida con los jugadores, por las comidas en la sede, ella ayudaba a servir, estaba ahí", explica el ex técnico Vidal y aclara que él había presenciado varios partidos de fútbol femenino y la había visto jugar.

Un día Claudina visita el entrenamiento del equipo de Sud América, se cruza con el técnico y éste la saluda normalmente, "¿Te vas a entrenar que andas con un bolso?".  

En ese momento Astur pensó que sería una buena idea que Claudina entrene con el equipo:"Si querés podés entrenar... te va a servir para jugar en Midland... ¿O querés jugar con los hombres?", la pregunta de Astur abrió la puerta de  lo que más tarde se denominaría como "sin antecedentes".

Antes de que Claudina se enterara, la idea ya deambulaba en la IASA de la mano del entusiasmo de Carlos Etchevarría, (hoy fallecido) quién fue periodista y dirigente de la IASA. "Con él hablamos mucho sobre este proyecto", explica Astur.

Claudina recuerda que le encantaba la preparación física y cuando comienza a entrenar con los hombres de la IASA "se movía a la par de ellos", señala el Perro Vidal, y agrega que cuando salieron a correr a la carretera, 8 kilómetros, la jugadora sorprendió "llegando en el segundo lote, conversando, era increíble". Técnicamente también respondía, "ella jugaba a la pelota todo el día, en el fondo de su casa, en la canchita de enfrente...".

Se encomendó al delegado de la IASA, Ángel Benítez, a ir a la Liga Departamental de Fútbol de Paysandú para consultar sobre la idea de que una mujer integre el equipo.  Astur relata que en un principio Benítez no se animaba a hacer la consulta, pero la confianza de todos respaldada además por un prestigioso abogado, Aníbal Vidal (hermano de Astur) fue el empujón que faltaba.

"Once integrantes, de los cuales uno en la portería y diez en el campo de juego, no habla de sexo", repite Astur cada tanto sacudiendo la cabeza.  Finalmente el delegado Benítez hizo la pregunta y le respondieron con risas. Esto parece  haber despertado aún más el entusiasmo de la dirigencia de la IASA,  "llamamos a Montevideo, escribimos, ya ni me acuerdo todo lo que hicimos...", relata hoy Benítez, quién, según cuenta Claudina "se calentó y empezó a averiguar, porque en el reglamento no decía nada".

Claudina recuerda la primera señal de oposición del principal opositor insinuando una locura de la IASA: "el diario El Telégrafo publicó cualquier cosa, que una tal González iba a jugar en Sud América, y como que era cualquier cosa". (Sobre este tema ver "Prensamientos")

En la revista Deportes de Montevideo en octubre de 1971 salió publicado el siguiente testimonio de Astur Vidal: "Más tarde se pidió reconsideración del tema y nueva consulta a OFI (Organización de Fútbol del Interior) y al Colegio de Árbitros quienes otra vez contestaron que aunque no estaría en condiciones de igualdad frente a elementos masculinos, el reglamento no lo impedía."
 
Finalmente Claudina recibe la noticia de que no hay impedimento reglamentario y se presenta en la Liga con  el delegado, firmó y recibió el carnet de jugador "con la foto de ella y todo", recuerda  Astur.



                     Hablemos de Fútbol

La IASA (Institución Atlética Sud América) no era (ni es) denominada "grande" en Paysandú, es más bien humilde económicamente y en comparación con los clubes "grandes" lleva poca gente a la cancha.

 En los campeonatos locales ganados por la IASA (1967, 1973, 1980) Astur Vidal se desempeño como director técnico (campeón también del Litoral con la selección de Paysandú en 1980).  Los equipos de Astur Vidal (alias el Perro) se caracterizaban por su "eminentemente táctico" juego "poco vistoso" pero "efectivo”, y por su "loco" (para esa época) sistema  4-4-2.

"El Perro fue brillante como técnico", describe Juan José Verlo, ex jugador de aquel equipo de Vidal,  "nos concentraban los sábados a las siete de la tarde, y el Perro de noche nos planteaba el partido que nosotros íbamos a hacer, y como iba a jugar el cuadro contrario… Así salían y así ganábamos. Una cosa bárbara… Un adelantado del fútbol fue", concluye el Gringo Verlo.
 
"No era el que jugaba el fútbol más bonito, ni el más práctico", describe Julio María Frugoni, comentarista radial, "el arrinconaba la gente atrás, pero ordenadamente. Era muy difícil hacerle goles".

Otro periodista radial, Omar Zucchetti, agrega que el Perro "trabajaba con un libero, cuatro defensas, cuatro volantes y un solo delantero. Cosa que en aquel entonces parecía una locura."

Otra característica que marcó a aquella Sud América es la antipatía que despertaba en los rivales, principalmente porque el técnico Vidal "utilizaba todas las artimañas del juego que podía haber", como recuerda Héctor Migliónico (ex jugador de Independencia) "el sabía que Fulano se calentaba porque le hacían algo y lo hacía buscar a ese tipo por eso".

El director de la página deportiva del diario El Telégrafo de la época, Julio César Damico, agrega que "Sud América se enfrentaba firmemente a los cuadros poderosos y eso le creó un rechazo en la afición deportiva". Otro periodista deportivo que no estaba de acuerdo con la política que hacía la IASA era el hermano de Claudina, Raul J Vidal, pero al igual que Damico piensa que "el Perro fue brillante como técnico".    

Claudina Vidal entrenó con el equipo de primera durante varias semanas y despertó una gran expectativa. Un gran número de revistas deportivas enviaron sus reporteros para que vieran con sus propios ojos lo que muchos no creían.

Para (por lo menos intentar) analizar como hizo el cuerpo técnico de la IASA para integrar a la jugadora a su plantel de primera es interesante un testimonio del periodista Zucchetti, quién piensa que Astur Vidal "inventaba jugadores y le salían muy bien.

Al salteño Pérez que era delantero lo convirtió en un libero de excepción." Otra opinión importante es la del principal comentarista de las transmisiones radiales, Julio María Frugoni, quien dice que el Perro "fue un táctico... eminentemente táctico, valoraba la táctica por encima del valor técnico".       

Claudina jugaba con el número nueve "tenía que ir y venir", explica ella. Sus compañeros de equipo coinciden en que tenía buenas facultades físicas y técnicas a pesar de ser algo "lenta". "Te saltaba, te anticipaba, no tenía temor, se tiraba al suelo, cabeceaba bien" (...) "A ella cada día le íbamos agregando determinadas funciones dentro del terreno, a los efectos del mecanismo de juego", aclara Astur Vidal, "la íbamos a hacer jugar acá como un jugador más. La que iba a acompañar era la gente, era un caso único, por primera vez en la historia."

Al parecer no solo Claudina se adaptó al equipo, sino que el equipo también se adaptó a ella. Sobre el sistema de juego de Sud América Astur recuerda: "Teníamos un juego muy especial, practicábamos un sistema 4-4-2, y ella estaba entre los cuatro del medio, era central, cada vez que nosotros nos hacíamos de la pelota la jugábamos ´cociendo´ la cancha, y en ese ínterin la pelota pasaba dos veces y si podíamos, tres, por los pies de ella."

"No sé si será algo natural" dice Astur cuando analiza (o reflexiona) sobre su experiencia, "pero ella tenía una habilidad enorme para captar las indicaciones", y agrega que en ciertos aspectos a las mujeres las ve más inteligentes que los hombres... y después de un breve silencio, Astur remarca: "la mujer da la vida, ya está predispuesta a tolerar un sufrimiento, más que el hombre".
 
Las conclusiones de una tesis de la psicóloga Renata Solvey (cortesía del psicólogo Abelardo Riera) dicen, entre otras cosas, que: "La mujer tiene mayor reactividad al dolor, pero más resistencia al mismo. Más sensibilidad (10 veces) táctil.

El hombre tiene mayor habilidad espacial; imaginar objetos, su forma, su posición, geografía y proporciones.  La mujer tiene mejores estímulos sensoriales; gusto, tacto, olfato, audición y vista." (...) "El hombre tiene mejor coordinación ojo-mano necesaria para juegos de pelota: pueden imaginar, alterar y rotar un objeto en su mente mejor (ergo, ajedrez, lectura de mapas). (...) Las mujeres ven mejor en la oscuridad. Tienen mejor visión periférica, más receptores (conos) en la retina, mayor percepción de códigos sociales y sus alteraciones. (...) Los hombres suelen necesitar reglas pero las transgreden más fácilmente. Las mujeres tienen juegos no reglados, pero respetan más las reglas y las leyes."

                                                      Soy Leyenda

"Llamaban de todas partes del mundo para saber de Claudina Vidal", recuerda hoy Eduardo Saldivia, secretario de la Liga Departamental de Fútbol en ese momento. A la cancha de Barrio Obrero llegaban periodistas para cubrir la noticia. Las fotos de la jugadora sanducera recorrieron el mundo.

 Se podría decir que nunca en la historia la ciudad había captado tanta atención de la prensa mundial como lo hizo el "Operativo Claudina". El Gráfico, Rico Tipo, Gente, son algunas de las revistas más conocidas que cubrieron el acontecimiento. Pero quizás la sorpresa más grande en Paysandú fue la avioneta que mandó la BBC de Londres,  el segmento  del entrenamiento de Claudina con los hombres de la IASA (según recuerda Astur) salió al aire a fines de 1971 y duró 12 minutos.

La repercusión mundial alimentó la expectativa, "todos queríamos ver jugar a Claudina", recuerda Néstor Loro Vanzini, periodista deportivo de Paysandú, "los que la veíamos jugar decíamos que tenía condiciones, se movía bien dentro de la cancha", explica.

No había fútbol en Paysandú ya que recién había terminado el cuadrangular que definió campeón a Wanderers. "Carlitos Echevarria tenía contactos periodísticos y empezó a escribir a Chile, a Bolivia, a Brasil... Le contestaron de Brasil, organizaron varios eventos", relata Ángel Benítez, ex delegado de la IASA.

"Preparamos un equipo para salir al exterior... con el gancho de que una mujer jugaba entre hombres", cuenta Astur. El equipo de Sud América viajó a Brasil (Uruguayana) para jugar un partido contra la selección de la ciudad. Los recibieron con "una caravana impresionante.

En los comercios había afiches de Claudina", recuerda el ex jugador Eduardo Mieres. Jorge Laclau, otro integrante de ese plantel recuerda que "fueron mucho más mujeres a la cancha que hombres." Claudina define la experiencia como "fabulosa" y recuerda: "fuimos a un restaurante a comer y me daban billetes para firmar autógrafos".

Gente de otras ciudades se interesaron por llenar el estadio como pasó en Uruguayana, el plantel viajó a Alegrete, después a la ciudad argentina: Colón, "después del partido fueron al hotel y nos pidieron fecha para ir a Concordia", explica Astur Vidal, y agrega un dato importante con respecto a la historia de la Institución: "nosotros no teníamos campo de juego, en el 80´ lo inauguramos.

Ahí hicimos un montón de dinero, que se volcó a los cinco o seis años para comprar ocho, diez terrenos para hacer la cancha... de ahí salió buena parte para todo eso". La cancha de Sud América se encuentra habilitada y está ubicada a pocas cuadras de la casa de Claudina Vidal.

Finalmente la jugadora fue presentada oficialmente en el Parque Artigas de Paysandú en un partido amistoso contra Laureles de Fray Bentos, al cual la gente concurrió masivamente.

"Nosotros lo invitamos a ese club, le dimos una cena después del partido, le pagamos el ómnibus y las entradas fueron para nosotros", explica Astur. Claudina convirtió el primer gol de penal: "un salteño era el golero, muy famoso, no es por nada pero, me acuerdo que arañaba la tierra, y no la pudo tocar."

En Italia querían a la jugadora sanducera de 19 años para jugar fútbol femenino. Solamente faltaba el "vamos" de Claudina, "no me animé, estaban mis padres... y no es como irse a Montevideo", explica la sanducera quien después de su paso por Sud América no vivió experiencia parecida ya que se cayó también la posibilidad de defender los colores de Sud América masculino de Montevideo "porque vinieron un día y ya querían que me vaya al otro día, y yo no iba a ir sola, bueno después no se dio".


