Deportes

Nicolino inmortal: se cumplen 43 años de la gran gesta del Intocable

El 12 de diciembre de 1968, Nicolino Locche escribía su página más gloriosa al vencer en Japón al local Paul Fuji y consagrarse campeón del mundo de los welter junior de la AMB. Entrá y reviví los videos de uno de los momentos cumbres del deporte mendocino.

Hace 43 años, el mundo era otro. Había utopías, había sueños de cambios, había épica y otras costumbres. Se transitaba una década que no tendría comparación con nada, una década que entró en el cajón de las añoranzas para no salir nunca más.

En esos tiempos, el deporte de Mendoza vivió, sin dudas, uno de sus momentos cumbres. Un momento que, con el tiempo, pasó a ser leyenda y tomó cada vez más trascendencia. Fue un 12 de diciembre de 1968, cuando un tal Nicolino Locche, rey del ring, excelso artista en eso de pegar y no dejarse tocar, venció en Japón al local Paul Fuji y se coronó campeón del mundo en la categoría welter junior de la AMB.

Miles de argentinos siguieron la pelea por radio tratando de imaginar cada esquive y cada finta del indescifrable Nicolino. El Intocable, como nuestro Pascual Pérez y como Horacio Accavallo, daba una lección de boxeo en tierras desconocidas. Era una epopeya.

La revista El Gráfico, con la pluma de El Veco, daba detalles de la gesta de Locche: “Nicky Pope le levanta la mano y Locche empieza a llorar, como un niño, a cara limpia, mostrando a todo el estadio la alegría incontenible de esas lágrimas. No tiene tiempo de secárselas. Allí están Aguílar, Lectoure y Bermúdez, que lo envuelven en sus brazos, que le aprietan la cabeza contra sus pechos. Aguüar lo pone a babucha y lo muestra triunfante, para que todos lo vean en lo alto, como si fuera un águila invencible, como un rey de reyes”, se lee en la crónica de la revista.

El mendocino defendió su título seis veces (Manuel Jack Hernández, Carlos Hernández, Joao Henrique, Adolph Pruitt, Antonio Cervantes y Domingo Barrera Corpas), pero el 10 de marzo de 1972 perdió la corona por puntos en Panamá contra Alfonzo Frazer.

Pasó el tiempo y los videos que se guardaron sobre esa gesta tienen un valor incalculable. Primero en blanco y negro y después en colores, podemos ver, disfrutar y entender por qué Locche fue tan grande arriba de un ring.

Viajamos al pasado. Lo vemos. Ahí está Locche. Esquiva un cross. Ve cómo pasa un jab de Fuji a ningún lado. El japonés está agotado. El Intocable se sabe campeón. Camina en el ring con toda su destreza. Siente que ese título no se le escapa de las manos. Miles de mendocinos, a miles de kilómetros, escuchan lo increíble. Locche entra en la historia, enorme, eterno, irrepetible.

Nicolino se convierte en Intocable, se convierte en leyenda. Es el momento más sublime de su carrera deportiva.

Ya está. Pongamos play y disfrutemos.

Autor: Gonzalo Ruiz.
En Twitter: @gonza_ruiz

Opiniones (0)
25 de septiembre de 2017 | 01:17
1
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 01:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'