El gobernador Pérez que quiere industrializar a Mendoza

El nuevo mandatario se tomó un tiempo para darnos sus propias definiciones, espíar su pensamiento y presagiar su gestión. Su temperamento y sus dudas su impronta K y su declaración contra las corporaciones y el recordatorio al fiscal que allanó a la Legislatura y el fallo de la Corte que pretendió salvarlo. Este es Paco en primera persona hablando en confianza de cómo será el gobernador Pérez.

La entrevista se concretó un día antes de que asumiera la gobernación y fue luego del acto de asunción de Carlos López Puelles como intendente de Luján de Cuyo. El escenario fue en el salón donde funciona el Concejo Deliberante lujanino y la charla se postergó porque un vecino de Perdriel se sentó al lado de él y le reclamó por el avance de una obra de una escuela. El hombre le dijo a Paco: "Todo viene muy lento, la empresa es de La Rioja . La escuela es 4-232 Norma Gilardi". El mandatario le contestó: "Pasale los datos a mi secretario que se llama Darío y yo me ocupo".

Después explicó con cierta parsimonia que el reclamo "es normal y habitual que pidan acelerar la obra de una escuela. Y más en un cambio de gobierno".

Advertencia para el lector: la entrevista está transcripta tal como se dio. La idea es mostrar a Paco para conocer al gobernador Francisco Pérez Palmieri. Por eso las preguntas son utilizando el "voseo" en el trato, una licencia tomada en esta oportunidad a propósito.

El origen

-¿Cómo te sentís, a horas de asumir?

-Emocionado y tranquilo. Estoy en un momento histórico de mi vida y lo estoy disfrutando junto a mi familia en el poco tiempo que puedo estar con ellos Vienen familiares fuera de la provincia.

-¿Vos naciste en Jujuy?

-Mi mamá es de San Martín, mi papá es de Jujuy. Mi abuelo puso la primer farmacia de San Martín, la farmacia Belgrano. Y mis papás se conocieron en Córdoba, se enamoraron y se casaron y se fueron a vivir a Jujuy. Cuando nací a los seis meses mi mamá tomó la decisión de venirse a San Martín y así que vinimos con mi madre y mi padre aquí.

-¿Tu papá fue intendente de la localidad de San Pedro de Jujuy?

-Sí fue intendente y diputado provincial del Movimiento Popular Jujeño. Un partido provincial. Fue un desprendimiento del radicalismo en la época de Frondizi e Illia, Aquel fue un partido provincial como si fuera el lencinismo aquí en Mendoza. A los cinco años falleció mi mamá, ella era docente de la Escuela San Martín, donde empecé yo en el jardín de infantes e hice toda la primaria en San Martín y el secundario en Mendoza (Liíceo Militar Espejo) y comencé la facultad de Derecho de la UnCuyo y luego me fui a la Universidad Nacional del Litoral. Mi viejo falleció cuando yo tenía 20 años. Él era un odontólogo, muy laburante y de muy buen humor. Es recordado porque donde llegaba siempre contaba un chiste de entrada. Tuve el honor que la Legislatura a través del Concejo deliberante de San Martín y el intendente Jorge Omar Giménez le colocaran al centro de Salud de Alto Verde le colocaran el nombre de mi padre, el camping del Centro Odontológico también lleva el nombre de él. La verdad es que me transmitió ese compromiso por el trabajo por lo que menos tienen, por la salud pública. Él trabajó en los centros de salud y en el Hospital Perrupato. Se quedó viudo muy joven. Mi mamá tenía 39 años cuando falleció y él 43 y se tuvo que hacer cargo de tres hijos. Mis dos hermanas que tenían 13 y 15 años y yo que tenía 5. Nos dio lo mejor que pudo dar un padre: educación, buenos ejemplos. Todo aquello que se hereda y no se hurta.

-Me imagino que estos son momentos muy evocativos…

- Es como decís vos. En estos momentos uno recuerda a sus antepasados. Y seguro que me están viendo y deben estar muy orgullosos, al igual que mi cuñado, Daniel el hermano de mi mujer que murió muy joven y nos queríamos mucho.

-¿Por qué te fuiste a Santa Fe?

-Porque necesitaba cambiar de aire. Había fallecido mi papá y allí estaba mi mejor amigo estudiando allá. Y allí participé de la Convención Constituyente de 1994. Estuve con Carlos la Rosa, Edgardo Díaz Araujo, María Luján Alsina, Pablo Márquez, el bloque de constituyentes por Mendoza. Yo era el secretario legislativo y habíamos armado el bordonismo en Santa Fe para llegar a la interna que terminó ganando Bordón con Álvarez en 1995. Después me recibí y me volví a San Martín y volví a militar en el justicialismo en Mendoza.

El temperamento y las corporaciones

-¿Por qué sos tan "calentón"?

-Lo heredé de mi mamá también. Soy una mezcla de sangre española e italiana. Es una combinación explosiva. La verdad es que tomo las cosas con mucha pasión. Me molesta la indiferencia y las indefiniciones. Me molesta cuando las cosas se toman con anomia. Tengo mucha energía. Es evidente también que los años te traen experiencia y te enseñan a manejar los tiempos. Pero de vez en cuando es inevitable.

-¿Cuál es tu forma de conducir a tus colaboradores?

-Yo no tengo pelos en la lengua y soy muy sincero en ese sentido los trato de conducir volcándole toda mi confianza y mi energía. Soy una persona incansable, un obsesivo del trabajo. Permanentemente nos reunimos y comunicando sea cualquier día. Trato de mantener una línea de trabajo con mucha convicción y trato de sentirme en confianza con un grado de respeto y sentirme cómodo, aunque nunca en la gestión de gobierno vas a estar tranquilo porque la demanda siempre supera a la oferta. Te saludan y todos te reclaman, esto es una trituradora de carne y se necesita estar en movimiento permanente y oxigenando a tu gente marcando el rumbo y cuál es el proyecto. Esto lo traté de hacer el ministerio tan grande como el de Infraestructura y ahora en la Gobernación voy a hacer lo mismo pero tendremos que ser más eficiente el manejo de los tiempos y las estrategias.

-Todavía me acuerdo de aquella anécdota que le mostraste la operación de apéndice a los dirigentes de Autam en señal de que la gestión pública y las discusiones con ellos te estaban quitando la salud.

-Sí. Pero hubo otras discusiones con otros empresarios. Cuando uno defiende los intereses del estado y de los mendocinos algunos no lo entienden porque persiguen el interés particular. Aparte estoy convencido de que tanto en Mendoza como en Argentina y Latinoamérica tiene que ver con que el sujeto político se piensa y se construye desde lo colectivo y no desde lo individual y mucho menos desde lo corporativo.

-¿Esto lo decís porque los presidentes de región son "parecidos" a sus representados?

-Claro y porque creo que en Mendoza estamos en una bisagra para industrializar y para que la provincia no tenga techo en la actividad económica y en el crecimiento de la movilidad social ascendente o nos vamos al conflicto permanente y a la pobreza y a la marginalidad. También estamos en la bisagra de definir si esta a esta provincia la va a conducir la provincia o las corporaciones.

-Definíme "corporaciones".

-Me refiero a todas. La de los medios de comunicación, las empresarias, sectoriales….

-¿Gremiales?

- No. Los gremios reclaman por los derechos de sus trabajadores y en muchos casos están sometidos por las corporaciones. Lo que creo es que tiene que haber un sano equilibrio, pero la política la ejerce los partidos políticos, la dirigencia y la militancia. Hay un ejemplo claro con lo que sucedió con el fiscal Camargo. El Jury se expidió y se desarrolló el proceso con total normalidad dentro de lo que manda la Constitución y las normas procesales y después dos jueces “descolgados” fallan diciendo que se violó el derecho de defensa cuando tuvo su representación y tuvo su abogado defensor y sus testigos y además tuvo presidido el Jury por siete ministros de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza y de ellos seis votaron a favor del señor Camargo quien cuando era fiscal allanó la Legislatura pero para procurarse un expediente que lo beneficiaba a él en el caso de la indexación salarial. Me parece que hubo un abuso de poder y de autoridad. Entonces le pregunté a los ministros de la Corte: ¿Quién gobierna la provincia?

-¿Eso le dijiste a los ministros de la Corte ahora?

-Si. Se los dije cuando estuvimos reunidos. Se los dije en ese sentido que a la Provincia la tiene que gobernar la política por encima de la economía, por encima de las corporaciones. Cuando fue al revés nos fue muy mal en Mendoza, en la Argentina y Latinoamérica. Fueron momentos muy duros y tristes y no queremos volver, por eso queremos profundizar este modelo nacional y popular de transformaciones e inclusiones. Hay mucho por hacer con muchas asignaturas pendientes pero tiene que ser así, popular porque no hay pueblo sin nación y nación sin pueblo, esa es la definición.

Santiago del Estero y Mendoza


-¿Qué te quedó de la experiencia cuando formaste parte de la intervención de Santiago del Estero?

-Allí fui subsecretario de Trabajo. Llegamos a una provincia desvastada por el matrimonio Juárez y Néstor decidió la intervención a partir del “crimen de la Dársena” algo que tuvo que ver con el poder y las corporaciones. Allí se trató de hacer una tarea de orden administrativo y de recuperación de la justicia. Son provincias muy difíciles porque tienen otro tipo de vida y por eso hay una diferencia cultural con Mendoza.

-¿Y cómo es Mendoza?

-Es una tierra de hacedores y emprendedores y de sacrificios. Acá nada sale por arte de magia o porque sale el sol. Y porque tenemos mucho sol y poca lluvia hace que vivamos en un desierto y todo es esfuerzo y compromiso del hombre. Eso hace que sea una cultura en base al trabajo.

El modelo económico, el estancamiento y los sueños

-¿Cómo se sale de un corsé económico que nos tiene estancados?

-La industrialización no sólo hay que verla desde la industria manufacturera o la metalmecánica. En Mendoza tenés más 600 empresas metalmecánicas y se da por la formación técnica que tiene la provincia que hay que seguir potenciado y el primer eje es colocar mucha infraestructura en los parques industriales que están desarrollando en la provincia. En Las Heras, en Luján, el Pasip en San Martín, el parque Tecnológico de Godoy Cruz, en el carril Rodríguez Peña, en Santa Rosa o en san Rafael. Después la industrialización de la ruralidad que tiene que ver con la organización del pequeño productor que se ha quedado como productor primario y no ha ingresado en la cadena de comercialización. Eso se supera organizándolos en cooperativas o en otros conceptos asociativos y el Estado capacitando y agregando valor. Esto estamos conversando con los productores del Este. Además de infraestructura hay dar crédito local o alguien que quiera invertir. Por eso hablamos de capitalizar el Fondo de la Transformación y Crecimiento.

-¿Con qué te comprometería ante los mendocinos al momento de decir: “No me quiero ir sin haber hecho esto”?

-En primer lugar que tengan fe y esperanza en que podemos transformar la provincia y mejorar la calidad de vida de los que vivimos aquí. Seguro que uno conduce la provincia desde lo político y lo administrativo pero todos tienen que poner su grano de arena y así vamos a construir una mejo sociedad. A mi esto me desvela porque tengo dos hijos muy chiquitos de 2 y 5 años. Y que me recuerden como un hombre que transformó a la provincia desde lo industrial, lo educativo, la salud y también mejorar la situación de la seguridad en la provincia. Y pueda ser que Dios nos de la fuerza y la macroeconomía nos ayude para saldar una asignatura pendiente que tiene que ver con los terrenos para poder construir muchas viviendas en la provincia.

Bonus track

Al final de la entrevista Paco se entusiasmó y habló pensando en los chicos de las zonas rurales y sin preguntarle nada, se mandó con este mini monólogo.

"Me gustaría profundizar en materia de turismo nacional e internacional pero también en turismo social. Hay niños de la interior de la provincia no conocen Mendoza. Eso lo podemos articular en época de baja. Eso está al alcance de la mano. Hoy a un chico que le tenés que acercarlo al sistema de salud y después llevar a una actividad que lo motive. Si la escuela lo expulsó hace 10 años no lo vas a volver a la escuela de un día para otro. Tenés que incentivarlo y que tenga ganas de vivir. La cultura y el deporte son dos herramientas extraordinarias.

La entrevista terminó con una sesión de fotos del reportero gráfico Alf Ponce donde Paco sonreía para la cámara pero le reclamaba a sus asistentes porque miraba el reloj y tenía que comprarse zapatos y cortarse el cabello. "¡Mañana es el día más importante de mi vida, tengo que repasar el discurso!", se quejó. Al final, el gobernador Francisco Pérez Palmieri tiene a Paco adentro.

Opiniones (0)
23 de septiembre de 2017 | 01:28
1
ERROR
23 de septiembre de 2017 | 01:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'