Cuentos de verano: hoy, Emilio Fernández Cordón

Su obra es objeto de enseñanza en colegios de Mendoza, San Juan y Buenos Aires y en la Carrera de Letras de la UNCuyo. Ha publicado, entre otros, "El diablo, el hijo y el rayo", "Cuentos para matar... el tiempo". Junto a Carlos Levy coordina el taller literario El Adjetivo Asesino.

Cuento de Navidad

Hace unos años, por esas cosas del destino, me topé con tres amigos de la infancia. Tomaban café en San Martín y Rivadavia. Me senté con ellos. Tanto tiempo sin verlos, me conmovió. Los invité con un asadito, en casa, esa noche. La misma fundacional ocasión en que la niñez recobró furia y deseos de venganza.

Entre arqueadas, mollejas, chinchulines y Malbec, el Bepi sacó el tema. Se acordó de la bronca que nos daba que el Pedro, el Ángel, el Pucho y la Liliana, recibieran siempre –pero siempre-siempre- mejores regalos que nosotros para Navidad. En apariencia, el Papá Noel de ellos era más bueno y pródigo que el nuestro. Recordamos, además que, por más bien que nos portáramos, la infamia se repetía. Invariablemente. Año tras año. Los pitucos de al lado, enfrente y la esquina, seguían ligando bicis, trenes eléctricos, autitos a control remoto, patines, rifles de aire comprimido, mecanos de mil piezas y otras joyas. Nosotros bolitas, figuritas, pelotas de goma, trompos y revolvitos de plástico. O libritos de cuentos. ¿Para qué queríamos libros, si no se podía jugar con ellos? Salvo para las fogatas de San Pedro.

¡Éramos ingenuos por completo! ¿Acaso el maléfico viejo imperialista -y ya neoliberal- creería en la justicia social? Qué va, era tan perverso como los habituales poderosos de turno. ¡Ojo!, digo Papá Noel, pero podría ser Santa Klaus, San Nicolás e, incluso, el Viejito Pascuero del Pacífico más próximo.

En síntesis, esa primordial noche, decidimos eliminar al detestable anciano. Acabar con él para toda la eternidad. Que se fuera a joder diablitos al infierno. Con el trineo ridículo ese, tan adecuado para estas tierras, los renos fuera de cacho, que mejor los guanacos, y su cocacolero traje veraniego.

El Pocho es cana y tiene ocho chicas -de las que fuman- laburando para él. El Pelado vende quiniela clandestina. El Bepi, el único decente, hace siete años que es diputado. Yo compro y distribuyo oro, celulares y otras hierbas. Ninguno llegó a los cuarenta, pero estamos cerca. Los cuatro estamos divorciados y sin hijos que mantener, gracias a Dios y a la Virgen. Aunque yo mantengo a una de veinticinco.

Hicimos una vaca y conseguimos armas a rolete. Practicamos tiro unos cuantos sábados, a la siesta, en Canota y listo el pavo. A esperar la Navidad. 

El primer año, matamos treinta y cuatro gorditos. Algunos en la calle. Otros en los techos de sus viviendas. El resto en supermercados y shoppines. Al segundo - aunque ya se había corrido la voz, y la alarma, por la tele y los diarios-, mejoramos la estadística: setenta y dos. El año pasado, a los últimos siete que se atrevieron a disfrazarse de payasos del Norte. Este veinticuatro, ayer, no hubo un solo Papá Noel en la ciudad.

Hoy, veinticinco a la tardecita, nos vamos a juntar para festejar. Ejecutamos justiciera igualdad. Ni ricos ni pobres recibieron regalos. Al menos no del barbudo de extraños ademanes. Los respectivos padres le dieron, en persona, juguetes a su prole. Sin siquiera mencionar al obeso del gorrito. Y sin expresar ni un: “¡Ho! ¡Ho! ¡Hoo!”.

El Pelado contó una idea nueva. La va tirar en mitad del asado. Me secreteó que vayamos pensando en Los Reyes Magos. Dice que son tan hijos de furcia y personeros del sistema como el otro. Estoy feliz. Vamos a seguir haciendo justicia.    

Tengo un Plan B. Si no resulta, liquidaremos a los niños. Así no crecerán desesperanzados y resentidos como nosotros. 

Opiniones (1)
11 de Diciembre de 2016|04:36
2
ERROR
11 de Diciembre de 2016|04:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Excelente como todo lo de Emilio. Felicitaciones
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic