Felices, cortas y estresantes vacaciones para los docentes y alumnos del secundario

El año que viene se inicia el nuevo secundario y la provincia aún no tiene ley ni ha debatido a fondo qué escuela quiere. Esa discusión se iniciará en febrero y el armado de los nuevos planes de estudio podría demorar seis meses. Antes, quieren apurar la ley provincial. Expectativa por el resultado de la evaluación de la calidad educativa y dudas sobre la cantidad de días de clases.

Todas las escuelas de Mendoza dirán a sus alumnos esta semana “felices vacaciones”. La letra chica de esos deseos también dirá que posiblemente sea una de las más cortas vacaciones que tengan y, para algunos, también con algunas dudas. El año que viene se inicia el nuevo secundario en Mendoza y por ahora ese paso trascendente se basa en una resolución en la que sólo se describe que el año que viene se aplicará el primer año.

Pero por ahora los contenidos, las orientaciones y otros detalles son casilleros que están en blanco. En la Nación tienen nota de ello, pues Mendoza es una de las 10 provincias que aún tiene estructurada su oferta educativa del nivel medio según la ya desaparecida Ley Federal de Educación. Las otras son Catamarca, Chaco, La Rioja, Santiago del Estero y Tierra del fuego.

La última acción de Carlos López Puelles antes de dejar la DGE fue firmar una resolución en la que se establece que el ciclo básico del nuevo secundario comenzará a aplicarse en 2012 y de manera gradual hasta el 2016 y 2017, cuando egrese la primera camada del secundario y quede definitivamente anulado la EGB y el polimodal. De la misma manera establece que el debate interno para darle contenido a esa estructura se iniciará en febrero.

Los herederos políticos de esa situación son el gobernador Francisco Pérez y la directora general de escuelas María Inés Abrile de Vollmer que acaban de empezar la gestión. En ese camino el nuevo gobierno tiene una ventaja al tener a Vollmer, pues la mujer fue quien hasta hace pocos días se encargó de estructurar el nuevo secundario a nivel nacional. Por eso la primera reunión pautada es con las comisiones de educación de la Legislatura. Es que quieren sumarle algunos puntos de vista al proyecto de ley provincial de educación que duerme en la Casa de las Leyes y tenerla aprobada lo antes posible. Mientras tanto, el calendario escolar se les vino encima.

El primer “reconocimiento” que hacen en el gobierno es que las clases comenzarán en febrero sólo con un cambio de denominación. Es decir, comenzará el secundario, pero con los mismos contenidos de la ahora vieja EGB III. En ese mes, comenzará el debate interno para establecer los nuevos planes de estudios. Es decir, qué contenidos priorizará, qué materias se agregarán, cuáles se modificarán y qué carga horaria tendrá cada una. La directora de escuelas estima que ese trabajo les demandará al menos un semestre. “El currículum requiere un trabajo técnico y participativo. Es posible que nos lleve un semestre acordarlo. Hay que pensar muy bien cuáles son los conocimientos que los chicos necesitan, todo eso requiere un proceso disciplina por disciplina. Lo que queremos es que ese plan de estudios cuando llegue a las escuelas sea claro para los docentes, para los directivos, la familia y los chicos”, explicó María Inés Abrile de Vollmer.

Los docentes miran de reojo el proceso. Es que con el reordenamiento podrían desaparecer algunas asignaturas o modificarse. Sabiendo de ello, la Directora de Escuelas asegura que "ningún docente perderá su trabajo". En ese sentido, asegura que si hace falta habrá reacomodamientos, pero no desaparición de cargos.

Concertación con el Sute
Otra ventaja que tiene el nuevo gobierno, que también tuvo Jaque, es tener como aliado al gremio docente. En principio esa sintonía le asegura convivencia política y disminuye el riesgo de protestas. Pero más allá de las discusiones salariales y políticas, la nueva gestión quiere crear una mesa de concertación de políticas educativas con el gremio. “Es para que juntos podamos encontrar los caminos, las líneas de acción que sean más convenientes y trazar una agenda de los temas importantes. Nuestra idea es formar con ellos una alianza estratégica con una agenda estratégica. Esa alianza será acordada, respetada y trabajada en conjunto”, explicó la directora de Escuelas, que hasta que sea ratificada por el Senado trabaja como interina.

Según su visión, el Sute será la puerta de entrada para acercarse a los docentes. “Nosotros queremos acercarnos mucho a los docentes, porque los desafíos que la sociedad del conocimiento, que la obligatoriedad de la escuela, la presencia de netbooks en las escuelas ha producido una mayor exigencia al docente y no siempre la formación docente o la capacitación es suficiente. Creemos que nunca como hoy tenemos que traer un fuerte acompañamiento. Todo eso hay que hacerlo para poder poner a las escuelas en un estado de reflexión”, aseguró.

El resultado de la evaluación y los 190 días de clase
El secundario es obligatorio, pero el desafío es que esa premisa sea más que una consigna y se transforme en realidad. Vollmer tiene en la cabeza casi como una obsesión que todos los chicos estén en la escuela, tratando de sumar a los que están afuera y mantener a los que por rendimiento o mala conducta podrían quedar sin escolarización. La idea choca con lo que piensan muchos directivos y docentes que sienten el rigor del día a día en las aulas. “Me gustaría dejar a las escuelas con todos los chicos que tienen que tener, que los directivos hayan encontrado la forma de que todos los chicos estén en la escuela. En cuatro años nos vamos a intentar tener todas las aulas que sean necesarias, los docentes y los materiales necesarios. Lo segundo, que esa escuela les enseñe y que los chicos aprendan, que sepan del esfuerzo que es necesario, que tengan horas sentados en las sillas”, se ilusiona la funcionaria.

El estado de situación de los alumnos de la provincia se conocerá hoy, cuando en la reunión del Consejo Federal de Educación se difundan los resultados del último examen de evaluación de la calidad educativa. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció el sábado que hubo mejoras a nivel general, pero resta saber la situación particular de la provincia.

La otra duda para el año que viene es el calendario. El gobierno Nacional puso a las provincias en una encrucijada difícil de resolver: elevó la cantidad de días de clase a 190, pero al mismo tiempo será el año récord de feriados y días no laborables. De hecho el primer día de clases, que iba a ser el 27 de febrero, será feriado. Lo que es casi un hecho es que los docentes mendocinos tendrán una de las vacaciones más cortas de la historia, pues serían convocados en los primeros días de febrero para comenzar a trabajar. “Vamos a estudiar cómo hacer, hay que sentarse con un calendario y contar los días. En primaria es más fácil. En el secundario es más difícil. Vamos a hacer la voluntad de acercarnos a ese número”, dijo la directora de Escuelas.

Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 01:47
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 01:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial