Deportes

Se enfrentaron dos hinchadas en Colombia y hubo 45 heridos

Fue entre las barras del América y el Deportivo Cali, en el clásico colombiano. Portavoces de la Cruz Roja dijeron a medios locales que al menos 10 hinchas presentan heridas con puñal y que al menos cinco miembros de la Policía resultaron fuertemente golpeados con palos y piedras.

Un enfrentamiento entre las hinchadas de los equipos colombianos América y Cali dejó al menos 45 personas heridas, 10 de ellas graves, en el partido disputado entre ambos en la ciudad caleña y en el que, además, el entrenador del América, Diego Umaña, golpeó a su colega, el uruguayo Daniel Carreño.

Portavoces de la Cruz Roja dijeron a medios locales que al menos 10 hinchas presentan heridas con puñal y que al menos cinco miembros de la Policía resultaron fuertemente golpeados con palos y piedras.

Tras el partido, que quedó suspendido por el árbitro tres minutos antes del tiempo reglamentario y que supuso la victoria del Cali (1-0), los enfrentamientos entre hinchas, la mayoría seguidores del América, se trasladaron a la calles aledañas al estadio "Pascual Guerrero".

La situación se generó cuando en la tribuna sur del estadio, seguidores del América comenzaron una pelea en la que salieron a relucir puñales, piedras y palos.

La Policía ingresó a la tribuna para intentar controlar los desmanes, pero fueron atacados por los hinchas, que olvidaron sus rivalidades y cargaron contra los uniformados.

Minutos después, y cuando ya los enardecidos seguidores intentaban romper las puertas que dan acceso al campo, el árbitro Wilmar Roldán interrumpió el partido.

En el centro del campo, varios jugadores rodeaban al árbitro y más adelante se sumaron los técnicos Diego Umaña y Daniel Carreño. Sin que estén claros los motivos, el técnico visitante dio un codazo a Carreño, quien cayó al suelo, mientras que Umaña se fue a los vestuarios.

El entrenador uruguayo intentó responder a la agresión, pero fue controlado por sus jugadores.

En declaraciones a radios locales, Umaña pidió disculpas y dijo que "no había podido manejar la situación", que según él, se originó por las decisiones del árbitro que, en su opinión, favorecían al Cali.

El gobernador del Valle del Cauca, Juan Carlos Abadía, lamentó lo sucedido y dijo que el deporte debe ser un vínculo para estrechar lazos de amistad y no para generar desmanes.

En calles aledañas al escenario deportivo hubo daños materiales, pues resultaron destruidas vidrieras y elementos decorativos de edificios y casas.
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic