Descubrir el placer de nadar

Si pensamos aprovechar las vacaciones para realizar actividades en conjunto con nuestros hijos, el agua es un medio ideal para conectarnos con ellos, el celular queda lejos y se genera un contacto y un intercambio que no se tiene afuera, este ámbito puede motivar la diversión y el encuentro entre ambos. Por Andrea García, profesora de Educación Acuática.

El agua es un medio diferente que nos brinda posibilidades múltiples para disfrutarla.

En la actualidad se ha puesto en primer plano la necesidad de evitar accidentes en las piletas, que los chicos puedan perderle el miedo al agua reforzando su seguridad y la de sus papás mediante el aprendizaje de la técnica. Sin embargo, y sin restarle importancia al tema, hay que pensar en el nadar no solo como un mecanismo de defensa sino también como una enorme posibilidad de descubrimiento y disfrute, que puede procurarnos bienestar y autoconocimiento. Un programa óptimo para compartir en familia y para que nuestros hijos socialicen con otros de su edad, entre otras tantas experiencias.

La experimentación del medio acuático para un niño, es una puerta al descubrimiento de sus posibilidades, a la creatividad, al desarrollo de un diálogo diferente, el del cuerpo y el agua.
 
En Club del Parque Natación se enseña a nadar disfrutando del agua. Es un espacio creado para ofrecer tanto a niños como a adultos la posibilidad de aprender a nadar y hacer ejercicio acuático con seguridad y placer.
 

Hoy se habla de Educación Acuática más que de natación, porque el concepto y las posibilidades a descubrir son mucho más ricas que remitirnos a una técnica y a cuatro estilos solamente. Hablar de educación implica integrar una actividad a nuestra forma y estilo de vida.
 
La época del verano, del receso escolar, es un momento oportuno para iniciar una experiencia que luego podrá continuar a lo largo del año y, quizás, de la vida.

Niños, pequeños astronautas dentro del agua

Durante los dos primeros años de vida la participación de los padres en la clase es sumamente necesaria porque armoniza el vínculo afectivo y la adaptación con el medio acuático, el agua se trasforma en un canal de encuentro y en una oportunidad que predispone la comunicación con nuestro bebé en todos los niveles: tónico, verbal, gestual, afectivo, etc. Se favorece el desarrollo global del niño. La percepción del cuerpo se hace más ligera y fluida. Ellos experimentan nuevas sensaciones como la flotabilidad, oscilaciones, deslizamientos, se convierten en pequeños astronautas dentro del agua. La natación enriquece áreas fundamentales de la conducta: lo motriz, lo cognitivo y lo socio-afectivo.

Jugar en el agua es doblemente placentero

El juego es el motor y facilitador de las nuevas experiencias y una diversión enriquecedora para ambos.

Es precisamente a través del juego que vamos desarrollando los objetivos de habilidades básicas como la respiración en el agua, el deslizamiento, la inmersión, los saltos, las propulsiones básicas y la flotación, en definitiva, aquello que le permite a una persona estar segura y aprender a desplazarse en este ámbito a voluntad. Sin embargo, el beneficio se extiende a la vida fuera del agua, se enriquecen las capacidades psicomotrices como tono, equilibrio, lateralidad, noción del propio cuerpo, del tiempo y del espacio. Esta actividad contribuye al aumento de la concentración, la autodisciplina y la sana diversión.

La natación en la adolescencia

En los adolescentes el objetivo es encauzar su energía física y emocional, así como la necesidad de socialización. En esta edad, buscamos el autoconocimiento y la conciencia de movimiento para potenciar las capacidades corporales a través del ejercicio progresivo y metódico para un mejor rendimiento físico-deportivo que los prepare para la vida.

Es importante recordar que cada persona tiene su propio ritmo de aprendizaje y de asimilación de los ejercicios. Cada alumno tiene una velocidad particular para aprender, lo cual no significa que unos aprendan mejor o peor que otros. En ocasiones los que aprenden muy rápido algunas habilidades se tardan más en otras y esto es un proceso de adaptación perfectamente normal. Como papás, debemos respetar sus tiempos sin desesperarnos. En vacaciones, será importante buscar un ritmo de renovación, de encuentro y de diversión mediante actividades seguras y placenteras.




Por Andrea García, directora de la Escuela de Natación de Club del Parque. Mariano Moreno 480. Ciudad. Informes: 4270335.
clubdelparque@arlinkbbt.com.ar
Opiniones (0)
22 de octubre de 2017 | 16:46
1
ERROR
22 de octubre de 2017 | 16:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México