Multiculturalidad asiática para un restaurante urbano y cosmopolita

Letras tailandesas, camboyanas y jawis -antigua escritura utilizada en Malasia e Indonesia-, todas de gran fuerza estética y gráfica, dibujan sus siluetas en Lah!. Los paneles de madera que conforman el espacio, además de decorar, proporcionan confort acústico y dan forma a pequeños espacios, más intimistas. Se trabajó con elementos naturales, acabados mates y superficies con texturas.

Entrar en el nuevo restaurante madrileño Lah!, obra de Ilmiodesign, es como adentrarse en la vida de una ciudad del Sudeste Asiático: carteles que ofrecen una continua información, diferentes escrituras, urbes, lenguas… Su interiorismo hace un relectura de diferentes culturas, costumbres y religiones para conformar un espacio sensorialmente nuevo que huye del concepto tradicional de restaurante oriental chino o japonés.


El espacio se fragmentó, desde el suelo, las paredes y los techos, utilizando una sucesión de paneles verticales, como si de biombos y carteles enunciativos se tratase. Los paneles de madera que conforman el espacio, además de distribuir y decorar, proporcionan el confort acústico necesario. Además, estas compartimentaciones “efímeras” tienen la ventaja de proporcionar pequeños espacios, más intimistas.


La madera maciza, tratada al aceite para respetar al máximo la naturalidad de sus vetas, se utiliza para todos los paneles verticales, donde la gráfica hecha con la escritura oriental viene troquelada. Letras tailandesas, camboyanas y jawis -antigua escritura utilizada en zonas de Malasia e Indonesia-, todas ellas de gran fuerza estética y gráfica, dejan dibujadas sus siluetas en el restaurante Lah!



Sus creadores señalan que “todos estos países destacan por el gran uso de elementos y recursos naturales: piedras, maderas, mimbre, etc. Estos conviven con cierto aire de desorden o caos aparente general, una mezcla que les confiere una estética muy característica”.



Para acercarse a las sensaciones que se experimentan en estos lugares, en Lah! se trabajó al 100% con elementos naturales, acabados mates y superficies con texturas. Es el caso de la piedra mate del suelo. O de las paredes, con un efecto envejecido y desconchado. En sintonía con una arquitectura sostenible, todos los materiales utilizados en Lah! son reciclables.


Los elementos decorativos, por su parte, también suponen una relectura de los elementos tradicionales. Es el caso de la lámpara en la entrada, realizada a base de sombreros locales, el colorido textil, los ventiladores o las campanas budistas de la recepción (que dan la bienvenida al visitante), los palillos como cubertería o las recreaciones artesanales de los platos.



En el mobiliario se mezclan piezas de diseño internacional con elementos exclusivos diseñados por Ilmiodesign. Este es el caso del banco corrido, inspirado en las formas y colores de los almohadones tradicionales tailandeses.



La iluminación, muy estudiada y puntual con focos y lámparas decorativas, aporta un toque de teatralidad. Logra una mayor espectacularidad, pero también consigue un uso intimista y acogedor en las diferentes zonas del restaurante mediante las diferentes gamas cromáticas empleadas.


Los baños están acabados en gresite hexagonal mate destonificado de 20x20cm. Cuentan con una encimera de la misma piedra que el pavimento del restaurante, un lavamanos industrial y una particular grifería de aspecto artesanal realizada con una tubería curvada.


El resultado fusiona un ambiente urbano y cosmopolita con señas auténticas, acogedoras y naturales. La exquisitez de la cultura oriental del Sudeste Asiático en pleno centro de Madrid.


Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 19:00
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 19:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes