¿Qué es y cuánto incide la Promoción Industrial en Mendoza?

El diputado nacional radical Enrique Vaquié hace un recorrido histórico del sistema de exención impositiva que beneficia a las provincias vecinas cuyanas en detrimento de la economía mendocina

El diputado nacional Enrique Vaquié publicó en su página de facebook un artículo en el que explica cuál es la incidencia que tiene para nuestra provincia el régimen de Promoción Industrial que se aplica en las provincias de San Luis, La Rioja, Catamarca y San Juan.

Este beneficio fue creado durante el último gobierno militar (entre 1977 y 1983), y la duración de su implementación fue modificada en primer lugar por el ex presidente Carlos Menem y desde 2010 por Cristina Fernández a través del decreto 699/10, el que en este momento no se aplica porque la Cámara Comercio de San Rafael impuso un recurso extraordinario para frenar su implementación.

A continuación podés leer el artículo completo:

Qué es y por qué es importante la promoción industrial

Entre 1977 y 1983 (antes del regreso de la democracia) se crearon beneficios para algunas provincias conocidos como de “promoción industrial”. Estos incluían a La Rioja, Catamarca, San Luis y San Juan y establecía que las industrias allí ubicadas no pagarían IVA, cargas patronales ni impuesto a las ganancias durante los primeros seis años.

El pago de impuestos se haría escalonado, a partir del séptimo año la empresa comenzaría a pagar un pequeño porcentaje hasta llegar a casi el pago completo de las cargas impositivas durante el año quince.

En 1996, muchas de estas empresas se acercaban al año quince y, con él, a quedarse fuera de los beneficios de la promoción industrial. El presidente Carlos Saúl Menem, entonces, mediante el decreto 804/96 extendió estos beneficios.

Cuando Menem deja el gobierno, las provincias que no gozaban de esos beneficios y que no tenían posibilidad de que las industrias con intenciones de establecerse en ellas pudieran competir en igualdad de condiciones que con las que estaban establecidas en San Juan, La Rioja, Catamarca o San Luis, se hicieron escuchar mediante sus representantes en el Congreso de la Nación. Así es que en la Ley de Presupuesto del año 2000 se establece que ninguna empresa más podrá gozar de los beneficios de la promoción industrial.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner promulgó al decreto 699/10 para extender nuevamente el plazo de la promoción industria,l aunque en este momento no está siendo aplicado ya que la Cámara Comercio de San Rafael a impuesto un recurso extraordinario para frenar su implementación. Hoy está siendo evaluado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Mientras tanto, en la ley de Presupuesto 2012, el artículo 70, incluye beneficios a la promoción industrial energética para la provincia de San Juan.

Mendoza sufre hoy las consecuencias de esta distribución injusta de los beneficios a las industrias. Mientras el resto de las provincias no sean tratadas con igualdad ante la ley el desarrollo industrial en ellas se verá retrasado no solo por la falta de promoción en ellas sino por la competencia artificial y la desigualdad de condiciones que genera este tipo de legislación. 

El resultado de esta diferencia tiene consecuencias directas en las oportunidades y nivel de empleo en las provincias discriminadas.

En caso de aplicar el decreto el 699/10 u otro similar no se instalaría en Mendoza las empresas frutihortícolas, entre otras.

Mientras que con el decreto de Menem, hoy vigente, se beneficia a las empresas de capital intensivo; con la discriminación expresada en el Presupuesto 2012 se pierde la oportunidad de darle impulso a las zonas más postergadas del país.

Regiones de Chaco, Santiago del Estero, Mendoza, Jujuy, entre otras, jamás en estos años tuvieron un sistema de promoción industrial.

Además, si el sector promovido son las empresas productoras de equipos generadores de energía renovable, se podrían impulsar proyectos como los que existen en la Patagonia y en Mendoza –donde actualmente existen tres propuestas, una de ellas era promovida por el exgobernador provincial Celso Jaque de Frente para la Victoria y su exministro, hoy gobernador, Francisco Pérez.

Necesitamos fortalecer el federalismo y la competitividad de las provincias. Hoy está parado el proyecto en Pampa Amarilla (a 89 kilómetros al oeste de San Rafael) para instalar 200 molinos que producirían 1,5 megavatios cada uno. La inversión de 700 millones de dólares estará a cargo de la empresa de capital nacional Winds North y generaría alrededor de 7000 puestos de trabajo.

Nuestra intención es poder promover la industrialización de nuestros productos y favorecer la creación de puestos de trabajos que favorezcan el desarrollo de las zonas hoy postergadas y que mejoren la calidad de vida de los habitantes de todas las provincias argentinas.
Por estos motivos queremos trabajar y encontrar una ley de promoción industrial que abarque a todo el país.

.

En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial