La historia del Dakar: Paco Martínez, el piloto que fabricó un desierto

Ahorró durante siete años, se fabricó la moto y tiene un desierto en su casa para entrenar. La idea es cumplir el sueño que tiene desde chico. No te pierdas está historia.

Si Mahoma no va a la montaña... la montaña vendrá a Mahoma. Algo así tuvo que pensar Paco Martínez antes de construirse un desierto al lado de su casa (sí, han leído bien) para preparar su debut en el Dakar 2012.

"Ir a Marruecos a entrenarme era demasiado caro y, además, me obligaba a perder muchos días de trabajo. Hice cálculos y vi que me salía más rentable hacerme un desierto en casa", explica este turolense, apasionado de las motos y albañil de profesión.

La idea era buena, solo hacía falta ponerla en práctica: "Cerca del pueblo donde vivo (Mas de las Matas) hay una mina abandonada y de ahí saqué la arena con una camioneta de la obra. Tuve que hacer 200 viajes y tardé un mes en tenerlo preparado, pero al final me quedó majo".

Eso lo corroboró todo un dakariano como José Ramón Pellicer. "Le invité a probarlo y le encantó. Dijo que era más difícil que las dunas del Sáhara. Aunque nunca haya pisado un desierto de verdad, creo que estoy preparado para el Dakar", cuenta Paco.

En moto, a 40 grados

Además de entrenarse en sus dunas caseras, Paco ha cuidado la preparación física: "He corrido tres veces la Baja Aragón y en la obra no paro de hacer trabajos físicos. Estoy en buena forma, pero aun así este verano intensifiqué el entrenamiento. En agosto, a más de 40 grados, me hacía etapas de 10 horas en moto por el desierto de Los Monegros. Aguanto todo lo que me echen".

La orientación también la ha cuidado a su manera: "Me iba en coche a esconder puntos de paso (way-points) por los pueblos. Luego, con la moto y el GPS, intentaba localizarlos campo a través. Aunque a la Policía no le guste ver a los moteros por el monte, tenía que arriesgarme a una multa".

Su moto es, casi, de fabricación propia: "Es una Kawasaki de serie, pero en mis ratos libres la he ido modificando para adaptarla al desierto. He añadido un radiador, cambiado los filtros de aire, asiento nuevo... Ahora es una moto rara, pero indestructible. Correr el Dakar era mi sueño de niño y, ahora que será una realidad, no quiero que me deje tirado. Quiero terminarlo".

La factura del Dakar

Siete años ha ahorrado Paco para costearse el Dakar. Irá con su moto y una furgoneta de asistencia conducida por un amigo mecánico: "Solo he sacado 2.000 euros en patrocinios, el resto lo pongo yo. Creo que seré el piloto más pobre del Dakar".

■Moto: 23.000 euros.
■Furgoneta 4x4: 12.000.
■Inscripción: 14.500 euros.
■Inscripción mecánico: 8.500.
■Inscripción furgoneta: 3.000.
■Licencias: 1.000 euros.
■Gasolina: 3.000.
■Avión y hoteles: 5.000.
■Total: 70.000 euros.

Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 22:19
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 22:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial