Las mesas más fashion

Sencillez y equilibrio de tonos y materiales; mucho color, alegría y accesorios vintage; humor, ironía y objetos customizados de diferentes épocas; una atmósfera acogedora en blanco y dorado; glamorosa mezcla de tradición y modernidad. Cinco grandes diseñadores nos muestran sus mesas navideñas. Para que te inspires, dejes volar a tu imaginación y sorprendas a quienes más querés.

La sencillez y la buena calidad son las claves de la diseñadora española Amaya Arzuaga. El perfecto equilibrio de tonos y materiales -madera, loza y cristal- define la mesa, cuya calidez se acentúa con velas.

Secillamente perfecta

Ama el minimalismo y huye de las estridencias. Por eso, nunca veremos un estampado en sus diseños... ni tampoco en su mesa, que es pura analogía de su carácter y su moda.

En ella predominan los colores lisos, como los platos blancos –“me gusta que sean grandes”, afirma–, y el juego de volúmenes, queda patente en la cristalería de diversos tamaños. “Lo importante en una cena es el producto, la comida en sí, y que la vajilla acompañe; por ejemplo, unas buenas copas que ayuden a degustar el vino. De ahí que todo lo que he escogido sea muy sencillo, pero de muy buena calidad”, asevera. El punto loco y divertido lo ponen los toys, de los que se declara amante confesa.

Navidad en la biblioteca

En la mesa, vajilla blanca; cubertería de plata y platitos de pan; copas de cristal; servilletas de hilo.

La biblioteca de Amaya acoge la mesa, el banco y las sillas. Sobre la camarera con ruedas, botellero de plata y botella de vino, diseño de Amaya Arzuaga.


















Divertida

Ositos sentados en torno a un camino de velas.

































La hora de los postres

Para tomar café, bajoplato de plata; taza y plato adquiridos por la diseñadora en un viaje; azucarero, y figura de la serie de TV Futurama.



























Custo: “Me gusta que haya color”. El diseñador combina vivos tonos con objetos antiguos. La esencia del modisto queda plasmada en la osada mezcla de rojo, verde y morado con el mobiliario de estilo vintage.

Alegre y colorida

En su mesa navideña, como en sus prendas, están presentes los tonos más atrevidos de la paleta: en este caso, el fucsia, el rojo y el dorado del mantel, confeccionado con una espectacular tela de su colección, marcan la nota dominante.

“Lo que he querido es concebir un espacio que represente el espíritu de la Navidad, la vida y el color”, comenta. Para ello, recrea su peculiar universo utilizando objetos personales, como las copas antiguas –que le fascinan–, o los muñecos de tela, diseño propio. Sin duda, único en su especie.

Una fotografía grande y dos pequeñas sirven de fondo a la mesa, con banco y sillas. La consola, de madera natural.

La familia, presente

Sobre el mantel, realizado con una tela de Custo, un plato de loza blanca. Dentro reposan unos graciosos muñequitos de Custo Growing, la línea infantil del creador, con los nombres de sus hijos. Las copas de cristal de Murano, en verde, azul y morado, son de herencia familiar.


















Brillante

Centro de mesa realizado con bolas doradas y rojas, y varias hojas de plantas. Al lado, candelabros de estilo clásico.




























Cubiertos con historia

Juego de cubiertos antiguos de color dorado, de herencia familiar.






























Juan Duyos: “La naturaleza me inspira”. Los objetos dispares de épocas diferentes definen su estilo. La customización de piezas antiguas, como la mesa, las sillas o una bañera llena de plantas es una de sus grandes pasiones.

Ironía y humor

El juego con conceptos opuestos, acompañado de un fino toque de ironía y humor, marca el carácter de la mesa de Duyos. “Es la idea que tengo de la moda. He querido hacer una mesa afín a mi marca y a mi forma de ver las cenas de estas fiestas, con amigos, incluyendo trabajos de ellos, como los collares de Andrés Gallardo, que han servido de servilleteros”, dice. Así, con la naturaleza como fuente de inspiración, por el mantel desfilan distintos animales, que dan ese punto divertido, y platos ¡con dibujos de hongos! También ha mezclado piezas actuales con vintage, como las sillas tapizadas por él mismo, para dar frescura. Y, como no, en colores terciarios, sus favoritos: oro, plata, azul noche, aguamarina... ¡Todo un éxito!

Mucho color

Las copas altas moradas se combinaron con vasos verdes y grises. Al lado, jarrones; ciervo; figuras de conejito y mono, y velas.

Detalles

Bajoplato verde, plato de pan, y cubertería.

































Divertido

Mano de madera.



































Calidez en clave retro. Las piezas de autor se combinan con accesorios rouge & dorado. Energía, vitalidad y alegría, regadas con un estilo vintage muy particular, son las señas de identidad de la mesa de Rossella Jardini (Moschino).

Pasión vintage

La directora creativa de la célebre firma de moda consiguió una atmósfera sumamente acogedora en su departamento de Milán. ¿Las claves? El mix de mobiliario y objetos vintage, de los que se declara fanática, con complementos de color rojo, uno de los tonos insignia de la casa italiana. Así, la mesa de los años 50, al igual que las sillas, se exhibe desprovista de mantel para dar protagonismo a la vajilla, en blanco, oro... y escarlata, por supuesto. El espíritu lúdico y divertido made in Moschino lo encarna el peculiar centro de jirafas doradas y unas graciosas figuras de Mickey Mouse, pertenecientes a la colección privada de Rossella. Éstas reposan sobre una elegante consola negra, flanqueada por dos sillas. El comedor está presidido por una lámpara de araña con pantallas de cristal granates, de Venini, al igual que las copas rojas. En la mesa, servilletas, platos blancos y copas de cóctel de Rossella; bajoplatos, y velas rojas. En la consola, un jarrón con el dibujo de una cara.

Blanco y dorado

Un pequeño frutero de porcelana blanca con bordes dorados y angelitos. Los cubiertos son de acero en color dorado.



























Luz y cristal

Copa de cristal antigua de la colección privada de Rossella Jardini, vela roja y vaso con chocolatines.





























Infantil

En Navidad, no pueden faltar detalles para los más pequeños, como esta figurita del eterno Mickey Mouse, de la colección privada de Rossella.



























Matthew Williamson: glamour con guiños al pasado. El británico escogió un entorno palaciego con piezas ‘ad hoc’. El aire refinado que destila el ambiente se potencia con objetos de delicados colores como el azul, el verde o el lila.

Tradición y modernidad

Su objetivo era mezclar tradición y modernidad a partes iguales. Por eso eligió el hotel Claridge de Londres, encantadora- mente señorial y uno de sus lugares favoritos, para montar una mesa que destila la misma delicadeza que sus diseños. Con la naturaleza como fuente de inspiración, el creador se decantó por una vajilla que evoca los gabinetes de curiosidades del s. XVII, en la que pájaros, mariposas y flores son los actores principales. Los acompañan en el reparto unos detalles en tonos muy frescos, como el mantel celeste de seda, los candelabros turquesas, las bolas de Navidad violetas o los centros con rosas amarillas. El toque festivo lo ponen los regalos, envueltos con papeles y lazos de diferentes colores, y unos deliciosos pasteles. ¡Digno de reyes!

Naturaleza

Los platos de porcelana: el de arriba, de postre, está decorado con motivos de pájaros, y el de abajo, azul y oro, es de estilo siglo XIX. Los cubiertos son de acero dorado mate. Vaso violeta, y vaso de chupito verde.






















Tonos pastel

Las copas blancas combinan con el resto de tonos pastel de la mesa. Bola de Navidad en dorado y lavanda.





























Calma

Este  jarrón azul aporta calma al centro de la mesa. Lo acompaña el vaso de chupito.































Edición: Jimena Fernández Arroyo

Opiniones (2)
22 de octubre de 2017 | 17:20
3
ERROR
22 de octubre de 2017 | 17:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. esta seccion es como la "social": para una mza careta y superficial, esos q van a un partidito de polo re chancheros y topisimos, con anteojos de sol a la sombra y pañuelitos floridos, o a degustaciones de vino, chetísimos, chotísimos. muuuuy estrictamente social. por que no arman mesas lindas aca en lugar de copiar y pegar de google...
    2
  2. chicos... nos quejamos que esta todo re caro y los modelos que ponen como mesa navideña los pueden implementar los chicos de dalvian o palmares.... pongamos un modelito de mesa clase media... que somos la mayoria de los que leemos este diario.... o soy yo el unico raton... ja
    1
En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México