Barañao a MDZ: los becarios de Conicet podrían ser veedores en la medida en que se organicen

MDZ Online habló con Lino Barañao, ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, y Belén Almejún, bióloga molecular becaria de Conicet e integrante de Jóvenes Científicos Precarizados. El contrapunto a propósito de las becas de Conicet.

Desde que se conoció la lista de beneficiarios del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), el germen de una polémica se instaló entre una parte de los investigadores, especialmente de quienes quedaron fuera del sistema de becas.

En una solicitada firmada por Jóvenes Científicos Precarizados (JCP) Regional Buenos Aires, este grupo exige ocho puntos, entre los que se destacan el otorgamiento de la beca postdoctoral o ingreso a Carrera de Investigador Científico, órdenes de mérito y líneas de corte públicos para terminar con cualquier tipo de discrecionalidad de parte de las autoridades, veedores externos en las comisiones evaluadoras y la reformulación del estatuto del Conicet, en función de los puntos planteados.

MDZ online estableció comunicación con Belén Almejún, bióloga molecular becaria de Conicet y una de las responsables de la prensa del JCP, y Lino Barañao, ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación para poder conocer más acerca de las posiciones de ambos extremos de este conflicto.

Almejún: “Son 1.600 personas que quedan fuera del sistema”

El jueves 5 de enero, JCP dará una conferencia en un hotel de Capital Federal para dar a conocer aspectos del documento que en este momento viaja por Internet buscando adhesiones y para denunciar “la expulsión del Sistema Científico Nacional de 1.630 jóvenes investigadores formados en el país”.

“La respuesta de Conicet es que ellos se rigieron por órdenes de mérito que no han publicado, pero un 60 o 70 por ciento entra por orden de mérito, y el otro 30 o 40 se lo reservan ellos para poner a quienes quieran, por importancia temática o geográfica, dicen, pero jamás dicen cuáles son los índice para incluir a gente que obtuvo menos puntaje o que tiene un tema relevante pero no dicen cuáles son”, comenzó explicando Belén Almejún, y fue más lejos al asegurar: “No publican quiénes son ese treinta por ciento y tampoco publican los puntajes que les pusieron ni cuáles son las relevancias temáticas o geográficas, hablan sólo de relevancia temática y geográfica. Es decisión del directorio poner a dedo una parte. Nosotros entendemos que son acomodos, porque tenemos un montón de compañeros del interior que nos cuentan que en sus provincias es igual”.

Uno de los puntos en los que se centran los reclamos es el de los criterios previos de las convocatorias del Conicet y la publicación de los órdenes de mérito, por eso Almejún reclama: “Lo que nosotros pedimos son los criterios previos, porque son a posteriori. No nos dieron ni los órdenes, y hay compañeros que tienen 98 puntos y no sabemos cuál fue el criterio para dejarlos fuera. Incluso, nos han dicho que a mismo puntaje los han ordenado en orden alfabético para que entraran, a ese nivel…”.

JCP plantea una situación contradictoria entre el hecho de haber repatriado 800 científicos en los últimos años y el de haber dejado fuera del sistema de Conicet a los 1.630 que ellos contabilizan. “Si estamos en un plan de repatriar científicos, está perfecto, el tema es que no podés tener una política que por un lado repatríe y por el otro hoy deja fuera a los que se formaron en argentina, son más del doble, son 1.600 personas que quedan fuera del sistema y que se van a ir o van a terminar trabajando para un sector privado que ni siquiera es productivo”, concluye Almejún.

Barañao: “Podrían ser veedores en la medida en que se organicen”

La otra campana de esta situación es la del ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, Lino Barañao, para quien no son 1.600 las personas que quedaron fuera del sistema, porque JCP suma “todos los que se presentaron a beca y no entraron  y los que tuvieron la beca posdoctoral”.

Para aclarar cuál es la situación por la reclama JCP, Barañao explicó: “Lo que hay es un sistema de becas que cubre la instancia doctoral, que son cinco años. Hace unos años se implantó el sistema de becas posdoctorales, con la idea de que una vez que terminaran el doctorado pudieran cambiar el lugar de trabajo o de tema y presentarse a la carrera con una nueva línea. Eso en la práctica se desvirtuó de alguna forma y ellos están pidiendo la prórroga de su beca doctoral para tener más antecedentes. En su mayoría, [quienes reclaman] son de ciencias médicas o sociales de Capital Federal, que son muchos y trabajan en mejores condiciones que los del interior, y si ingresaran quedaría muy superpoblado, esto hizo que las becas se destinaran para otro tipo de investigación”.

Respecto del destino de quienes quedan fuera del sistema de Conicet, el ministro agrega que “la idea es que otros organismos, otras universidades del país tomen a los sobrantes, que no son sobrantes para el país, sino que son sobrantes para el Conicet que no necesita más que un número determinado. Dado que esto de alguna forma no fue entendido, no fue adecuadamente publicado, se extendió el número de becas a 111 para que esta gente que quedaba en esta situación tuviera su año posdoctoral para terminar sus planes de trabajo o ubicarse en otro lado”.

Otro de los puntos en el que hace hincapié el reclamo de JCP es el de la publicación de los órdenes de mérito, sobre lo que el ministro explicó que es algo “complejo, porque tiene dos componentes, un componente de calificación que hace la comisión asesora y  otro que establece el directorio de acuerdo a la distribución por área temática, y por otra parte queremos dar prioridad a los postulantes del interior”. Barañao explica que el orden de mérito se va constituyendo por estos dos componentes y que se va a en febrero.

Para concluir, el titular de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva se refirió al reclamo de veedores externos que realiza JCP, y explicó que el comité asesor está integrado “por investigadores de todas las disciplinas, los más destacados en cada una de ellas”. “El directorio está elegido en 70 por ciento democráticamente, o sea que hay instancias de participación de los investigadores en la toma de decisiones, porque son los investigadores los que toman las decisiones, no es el Estado ni un burócrata el que decide”, detalló, y les envió un mensaje directo: “Los becarios  podrían ser veedores en la medida en que se organicen, no tienen veedores porque no hay organización que los represente, en la medida en que se organicen, lo veremos. Primero que se organicen y después discutimos el tema legal de cómo participan, de hecho, para las comisiones de trabajo de los becarios hay comisiones funcionando desde hace años, a las que han asistido en forma esporádica, pero en la medida en que va un becario que no representa a nadie, que no tiene representación gremial tampoco, es muy difícil, porque no podemos saber quién firma esos acuerdos”.

Alejandro Frias

Opiniones (0)
26 de Julio de 2017|08:15
1
ERROR
26 de Julio de 2017|08:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes