Cuentos de verano: un texto en el que Francisco Llorente une dos pasiones

"El eximio, benemérito, ilustrísimo, erudito y ermitaño, Don Juan Balsas ha llegado a demostrar, en un ensayo de cuatrocientas noventa y tres carillas, que el jugador de fútbol Calderón, alias Caldera, es descendiente de...", revela Llorente.

Caldera, por Francisco Llorente

El eximio, benemérito, ilustrísimo, erudito y ermitaño, Don Juan Balsas, abandonador de la facultad de filosofía y letras de la Universidad de Buenos Aires, confutador del lema “querer es poder”, autodidacta por asumida rebelión a las leyes de la evolución de las especies y, por último –para no ahuyentar a los amantes del aceleramiento progresivamente aumentativo del actual sistema económico mundial, de los trenes de Japón y la CEE, de los golpes en el tenis y del tuti fruti-, digo, por último, libérrimo amante del canabis y la birra, ha llegado a demostrar, en un ensayo de cuatrocientas noventa y tres carillas, que el jugador de fútbol Calderón, alias Caldera, consagrado en el club Estudiantes de la Plata como artillero máximo en el apertura 2007, gran delantero que llegó a jugar en la selección argentina de fútbol, es (o sería (siempre está la posibilidad de un revisionismo histriónico)) descendiente del poeta y dramaturgo, escritor de la famosa obra “La vida es sueño”, Pedro Calderón de la Barca, fallecido el año calendario 1681.

Hacia 1890 un descendiente del escritor habría emigrado de España a Argentina para colocar una zapatería en Villa Crespo y en la aduana le tocó en suerte un gordo desganado que consideró el apellido compuesto una futilidad molesta y decidió anotar solamente la primera parte, razón por la cuál el jugador de fútbol no lleva exactamente el mismo apellido que el escritor.

Así concluye el trabajo del trascendental investigador, que ha legado a la humanidad una tesis empírica que demuestra el pasaje metamorfósico de la grandeza reflexiva a la pragmática, de la cabeza a los pies, del género humano. La loable labor de Juan Balsas da cuenta de las antagónicas formas que puede adoptar el genio que, a través de la herencia, ha pasado de generación en generación para transformarse de estratega de la milicia y el papel a uno del área chica. En última instancia, ambos hombres se dedicaron al entretenimiento de las masas. Balsas afirma que, en realidad, todo lo que el hombre hace se encamina al divertimento, única forma de escapar de la angustia existencial y, también, de la agobiante animalidad a la que nos condenan el hambre y el sexo.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|21:35
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|21:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016