 

                                                       Prensamientos

Desconocidos escribían de todas partes para dar ánimo y brindar apoyo para que Sud América rompiera todos los esquemas. Sin embargo, en su pueblo natal la oposición fue imperiosa. Sud América y Claudina se enfrentaban a los árbitros, a los neutrales de la Liga, y al diario El Telégrafo. "Eran ellos contra todos", dice el ex jugador de Independencia Héctor Migliónico. 

 

 “Sino fuera porque comienza el campeonato local hasta ahora estábamos de gira", concluye el Tabla Luís Heimen, ex jugador. La dirección técnica de la IASA decide integrar a Claudina en el plantel, pero no hacerla jugar por el momento. Su presencia en el banco de suplentes generó polémicas y discusiones que parecían interminables. El Colegio de Árbitros se mostró desconforme con la situación, la Liga tampoco apoyaba la idea, y el único diario local se limitó a opinar que "es un disparate" lo que querían hacer.

"El gran dilema era en aquella época, decía Damico, que nadie la iba a marcar, ni pegar, ni hacerle un foul, por miedo y un montón de cosas y que tenía que jugar en una Liga de mujeres", recuerda Luís Vega, periodista radial.

"Las diferencias de política deportiva" con la IASA de las que habla Damico se vivían principalmente en las reuniones de la Liga, a las cuales debían presentarse los representantes de cada Club. Eduardo Saldivia era secretario en la Liga en ese momento, el es quién explica que para representar a Sud América "figuraba uno como delegado" pero iban cuatro; "el abogado Aníbal Vidal, acá está considerado uno de los mejores abogados, iba el Perro Vidal, Carlos Etchevarría e iba otro también (Ángel Benítez), pero de terror eran los cuatro, no les podías discutir nada porque se sabían todos los reglamentos", "eran mucho más hábiles que los otros".

A propósito de la gira por Brasil y Argentina, Astur Vidal explica que "nunca salió nada en El Telégrafo, ni que íbamos para acá, ni que jugábamos allá". Claudina agrega que "llamaban de todos lados a El Telégrafo, querían saber quién era yo... y no quisieron dar NINGUNA información, nunca."

"Fue una actitud incorrecta quizás, porque estaban peleados con los de Sud América, entonces no publicaban nada", opina Alfonso Lodeiro, padre de Nicolás, ex jugador de esa IASA.

Con respecto al partido-presentación, Claudina explica que quisieron promocionarlo, "el abogado Aníbal Vidal fue a El Telégrafo, pero no hubo caso. Cualquier cosa hizo El Telégrafo.

Cuando jugué en el Parque Artigas ponían gente afuera, ahí en la calle, para decir que yo no jugaba, que era puro cuento, para que no fuera la gente a verme.”

Las investigaciones que se hicieron para este reportaje no encontraron información al respecto. Sin embargo, Julio César Damico, responsable de la sección deportiva del diario en esa época, insiste en "que la información salió".

Ella mira la mesa del living de su casa y suspira "todavía lo leo a El Telégrafo, que lo parió".

El siguiente es un fragmento de El Telégrafo del martes 26 de octubre de 1971:
 
Evidentemente, los señores de la IASA han dado muestras de poseer un gran sentido de la promoción y las relaciones públicas, como lo demuestra la trascendencia que le han dado al problema. En esa parte y en la de tratar de publicitar su Institución, no tenemos objeciones que hacer, pero como en nuestra página no acostumbramos a hacer publicidad, sino a promocionar elementos o cosas que realmente merecen ser elevadas al conocimiento público, es que en este caso nos mantuvimos al margen.

Y en este sentido, estimamos que la inclusión de la señorita Claudina Vidal en el primer equipo sudamericano no reviste la importancia que se le quiere dar. (...)

Sobre las condiciones técnico-futbolísticas de la señorita Vidal, también debemos discrepar con el Sr. Astur Vidal, dado que un cronista de nuestra página que vio en acción a la futbolista estimó que no tiene los recursos necesarios para "hacer pasar vergüenza a varios jugadores del combinado sanducero", como lo manifestó el dirigente Carlos Etchevarría al corresponsal UPI Díaz.

Por estos motivos seguimos manteniendo nuestra posición de no dar demasiada trascendencia a este problema -a pesar de la que ha tenido a nivel internacional-, dado que la insistencia por incluir a la señorita Claudina Vidal en el club Sud América escapa del aspecto deportivo para pasar a ser un elemento más de promoción para la entidad sudamericana y como tal, debemos encararlo desde el punto de vista publicitario, exclusivamente.
 
"Nosotros no llamamos a nadie", respondió en su momento  Astur Vidal  a través de la revista Deportes de Montevideo con respecto a la acusación de El Telégrafo. "Si llamamos nos mandan al diablo."

Hoy, Julio César Damico opina sobre aquel dilema y dice: "para mí fue un disparate, por algo nunca jugó". "Lo que yo entiendo es que hay un riesgo físico.

¿Quién se hace responsable si mañana fracturan una mujer?". "Alguien tiene que hacerse cargo si hay alguna lesión... porque nadie se va a dejar hacer un gol porque es una dama, y si tiene que tirársele a los pies, un choque, un codazo." 

Consultado sobre el conflicto que se generó por no informar lo que estaba pasando, Damico respondió que "eso no era serio, si no lo era no podíamos darle una difusión".  Con respecto a la atención de la prensa mundial simplemente selló con convicción: "lo de Claudina fue una mentira". También confesó que nunca la vio jugar. 

                                                 Tenemos un Caso
 

Claudina esperaba ansiosa su debut en medio de grandes polémicas entre los jueces ("decían que no sabían que cobrar, que disparate")  neutrales de la Liga y representantes de Sud América.

Se discutió hasta el cansancio. Finalmente, con la jugadora en el banco de suplentes en partidos oficiales el fuego de la polémica ardió aún más. El diario El telégrafo decidió no registrar las alineaciones de los equipos, y mucho menos algo que refiera a Claudina,  y como la Liga renovó y perdió los archivos de la época no se puede confirmar si jugó o no oficialmente, dado que los testimonios no coinciden.

La mayoría de los entrevistados no se animan a afirmar si llegó a jugar o no. Claudina asegura haber estado presente en varios partidos oficiales y que llegó a jugar varios minutos, su hermano seguía el campeonato como periodista radial y afirma lo mismo. Julio César Damico agrega que "ella estaba de suplente", pero que "nunca jugó". Astur Vidal insiste en que "ella no alcanzó a jugar oficialmente",  varios jugadores y otras personas agregan lo mismo.
 
El siguiente es un fragmento del diario argentino La Nación,  del jueves 21 de octubre de 1971 (cortesía del periodista Enrique Vinuezza).

                                                     Mujer: Montevideo

La futbolista Claudina Esther Vidal de 19 años quizá quede en el banco de suplentes en los partidos en que juegue su equipo, en Paysandú en el torneo del Litoral, pero estará en inmejorables condiciones para actuar si así lo dispone el director técnico. El hecho adquiere particular relevancia debido a que Claudina Vidal es la primera mujer que integrará un equipo masculino en toda la historia de este deporte.

Además, aún no está bien claro si tendrá o no autorización final para jugar. Primero, debido a interpretaciones reglamentarias sobre integración de una mujer en un equipo de hombres, y segundo: porque los árbitros no aceptarían una mujer en esas condiciones, por las complicaciones que eso puede traer.

Pero con respecto a esos dos puntos, conviene decir que el reglamento no es muy claro, y que lo árbitros no aclararon cuales son presuntas complicaciones. Aunque aparentemente se refieren a lo que lo que podría ocurrir a una mujer enfrentando a un defensor demasiado fuerte.  

                                           Opinión "Jugada"

 ¿Si me animo a opinar...? Bueno... yo que sé si una mujer puede o no jugar con hombres. No sé hermano, no sé... Incluso a ellas no se si les gustaría. Los deportes se dividen por categorías, por ejemplo: el boxeo por peso, el taekwondo por el color del cinturón, las juveniles por edad, y por supuesto, por sexo.

No sé cuales serían las ventajas o las desventajas que tendría el deporte por ser mixto, no lo sé. Capaz que son muy pocas las mujeres que alcanzan el nivel técnico ¿son?  Yo me sentiría muy raro marcando a una mujer, comprometido también, pero ¿ese es un problema del hombre o de la mujer? ¿Por qué una persona pierde toda posibilidad de jugar una Copa Libertadores por el solo hecho de nacer mujer? La verdad que con el fútbol femenino no hay mucho para soñar (sin ofender, con todo respeto). 

Yo que sé si una mujer puede o no jugar con hombres. No sé hermano, no sé.  La tipa jugó muchos partidos amistosos y anduvo bien, tiró caños, tacos, pases y hasta hizo goles. Ahora, si hubiera jugado oficialmente de titular y  se lesiona en el primer partido: olvidáte de las teorías y la igualdad de sexos y la mar en coche.

Pero hay que tener en cuenta también que todos los días se lesionan jugadores, pero claro, si debuta una mujer... se escapa por la raya y aparece un Paolo Montero y la cuelga del alambrado, sí,  ¿Con qué aguantas la avalancha? "AAHHHH es una mujer, viste te dije! Astur es un boludo!". Pero décime una cosa, Montero te va a partir en dos seas mujer, hombre o boliviano, y eso es antirreglamentario. Resultaría muy fácil pegarle un codazo a una mina en un partido o -de vivo- tocarle una nalga. La pregunta es ¿La mujer no se debe integrar al fútbol masculino por el riesgo físico o porque el hombre no respeta las reglas? 

Yo que sé si una mujer puede o no jugar con hombres. No sé hermano, no sé. Si no se pasa de la teoría a la práctica,  hasta que no aparezca otro Astur Vidal...


                                                      Opinión "Neutral"

La prensa escrita sanducera de la década del 70 no facilitó para nada esta investigación, especialmente a la sección "Tenemos un caso".

 Lo que tiene que hacer un periodista (según el manual) es: "contarle a la gente lo que le pasa a la gente", “informar lo que sucede”. Cosa que no hizo el diario decano del interior, el cual no consideró noticia que un equipo local se vaya de gira por Brasil y Argentina.

No consideró noticia que una persona de su ciudad con un poquito de apoyo podría haber entrado al libro Guiness (o algo por el estilo). No consideró noticia que la BBC de Londres enviara reporteros a Paysandú en una avioneta para conseguir imágenes de una jugadora de fútbol.  J

ulio César Damico pensó que un periodista debe decidir qué está bien y qué está mal antes que informar. Si sucede algo importante se debe informar sobre ello, no clasificarlo como "serio" o "no serio", si está pasando está pasando.
 
A muchos nos cuesta admirar o aceptar el éxito de alguien que está cerca. La escritora Ana Magnabosco relató que una vez salió en una foto publicada en el diario El País con respecto a una entrega de premios de literatura.

Al otro día cuando fue al almacén de su barrio una señora la recibió enojadísima con un ejemplar del periódico en su mano: "¡Qué vas a ganar un Oscar vos! si viviste siempre acá, te conozco de hace años."

Lo que le sucedió a Julio César Damico (desde mi punto de vista) es algo parecido. A muchos nos cuesta ver triunfar al tipo que tenemos al lado.

Damico no creía posible que una Institución rechazada por su propio gusto personal, y con las mismas herramientas que su querido Wanderers, estaba logrando algo increíble ("mal" o "bien", "serio" o "no serio", pero increíble).

No se bancó que sus enemigos "políticos" (además de futbolísticos) se paseen por ahí jugando al fútbol y dando entrevistas a la prensa más importante del mundo...

No fue el único gran tropezón del decano conocido como "serio" diario El Telégrafo, ya que tiene un gran registro de pelotudeces como esta (algunas muy actuales).

Hoy, Julio César Damico se desempeña como neutral de la Liga Departamental de Fútbol de Paysandú.

  La culpa no la tiene el chancho...

Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|15:56
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|15:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic