Schoklender, como la “Viuda negra”

Una lectura del promocionado libro de Sergio Schoklender, "Sueños postergados". las denuncias de coimas, corrupción y sobre la falta de formación (histórica y ética) de Hebe de Bonafini. Schoklender deglute a sus parejas luego de haber vivido con ellas la mayor intimidad.

Quien tiene sexo con ella muere devorado. Pero antes, se consuma la unión. No lo sabemos a ciencia cierta, pero en el acto sexual de la Viuda negra podría haber placer. Por lo menos, una vez entre ambos y dos veces en la araña, con la consumación y con la deglución de su mancebo.

En su libro Sueños postergados, editado por Planeta, Sergio Schoklender pone de manifiesto los mismos vicios que el arácnido femenino. A lo largo de un libro de prosa calculada aunque de lenguaje llano, el acusado que se volvió acusador, tras el cuestionado manejo de fondos entregados a las Madres de Plaza de Mayo deja un mensaje encriptado en cada capítulo.

Defenestra en lo personal a Hebe de Bonafini, quien lo sacó de la cárcel en donde purgaba una peña por haber matado a sus padres. Con la jefa de las Madres puso en práctica toda la sapiensa formal e informal adquirida en prisión: sus títulos universitarios y su maquinación interna.

Así, tal como lo confiesa en el libro, mientras todos hablamos del descalabro nacional del 2000 él, por esa época, resolvía los problemas de la Fundación a la que reportaba, produciendo asaltos a mano armada, para poder financiarla. O jugando en el casino.

Da nombres y apellidos a modo de venganza personal: la hija de Hebe que se compró casas, departamentos y vehículos, y que también viajó con fondos de las Madres por el mundo; Julio de Vido, Roberto Baratta  y José López, como responsables de una máquina de robar; el juez Norberto Oyarbide, presumiblemente entrampado en sus vicios personales con los prostíbulos porteños; los piqueteros que sí y los que no; las relaciones peligrosas de una “bruta” Hebe de Bonafini, según la descripción que ofrece, con la ETA, las FARC y el subcomandante Marcos, como si fueran todos iguales… y mucho más.

Schoklender denuncia y guarda. Fiel a su estilo calculador, aporta una catarata de datos, insultos y consideraciones personales, como si hubiese escrito un diario personal, pero frente a un auditorio, pero deja –como en las malas sagas cinematográficas- puntas que llevan hacia un “después la sigo”. No sabemos si habrá un nuevo libro. O si se trata de amenazas bien directas con destinatarios fijos que sabrán leerlas y, por lo tanto, protegerse de ellas, evitar que sean contadas o, simplemente, como está ocurriendo con las tremendas denuncias que formula este libro, dejarlas que se las lleve el viento.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (5)
4 de Diciembre de 2016|03:08
6
ERROR
4 de Diciembre de 2016|03:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. NO TRATE DE DEFENDER LO INDEFENDIBLE. SON TODOS DE LA MISMA CALAÑA. HAY DEMASIADAS PRUEBAS ACA Y EN ESPAÑA DE LAS TRIQUIÑUELAS DE ESTOS PERSONAJES. SON TODOS UNOS DELINCUENTES, Y SI BPNAFINI NO CAE ES PORQUE EL ASUNTO ES MUY GROSO. TIEMPO AL TIEMPO, LA PELOTITA EN ALGUN MOMENTO SALTA.-
    5
  2. Tal cual. Lo escribí en sentido figurado y no me parece mal, en lo personal, que lo haya hecho. Muchas gracias por el comentario.
    4
  3. Ud. dice que Bonafini lo saco de la carcel. Ello entiendo que no es asi. Lo visitaba, trabo amistad, y cuando fue liberado, lo llevo a vivir a su casa. Ella no "lo saco" ... creo que debe aclarar
    3
  4. LA MISMA FORMA DE ACTUAR, TODAVIA RECUERDO LA FOTO QUE SE SACO CON MAGNETO HACE UNOS AÑOS, Y DESPUES ENEMIGO MORTAL, ¿A QUIEN ME HACE ACORDAR?
    2
  5. ...en el próximo libro seguramente narre como asesino a los padres..., sin comentarios!
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016