Un orgasmo equivale a dos aspirinas para dolor

Los preliminares amorosos son una prevención para el cáncer de mama: los masajes sobre los senos liberan una hormona que juega un papel protector. Algo similar sucede con los hombres respecto al cáncer de próstata: eyacular cinco veces por semana –;con o sin pareja- reduce en un tercio las posibilidades de desarrollar la enfermedad.

El sexo es bueno para la salud. Es una medicina paralela. Este es el axioma que defienden una serie de científicos y especialistas en cardiología, ginecología y urología franceses reunidos en una conferencia multidisciplinar que tiene lugar en la localidad vascofrancesa de Biarritz. Así, el pretexto de “me duele la cabeza” debería dejar de tener sentido.

Para demostrarlo se apoyan en diferentes estudios internacionales que arrojan conclusiones esclarecedoras: hacer el amor regularmente disminuye el riesgo de infarto, ya que la pompa cardiaca realiza una actividad similar a cuando se practica un deporte.

Los preliminares amorosos son una prevención para el cáncer de mama: los masajes sobre los senos liberan una hormona que juega un papel protector. Algo similar sucede con los hombres respecto al cáncer de próstata: eyacular cinco veces por semana –con o sin pareja- reduce en un tercio las posibilidades de desarrollar la enfermedad.

Por último, el orgasmo equivale a dos aspirinas contra el dolor de cabeza ya que se liberan las endorfinas que es el equivalente natural a opiáceos como la morfina que es un potente relajante y analgésico. De esta manera, el pretexto de “me duele la cabeza” deja de tener sentido. El mejor remedio es hacerlo.

Fuente: Cadena Ser
Opiniones (0)
21 de Enero de 2017|23:11
1
ERROR
21 de Enero de 2017|23:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Asistencia del Ejército a los afectados por las inundaciones en Santa Fé
    20 de Enero de 2017
    Asistencia del Ejército a los afectados por las inundaciones en Santa Fé
    La sábana africana bajo la luz crepuscular
    19 de Enero de 2017
    La sábana africana bajo la luz crepuscular