Se perfila Lio Messi para el Mundial de Clubes

Con su protagonismo, la Pulga se perfila para el Mundial de Clubes y ganarle el Balón de Oro a Cristiano Ronaldo

Cada fin de año, lo mismo. Su nombre vuelve a estar entre los futbolistas más encumbrados del mundo. Y el broche estelar llega con la nominación entre los candidatos al Balón de Oro de la FIFA, que como en los años anteriores no sorprendieron a nadie: Cristiano Ronaldo, Xavi y él. Si de algo puede servirle esta victoria en el clásico español, su actuación y preponderancia en acciones clave del partido es como un trampolín para un cierre de año con todos los fuegos artificiales alrededor de su figura.

Barcelona conquistó por primera vez el Mundial de Clubes de la FIFA en un 2009 inolvidable para los dirigidos por Pep Guardiola y especialmente para Messi, artífice del triunfo en la prórroga de la final de Abu Dhabi ante Estudiantes. De allí, vuelo directo a su primera coronación en la gala de Zürich, con la obtención del Balón de Oro. Ese año, el club catalán fue el equipo más goleador de la Liga de Campeones de la UEFA con 30 tantos, 12 de ellos obra de Messi, máximo artillero del torneo (en la actual ya acumula seis). "Sabemos que jugar un Mundial de Clubes es algo lindo, es un torneo importante para nosotros, sobre todo por el gran recuerdo que nos quedó del último que jugamos. Tenemos muchas ganas de revivirlo y poder celebrar de la misma manera", señaló Messi en una reciente entrevista con el sitio FIFA.com.

El año pasado, Barcelona no accedió al Mundial de Clubes, pero a pesar de todos los pronósticos que señalaban a Andrés Iniesta por su gol en la final de Sudáfrica ante Holanda, la Pulga volvió a inscribir su nombre en el trofeo del Balón de Oro. Sobre la posibilidad de ganarlo por tercera vez en la Gala que se celebrará el 9 del mes que viene, Messi le respondió: "Como dije siempre, es muy lindo recibir premios individuales y sobre todo éste, que tiene mucha importancia, mucho prestigio, pero lo que más me interesa es que el equipo gane partidos y títulos. Así, muchos jugadores nuestros van a estar en la lista, como ha sucedido en los últimos años".

A pesar de que Real Madrid sorprendió con un gol en la primera jugada, de que esa acción lo puso de mal humor en el arranque del partido y de que caminó en la cornisa del partido por protestar y por una infracción que cometió, el protagonismo de Messi sirvió para recomponer rápidamente a Barcelona. Aun cuando sus piernas estén en la mira de los defensores rivales y con un sinfín de intentos por tumbarlo como sea, la Pulga se autoexige y se motiva aún más. Por esencia personal responde con un amague, una carrera eléctrica, un pase milimétrico. Detalles que se observaron en la acción que precedió al gol del empate de Alexis Sánchez.

El rosarino arrancó desde la media cancha con su zurda endiablada, soportó las embestidas de Sergio Ramos, primero, y de Lass Diarra, después; en cuestión de segundos, puso una pelota de gol para que el chileno les ganara en carrera a Pepe y Coentrao y batiera a Casillas con un derechazo cruzado. "Leo corre más con la pelota que sin ella", llegó a decir una vez Guardiola cuando se extrañó que le preguntaran por el centro de gravedad del argentino; simplemente agregó que "es excelente en la conducción y definición". Es cierto, ayer no pudo estirar su racha goleadora ante Real Madrid (13 tantos en 16 encuentros), pero junto con Iniesta fue uno de los hacedores de esos detalles que terminaron por inclinar la balanza en favor de su equipo.

"Messi se aburre cuando no tiene presión", coinciden en el vestuario del Camp Nou varias de las personas que lo conocen en la intimidad. Balón de Oro en las dos temporadas pasadas, Messi aspira a más en lo personal y, especialmente, a colaborar en que su equipo gane la Liga española, y mucho mejor si se la arrebata a Real Madrid. No acostumbra a mostrarse ni tener el perfil de Cristiano Ronaldo, pero el duelo mediático está instalado. Los dos comparten la cima de la tabla de goleadores de España, con 17 anotaciones. Los dos se verán nuevamente las caras en Zürich. Messi no tiene madera de divo ni ejerce de líder, sino que su jerarquía se impone con naturalidad y después de que el entrenador haya generado las mejores condiciones, a veces situado como extremo y otras como enganche o falso delantero centro. Cada fin de año, lo mismo.


www.perfil.com
Opiniones (0)
19 de octubre de 2017 | 13:31
1
ERROR
19 de octubre de 2017 | 13:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México