Demuelen la histórica casa de Alfonsina Storni en Flores

El gobierno de la ciudad de Buenos Aires estaba advertido, según la Defensoría del Pueblo. La casa de Storni es patrimonio de la Ciudad.

A pesar de las  protestas que los vecinos vienen realizando desde hace años, y pese a que la Defensoría del Pueblo de la Ciudad se lo había advertido al gobierno porteño, la casa de la poeta Alfonsina Storni en el barrio de Flores comenzó a ser demolida para realizar otro proyecto inmobiliario. La antigua casa ubicada en Terrada 578 fue la última que habitó la poeta antes de suicidarse tirándose al mar en Mar del Plata en octubre de 1938, pese al esfuerzo de varios vecinos que vienen defendiendo el edificio desde 1997, fecha en que por primera vez trataron de demolerla.
 
En el transcurso de 2010, el legislador del PRO Patricio Di Stéfano logró que se declarara el lugar como patrimonio histórico de la Ciudad, para evitar una vez más que lo tiraran abajo. Pero el Diario Z publicó una foto en la que se muestra cómo comenzó a demolerse, incluso a pesar de las advertencias que la Defensoría del Pueblo viene realizándole a los gobernantes porteños.
 
El defensor del Pueblo adjunto de la Ciudad, Gerardo Gómez Coronado, lo advirtió hoy a través de un comunicado de prensa. "Desde agosto de 2010 le remitimos oficios al Gobierno consultándolos sobre permisos de obras y/o demoliciones en esa finca. El 30 de marzo de este año informaron desde la Dirección General de Registro de Obras y Catastro de la Ciudad que no habían expedientes activos con permisos de obra. Por lo tanto el GCBA no puede aducir desconocimiento sobre la posibilidad de su demolición ni sobre la importancia del inmueble", señaló.

Coronado agregó: "Ante el hecho lamentablemente consumado creemos imprescindibles sanciones ejemplificadoras que aleccionen a los desarrolladores inmobiliarios desaprensivos de no infringir las leyes de protección del patrimonio. Urge que el GCBA aplique las sanciones previstas para la demolición de edificios catalogados que entre otras cargas impone que sólo pueden construir el 70% de lo tirado abajo".
 
Desde la Comisión de Vecinos de Flores buscan convertir el lugar "en un lu­gar de la literatura, del encuentro de la gente del arte". "Lo estamos reclamando desde 1997, cuando trataron de demolerla por primera vez. Ya vimos tantas casonas de­rrumbadas, que queremos salvar ésta, una de las últimas casas his­tóricas que quedan en el barrio", explicó al Diario Z Carlos Demarco, que presi­de el grupo pro Storni.

Fuente: Perfil
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|17:16
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|17:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes