Deportes

Simeone: "Si hubiera ganado Podestá, hubiera seguido"

El Cholo habló por primera vez luego de su renuncia en Racing y aclaró una serie de tantos: "En estos últimos seis meses hubo un quiebre con la dirigencia y por eso decidí renunciar". Y concluyó: "Uno no puede ser técnico, psicólogo, dirigente, empleado, médico, todo a la vez".

Diego Simeone argumentó hoy que tuvo "poco apoyo" y que no se sintió "valorado", para explicar su sorpresiva salida como entrenador de Racing Club, y admitió que en el último semestre hubo "un quiebre" con la dirigencia de la entidad.

"Cuando faltando tres fechas el presidente (Rodolfo) Molina dijo que dependía de los puntos que sacara, me sentí poco apoyado. Cuando vos creés en alguien, creés siempre y no depende de tres partidos. También sentí que no se valoró nuestro trabajo. Mi renuncia no pasó por un no llamado", reconoció Simeone en diálogo con Fox Sports.

"Estoy convencido de que el equipo ya está encaminado para salir campeón, pero en estos últimos seis meses hubo un quiebre con la dirigencia y por eso decidí renunciar", continuó.

Simeone, de 41 años, habló por primera vez luego de que dimitiera el lunes por la noche. Sus cuestionamientos apuntaron a Molina, ex presidente y actual vice, y en menor medida a Gastón Cogorno, el flamante titular de la institución de Avellaneda.

"Cuando pasó el episodio de (Teo) Gutiérrez antes del partido con Boca (0-0 en la Bombonera), me di cuenta de que ya no era lo mismo. Uno no puede ser técnico, psicólogo, dirigente, empleado, médico, todo a la vez. Nosotros estamos para tomar decisiones desde lo futbolístico y humano y los directivos para hacerlo desde lo disciplinario", disparó visiblemente molesto y fastidioso.

El delantero colombiano regresó, sin permiso, justo un día antes del trascendental cotejo con Boca después de estar con el seleccionado de su país. Y que Simeone lo pusiera como titular le valió el enojo de gran parte del plantel.

"Los que tomamos decisiones somos criticados. Pero está claro que  no tengo que justificar mis determinaciones. Decidí que ´Teo´ jugara y punto", aseveró.

Simeone, además, se refirió a la política institucional. "Nunca me metí. Soy entrenador y mi trabajo es entrenar. Sin embargo, está claro que la continuidad de Molina fue el punto de inflexión. Si hubiera seguido (Pablo, ex vice) Podestá, me hubiese quedado porque siempre me apoyó", confesó.

Y después le dedicó un parrafo a Cogorno, quien declaró que a Simeone el plantel "se le fue de las manos".

"Los técnicos estamos para trabajar desde lo futbolístico y lo humano, los dirigentes para hacerlo desde lo disciplinario. Son ellos los que deben tomar decisiones", reiteró.

Después el entrenador sacó a relucir sus pergaminos. "Este fue el mejor campeonato de Molina en sus cuatro años de gestión. De hecho está entre los tres mejores de la década, junto al de (Guillermo) Rivarola y el de (Mostaza) Merlo campeón", puntualizó.

"De los últimos 24 partidos ganamos 11, empatamos 11 y perdimos apenas 2", prosiguió desde lo estadístico.

Y lo completó con sus aciertos desde las incorporaciones. "Todos rindieron. (Sebastián) Saja, (Agustín) Pelletieri, (Lucas) Castro y (Gonzalo) Espinoza", enumeró.

"Pero más allá de todo, quiero aclarar que Racing es mucho más importante que Simeone", sentenció.

Y de cara al futuro, Simeone les mendó otro mensaje a la dupla Molina y Cogorno. "Para que los voten declararon y prometieron  que siempre Racing va a terminar arriba. Ahora tienen que ser consecuentes. Si yo saqué al equipo subcampeón, ellos lo tienen que consagrar campeón", disparó.

"Hasta el momento me había callado por respeto. Pero no soy un chico de dos años. Jugué y sé lo que es un vestuario. No soy un fusible", aseveró.   

Por último se refirió a su relación con los hinchas de Racing y a su posible llegada a Atlético de Madrid, de España.

"No pude enamorar a todos. Me resiste una parte de la hinchada, la que quería, tal vez, un poco más. Pero no puedo entrar
en la cabeza de la gente", explicó.

"Si me viene a buscar el Atlético cuál es el problema, si ya me fui de Racing. No tengo que darle explicaciones a nadie. Y no tengo ningún pre-contrato firmado", advirtió.

Y profundizó en el tema: "Es una alegría que se me nombre en el Atlético. Desde de 2006, año que me recibí como técnico, pasa eso. Hay una posibilidad latente, pero a partir de mi renuncia. Ojalá que pase", concluyó.
Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 13:17
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 13:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes