Los optimistas y resilientes ancianos de Monte Comán

El jueves fue el día del vendaval pero el viernes fue tiempo de recorrer el pueblo y corroborar la magnitud del desastre. Los habitantes de la tercera edad, los que protagonizaron tanto la prosperidad como la desazón, expresaron su sentir, pero en sus palabras no dejaron de mostrarse positivos y con la actitud que tienen aquellos que verdaderamente aprendieron a vivir.

Según los autores E. Chávez y E. Yturralde, la “resiliencia” es la capacidad que posee un individuo frente a las adversidades, para mantenerse en pie de lucha, con dosis de perseverancia, tenacidad, actitud positiva y acciones, que permiten avanzar en contra de la corriente y superarlas.

Fueron cuatro los abuelitos con quienes conversamos a pocas horas de la tormenta. Todos ellos hicieron memoria de una tormenta que azotó al pueblo en el año `94 pero que había sido ampliamente superada por esta última. Estos cuatro seres que vivieron lo suficiente como para tener el coraje de decir “gracias a Dios estamos bien, podría haber sido peor” frente a sus casas desarmadas y ante las calles de un pueblo devastado. De eso se trata la vida, de aprender de lo bueno y de lo malo.

Comenzamos el recorrido visitando a Juana Rosales, de 68 años, ella vive con su marido “que es más viejo que yo”, dijo graciosamente, y uno de sus diez hijos. Su precaria vivienda estuvo a poco de ser elevada por los aires, sufrió un poco de levantamiento en su techo y la inundación de toda su casa menos de una piecita donde “gracias a Dios pudimos guardarnos”. “¡Qué manera de llorar!”, decía una y otra vez.

La cocina de Juana, llena de barro y con sus paredes mojadas

“Nunca en mi vida fui a pedir nada a la Municipalidad y ahora que de verdad lo necesito me dijeron que no me iban a dar por ser radical, después por atrás me dieron algo de nylon para el techo pero no me alcanza”, expresó Juana, sonriente y de buen humor ante la adversidad.


“Justo ayer a la tarde (aludiendo al día jueves) una señora amiga mía me regaló un libro”. Juana lo busca y accede a ser fotografiada con el elemento al que se abrazó mientras duraba la tormenta.  El nombre del libro era “Todavía existe esperanza”, ¿le parece una casualidad?

Ando por los alrededores de la Plaza nos cruzamos con Aureleano Correa, un ex ferroviario de 77 años quien en una vereda colmada de árboles caídos, relató pausadamente cómo era su trabajo y cómo fue despedido, días antes de que el tren deje de pasar por Monte Comán. Aureleano dijo nunca haber visto algo así y sintió pena por el estado del pueblo pero al igual que Juana expresó “Gracias a Dios estamos bien, pudo haber sido peor”.
 
Aureleano Correa, a sus 77 años, nunca vio nada igual

Alicia Pessio, quien también superó la séptima década, vive en el Barrio Ferroviario, su casa permaneció intacta pero el paredón de su vereda fue impactado por el techo de un tractor que voló por el aire.
 
Alicia Pessio y el chapón que rompió su tapial
 
Ella relató lo sucedido: “ahí enfrente, señalando el otro lado de la calle, ¿ves esos acoplados de camión?, fueron corridos más de 5 metros por el viento, esa casilla que está ahí era utilizada por su dueño cuando iba al campo, el viento la hizo un ñoquis, como tres vueltas le dio y el techo de aquel tractor de allá (preste atención la distancia del mismo en la fotografía que verá a continuación) vino volando y pegó contra el tapial de mi casa. Si hubiese sido arrastrado los cactus no estarían intactos, ese pedazo de chapa vino volando.”

Panorama frente a la casa de Alicia

Por último, ya regresando a la Ciudad pasamos por La Llave donde encontramos a María Quiroga de Andreola  “ya me había acostado, de golpe escuche un ruido fuerte que me despertó, se había abierto una ventana asique me levanté ligerito a cerrarla y una ráfaga me tiró arriba de la mesa, me enderecé un poco y me volvió a tirar, ahí empezaron a caer machimbres del techo y escombros asique me encerré en mi dormitorio donde no pasó nada, parecía que Dios me estaba cuidando ahí."

Era un ruido terrible, no tenía luz ni teléfono, nada. Eso fue cuestión de 5 minutos pero me voló todo, cuando pasó el viento me acosté en la parte de la casa que quedó pero no me pude dormir. A la mañana cuando amaneció y vi todo me puse muy mal. Igual estoy muy agradecida con mis vecinos que vinieron a ayudarme, son muy buenos conmigo; la Municipalidad ya me dio algo de material para hacer los cimientos de nuevo. Mientras tanto me voy a ir a vivir a lo de una vecina.”  Hace 26 años que María vive en esa casa que el mismo viernes 30 comenzaron a reconstruir. 

Así quedó la casa de María, destruida.

Ninguno, ni Juana, ni Aureleano, ni Alicia ni María, se quejaron o despotricaron de su situación. La bienvenida la dieron con una sonrisa y un expresivo “buen día” y al despedirnos no dejaron de desear un buen año. Resiliencia y fe, asignaturas que nos puede tocar cursar en cualquier momento de la vida, ¿pasaremos la prueba? Recuerde siempre estos ejemplos.

Feliz 2012.

Más imágenes en: http://www.mdzol.com/mdz/galeria/352478/

Opiniones (1)
20 de noviembre de 2017 | 09:26
2
ERROR
20 de noviembre de 2017 | 09:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. muy bien por los inutiles cronicos conchabados del municipio de monte coman por la discriminacion a juana rosales, buenos para nada, pregunten en monte cuantas casas ya tiene el delegado y la casita que le esta haciendo a la hija en san luis...
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia