Tres consejos para que las fiestas no te lleve a la quiebra

La entrega de regalos y la compra de alimentos y bebidas es parte de nuestro ritual de celebración para Navidad, Año Nuevo y Reyes Magos. Pero ésta es la época más peligrosa del año, en que la economía familiar se sale más de control. He aquí tres consejos sobre cómo sobrevivir.

Ésta es la época más peligrosa del año, en que la economía familiar se sale más de control. Dicho esto, si estás esperando alguna clase de sermón sobre no gastar dinero en regalos este año, bueno, no me gustaría decepcionarte, pero no es a lo que va esta nota publicada hoy por Suze Orman, asesora financiera, para CNN.

La entrega de regalos y la compra de alimentos y bebidas es parte de nuestro ritual de celebración para Navidad, Año Nuevo y Reyes Magos. Y no hay nada malo en ello. Todo lo que importa es que tus regalos muestren respeto. Esto significa elaborar una estrategia de regalos que sea asequible para ti ahora.

Lo que le diste a alguien el año pasado, o la longitud de la lista de regalos del año pasado debe ser irrelevante. Sin embargo, todos sabemos que existe esta presión interna para mantener las apariencias o las tradiciones, incluso si tus circunstancias financieras han cambiado. Así que si hiciste un trabajo fabuloso los primeros 11 meses reduciendo tus gastos para poder aumentar tu ahorro o pagar tus deudas, existe esa tentación de dejar los buenos hábitos en un segundo plano durante esta peligrosa temporada.

He aquí tres consejos sobre cómo sobrevivir a esta temporada de fiestas con tu integridad financiera intacta.

1- Pagar al contado
Te reto a no hacer una sola compra de regalos navideños con una tarjeta de crédito. No tendrás ningún remordimiento en enero si limitas tu gasto a lo que realmente tienes. Una cosa es acumular saldos vencidos si tu familia está luchando para sobrevivir, pero simplemente no hay excusa para acumular deudas en una tarjeta de crédito por regalos.

La forma más sencilla de mantener tus cuentas en orden es guardar las tarjetas de crédito y usar una tarjeta de débito asociada a una cuenta bancaria. Y no te atrevas a permitir que el banco te convenza de aceptar protección por giro en descubierto. Eso es sólo una tentación para que deslices tu tarjeta y gastes más de lo que tienes. En este caso, el único que realmente se beneficia es el banco.

2- Estrategia de tres pasos
Se necesita un plan para permanecer intacto a través de esta temporada. Aquí está mi estrategia de tres pasos: Establece un límite de gasto, apégate a una lista estricta de receptores de regalos y lo más importante, no claudiques en los pasos uno y dos.

Tu límite de gasto es bastante simple: ¿Cuánto dinero extra tenes en el bolsillo? No consideres el ahorro (a menos que, de hecho, seas inteligente y tengas una cuenta de ahorros para Navidad en la que hayas estado invirtiendo dinero todo el año). No toques el fondo de emergencia. Ningún regalo es una emergencia.

A continuación, decide quién está en tu lista. Luego, divide el dinero entre cada persona: literalmente escribe cuánto pretendes gastar en cada persona. Si los números no cuadran, entonces tienes algunas opciones: gasta menos en esa persona y gasta mas en otra persona, reduce el número de personas en tu lista o sé creativo: ¿Tenes un amigo que sigue hablando de que quiere limpiar su garaje, arreglar el jardín u ordenar una habitación vacía? Bueno, tu regalo puede ser tres fines de semana a lo largo del año para servir como su subcontratista y animadora.

3- No te dejes engañar
Los comerciantes saben que solemos caer en cualquier cosa que parezca una oferta. Así que tratan de hacernos tontos. En lugar de ofrecer un suéter de $100 a $100, anuncian que el suéter costaba $150 pero van a dejar que te lo lleves por $100. Uhhh, ¡un descuento de un tercio de su valor!

Y esto funciona a las mil maravillas gracias a nuestro hábito de anclaje. Eso es un término utilizado por los economistas del comportamiento para describir la forma en que nos concentramos en los números. En este caso, estamos anclados en el hecho de que el suéter vale $150, así que sentimos que estamos recibiendo un gran descuento a $100. ¿Pero en realidad es una oferta? Para empezar, detente y analiza lo que estás comprando. ¿Te parece que vale $100? La calidad importa. Y lo más importante, ¿podes gastar los $100? El precio de venta no importa si tenías la intención de gastar $80 en este regalo en específico. Aún así sobrepasa en un 20% lo que verdaderamente podes pagar.

Permanecer fiel a tu realidad es el mejor regalo que puedes otorgar esta y cada temporada navideña. No se trata sólo de hacer lo correcto para vos. Cuando permanecemos fieles a nuestra verdad —sin vergüenza, sin miedo— eliminamos capas de tensión y pánico. Y eso nos hace ser más felices y estar más presentes para los que amamos. Eso me parece el regalo más generoso que cualquiera de nosotros puede dar.

Fuente: CNN

Opiniones (0)
24 de enero de 2018 | 07:49
1
ERROR
24 de enero de 2018 | 07:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes