Deportes

Jorge "El Grande" Valdivieso, de visita por Mendoza, su tierra natal

No hubo un sólo apasionado por el deporte de los reyes que no saludara al "Rey del Pueblo". Cerca de las 11 de ayer y con la Catedral del Turf habitada minuto a minuto con decenas de "Burreros", se hizo presente "el grande". Valdivieso visitó nuestra provincia para disfrutar de la fiesta vendimial.

Por Pablo Pérez

Jorge Valdivieso pisaba la arena mendocina sonriente y complacida por una atención digna de un ídolo, abrazos, besos, palmadas, más abrazos, sonidos de admiración impregnaban el aire fresco de la mañana del Vendimia.

Y posaba él, ensimismado, humilde, devolviendo a cada gesto con símil respuesta. No avanzaba pasos, se hundía en los instantes únicos de esos que lo aman, autógrafos y flashes detenían su destino imprevistamente y los hombres de corbata que lo llevarían al comisariato, sólo esperaban con paciencia el desenlace a tanto cariño.

Estaba Jorge Valdivieso. El turf se rendía ante su figura estelar y el hijo dilecto volvía a su querida tierra, la que lo meció en la cuna y lo educó en su hombría de bien a través de esos padres trabajadores de viñedos y de fincas frutales, que educaron a ese chico y a sus tres hermanos con sacrificio y sudor.

Fue un 1 de Abril de 1957 que vio la luz, en el sur mendocino, en esa porción de tierra adquirida por Don Vicente y Doña Encarnación en General Alvear a unos cuantos kilómetros de Bowen. Fue el menor de la familia, antecedido por Norberto, Mario y Graciela. Hijos de inmigrantes los Valdivieso supieron de postergaciones y sufrimientos, pero un buen día y con la inquietud del futuro se fueron a la gran ciudad. Buenos Aires los esperaba.

Jorge se crió lejos de los centros turfísticos y recién en su adolescencia conoció de hipódromos y de carreras. Su llegada a Capital también tuvo altibajos, pero el tiempo le dio la razón a aquel sueño de radicarse en otra tierra.

Empezó a forjarse y confirmarse la leyenda de Valdivieso. Después llegó todo lo conocido, lo público, lo deportivo y hazañoso. Su debut fue el 17 de Enero de 1975 en Palermo, segundo con Navideño Indio. Su primera victoria, 4 meses después, un 3 de Mayo con la yegua Es Ramira en el mismísimo Palermo.

Sus 4.630 victorias, incluidas 4 en el exterior.
Sus 5 Nacionales, 2 Pellegrini, 3 Pollas de Potranca, 2 Pollas de Potrillo, 2 Latinoamericano,  1 Jockey Club, 1 Dardo Rocha, 5 Gran Premio de Honor.
Sus estadísticas con 8 en San Isidro y 5 en Palermo.
Sus 6 Olimpia de Plata.
Sus números asustan pero confirman el apelativo de "El Grande".

Su despedida fue el 15 de Diciembre del 2007, en el Pellegrini, la mejor carrera de todas, fue segundo con Puchet.

Y quedó una montura vacía, y una última atropellada y miles de corazones tristes.
En esa espera del Vendimia, Jorge Valdivieso hizo un esfuerzo para detenerse unos instantes y dialogar con MDZ.

- ¿ Vuelve a Mendoza Valdivieso a observar uno de las dos fiestas del Turf ?
- Si verdad, me gusta cumplir e ir a todos los lados que me invitan y por supuesto aquí en Mendoza que es mi tierra no podía fallar. Hoy en día lo puedo hacer con mas tranquilidad por el hecho de no tener mis compromisos profesionales. Y estas reuniones en Mendoza son sin dudas algo muy importante y donde nadie que ama este deporte puede faltar.

- ¿Se extraña la competencia posterior a tu despedida, hace ya casi 4 meses?
- Como yo digo, lo que nunca voy a extrañar es la balanza (sonrisas).
No, no extraño, porque estoy todos los días, en el Hipódromo, en el campo de golf de San Isidro, unos tiene amigos, compañeros. Todos los días trató de aprender un poquito mas de la cuida del caballo.

- ¿ Que balance hace después de tantos años de competencia?
- Hay muchos sueños cumplidos y otros tantos que nunca imaginé y también se hicieron realidad, por ejemplo que me hayan condecorado como Ciudadano Ilustre, algo impensado para mí. Pero lo mejor es el reconocimiento de la gente

- ¿Ya es cuidador profesional ?
- De ninguna manera, recién estoy empezando, si bien tengo una base del caballo de tanto estar competiendo arriba, de abajo me falta mucho. El caballo es lindo pero es muy dificil saber llevarlo, ahi que estar encima de él permanentemente. (NdR: Los stud La Viznaga y Santa Maria de Araras serían los posibles vinculos profesionales en el cuidado del caballo).

- ¿Que conoce de la actualidad del Turf mendocino y del Hipódromo ?
- No tengo muchas referencias, pero se que día a día se esta recuperando y andando mucho mejor. Eso es gracias a la gente que aquí trabaja, hoy es una prueba desde temprano intentan hacer lo mejor posible para que todo salga como debe ser.

- ¿Cuántas veces corrió en Mendoza?
- Una ves seguro, y gané con un caballo que luego fue a Buenos Aires, era un Tordillo que ganó en la de Perdedores, después vine en varias oportunidades que me invitaron, pero sólo de espectador.

- El calor de la gente, la admiración que le tienen y profesan, ¿cómo lo movilizan?
- Es sorprendente, a veces me da vergüenza, se siente mucho la onda que tienen y yo trato de devolverle aunque sea un poquito de lo que me brindan.

- ¿Fue usted el mejor jochey de la historia ?
- Que haya ganado tantas carreras o premios no significa ser el mejor. Tuve muchísima suerte y agradezco a Dios. El éxito no depende de una sola persona, hay muchos que trabajaron para llegar. Yo solo soy uno más.

- Los candidatos para el Vendimia, ¿cuáles son?
- La verdad es que recién acabo de llegar y ni se quien corre (sonrisas)

¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|05:19
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|05:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes