Estos son 12 antideseos, para el 2012

"Se trata de establecer lo que NO queremos que pase, ni a ganchos, en 2012. Esto es algo de lo que salió de mis propias opciones y de lo consultado con otros que me merecen algún respeto y consideración".

Harto ya de estar harto de lo mismo de todos los fines de año (eso de clamar por  esto o lo otro para los próximos 12 meses) decidí hacer algo novedoso. No pude, pero le puse empeño, que conste.

Se trata de establecer lo que NO queremos que pase, ni a ganchos, en 2012. Esto es algo de lo que salió de mis propias opciones y de lo consultado con otros que me merecen algún respeto y consideración. Cualquier semejanza con lo que estés pensando será celebrada.

*Que NO haya tantos aniversarios con números “redondos” como hubo en 2011, porque cansa mucho; se cansa el público de tanto material periodístico “de parrilla” como le tiran, pero los periodistas descansan más de lo necesario, por eso mismo.

*Que las profecías Mayas sobre el fin de esta película NO se cumplan y NO sean otra cosa que producto de una ingesta de peyote vencido por parte de ese “pueblo originario” (ex indios), o bien de un consumo similar hecho por los que las interpretan hoy. Y que estos últimos vayan a laburar.

*Que la guerra Clarín-Gobierno NO continúe así, porque están salpicando para todos lados y pocos tienen ganas de embanderarse con alguno. Que los muchachos Clarinistas y las huestes K se junten a tomar unas copas, luego vayan de trolas y finalmente arreglen sus diferencias, aunque no sean todas. Porque además, en estas peleas entre tiburones siempre somos los cornalitos los que   pagamos los platos rotos de una forma u otra. 

*Que algunos medios NO sigan rellenando tanto con informes descabellados de la Universidad de Cucamonga del Sur o similares, que dicen cosas como que las mujeres pelirrojas son más proclives a creer en el Tarot egipcio que las rubias, o que el 52,4 por ciento de los hombres blancos y semi calvos de 40 años empiezan a leer el diario por la sección de espectáculos.

*Que la crisis europea NO se profundice, no solo por el sufrimiento que genera en millones de personas, si no también para que en nuestro país algunos dejen de proclamar a los cuatro vientos (y si hubiera más vientos mejor): “¡Vieron vieron lo que son las recetas del neoliberalismo noventista de las corporaciones apátridas y la falta de políticas sociales como las que implementamos aquí nosotros los nacionales y populares del palo latinoamericano gracias a las cuales salimos de la ruina cochina”, como si se le pudiera enseñar algo a esos pueblos que ya pasaron por absolutamente todo, incluyendo dos guerras mundiales con 100 millones de muertos en un solo siglo. Y como si el “Estado de bienestar” que aquí queremos recrear no lo hubieran inventado justamente en Europa hace casi una centuria.


*Que ciertos gurús económicos (porque hablan de economía y por baratos, en el doble sentido del término) NO persistan en sus “profecías autocumplidas” que en otros tiempos les funcionaron muy bien pero ya no venden como antes y suelen dejarlos colgados de la brocha. Al legendario pronóstico del “Dólar a 10 pesos” que excretaron hace una década, se suman en estos últimos años otros del mismo calado e igual ineficacia. Van desde la nacionalización del comercio de granos (2008) a la expropiación de multimedios (2009), la quiebra del Anses (2010) o el deterioro terminal de los intercambios con Brasil (2011). Ya bien avanzado el año y ante las turbulencias con el tipo de cambio, se auguró con total frescura que se venía un “Corralito para depósitos a plazo fijo en moneda extranjera”, entre otras calamidades que nadie vio ni verá. Parecen no entender que, o ya están amortizados y tienen menos visión que un gato de yeso porque los superaron las nuevas realidades regionales y mundiales, o bien les están vendiendo pescado podrido para después hacerlos quedar como imbéciles en los programas oficialistas de archivo, sospecho.

*Que la soja NO siga bajando de precio. Este nuevo icono de la argentinidad siglo XXI ha mostrado en este año una tendencia a la baja que podría dejarnos no sé si con las ruedas para arriba, pero sí con el silo-bolsa lleno de preguntas. Y que a los chinos e indios NO se les ocurra cambiarle la dieta a sus cerdos, porque entonces si que nos vamos a meter la soja, granito a granito, por donde no nos da el sol.

*Que el fútbol argento NO ocupe tanto espacio en las secciones policiales de los medios, ya casi tanto como el que tiene en las de deportes. Hoy vemos a un “Bebote” que trompea jugadores, mañana un Di Zeo libre o un Mauro Martín que hace gestos de degüello, después una cámara oculta a un Grondona que dice fulerías, o un rengo Aguilera en trámites judiciales mediatizados y más tarde la necesidad de ocupar miles de policías para custodiar un mísero partido de fobal. Y siempre piñas, patadas voladoras contra árbitros, cráneos abollados, micros apedreados, tiros, líos y cosha golda. ¡Ya basta!

*NO continuar viviendo en un país sin oposición política. Y digo bien: “Política”, porque la hay de otra clase, al menos si le prestamos la oreja al oficialismo cuando habla de “La Corpo” o fantasmones similares. Los contrapesos siempre aparecen. Pero no se trata de eso. Acá estoy reclamando partidos políticos de verdad, nada más y nada menos, que le den al panorama un aspecto algo más normal, trabajando por llegar alguna vez a gobernar; solo eso, lo que se puede ver en cualquier parte de mundo. Y al decir partidos “de verdad” no estoy minimizando el rol de nadie en particular. Estoy minimizando el de todos en general, aunque ni hace falta porque se bastardearon solos con sus movidas electorales, obteniendo resultados acordes. 

*Que NO volvamos a ver histeriqueos con Su Santidad el Dólar nunca más. Lo de este año fue “Too much”, y por varias semanas parecía que el precio o la escasez o la disponibilidad de Dólares era lo que determinaba que el planeta se mantuviera dentro del sistema solar o no.

*Que NO persista el torniquete centralista sobre las provincias. Y conste que esto o es de ahora. Con mayor o menor severidad y discreción, todo gobierno nacional que se precie apretó a las provincias desde las épocas del Virreinato del Río de la Plata hasta hoy. Los gobernadores, reducidos mayormente a meros delegados locales del centralismo, adhieren a esto por conveniencias político-partidarias, por interés, por instinto de supervivencia o por todo eso junto y más. De modo que el tan cacareado “Federalismo” argentino solo sirve para que te cobren tributos por tres: Nacionales, provinciales y municipales.

*Que en la televisión que supimos conseguir NO permitan más la entrada de ciertos personajes, esos llamados “mediaticos”, cuya principal habilidad consiste en no saber hacer nada útil o importante. Apenas sirven para rellenar incontables horas de nada catódica a fuerza de nada, valga la redundancia.

 Y por cierto, lo de siempre: Que haya paz, que todos tengan trabajo, que se terminen las injusticias y que la tía Remedios no vuelva a traer ese Vitel Toné que parece de goma. Tal vez no sea mucho pedir...

Un poco en broma, un poco en serio, pero con profundo sentido de convivencia..., el autor desgranó sus convicciones.

La sintetizamos con poquitas palabras y una imagen... Por un BUEN AÑO 2012!!!!!!!!!!!!!

 

Opiniones (0)
20 de septiembre de 2017 | 14:27
1
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 14:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'