Deportes

Independiente y su karma por no poder ser "diablo" en la Bombonera

Al DT de Independiente la motivación para que su equipo ganara en La Bombonera no le dio resultados. El "Rojo" que no puede triunfar allí desde 1996, volvió a mostrar tibieza fuera de Avellaneda. Tuvo todo a su favor y dejó escapar el tren. Lo de Boca fue muy meritorio.

El director técnico de Independiente, Pedro Troglio, durante la semana previa al clásico sostenía que su equipo debía ganar en La Bombonera-donde no lo hace desde 1996-,para demostrar “que son hombres”, una frase algo fuerte, pero utilizada como una metáfora para darle ánimo a un plantel que cuando sale de Avellaneda se cae.

Evidentemente, los Rojos no pueden superar el síndrome del estadio boquense y el poder ganar como visitante, ya que no lo hace desde la novena fecha del torneo Apertura cuando superó a Colón por 3 a 1.

El mediático DT una vez más se fue enojado con la prensa del estadio, donde cada vez es más tensa su relación con algún sector y al grito” de a vos te veo en la semana”, enfocado a uno de los periodistas que preguntaba.

Cada vez que no obtiene un buen resultado pierde el control. Semanas atrás amenazó que no iba a hablar más, pero luego revió la medida y cuando gana lo hace a toda sonrisa y cuando los resultados no acompañan, la culpa es de los que preguntan.

Recientemente el presidente Julio Comparada también le pidió que bajara los decibeles y no hiciera declaraciones explosivas. Su carácter le juega malas pasadas, cuando las cosas no salen como las tenía planeadas.

El técnico ayer se fue contento de La Bombonera tras el empate con Boca, cuando debía haber ocurrido todo lo contrario.

Independiente tuvo la gran oportunidad para dar el golpe, pero se asustó. Salió bien, atacando, pero tras encontrarse rápidamente en ventaja luego de la desafortunada acción del paraguayo Cáceres, cambió su actitud. Quiso aferrarse a la ventaja. Faltaban más de 84 minutos para terminar el partido y quería bajar la cortina.

Nunca se jugó Tuvo una actitud de equipo chico y su jugador estrella, Daniel Montenegro una vez más demostró que nunca puede jugar bien un clásico y no apareció como lo hace frente a los chicos. No fue desequilibrante.

Boca con un jugador menos, tuvo amor propio y talento. Hizo los méritos suficientes para ganar, en tanto a los de Avellaneda le faltó carácter cuando estaba todo dado para quedarse con la gloria. Lo que hizo fue muy tibio y le faltó grandeza.

En el torneo anterior tuvo un comienzo espectacular hasta la fecha 14,donde se cayó no ganó más,quedando muy lejos. Ahora parece que el panorama es más complicado. En Avellaneda es una cosa y afuera es otra y evidentemente con eso no alcanza.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|23:27
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|23:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016