Día Nacional del Tango: Entrevista a Edgardo Ponce Cogcnac

Se celebra cada 11 de diciembre desde que se instauró en el año 1977. En homenaje a los grandes de todos los tiempos realizamos una entrevista exclusiva con uno de los hombres que siguió el tango desde siempre. Edgardo cuenta con un programa radial desde hace 25 años y un interesante libro publicado.

Edgardo Ponce Cognacg lleva siete décadas sobre sus hombros pero no le significan una mochila pesada sino un cúmulo de vivencias y enseñanzas aprendidas. Desde muy joven gustó del tango y su amor por el género musical lo llevó a cumplir en agosto pasado las bodas de plata fomentando el tanto en radio LV4. “No pudimos hacer el festejo porque no conseguimos el teatro Roma. Lo haremos en marzo del 2012, a beneficio de FEYES. Todos los años corto el ciclo de mi programa en el día nacional del tango, ahora me extenderé una semana más, hasta el 18”, anunció Edgardo.

Edgardo y solo una parte de su biblioteca

Posee una familia compuesta por dos hijos y tres nietos la cual comenzó a formar hace 42 años junto a Marta. Hablando sobre su trabajo, Edgardo contó: “Estuve 45 años en Bodega Bianchi, me retiré hace 5. Allí me desempeñé como gerente de comercio exterior y compra. Fui el único empleado que conoció a Don Valentín.”
 
Al living en el que estábamos dialogando ingresó “Mateo” un caniche toy que vive con Edgardo y Marta hace un mes, siguiendo al travieso perrito llegó Valentina, la nieta de siete años a quien Edgardo llama su novia, joven artista que pinta y ya realizó su primera exposición en Bodega Murvielle.

De cómo Edgardo se cruzó con el tango

"Yo era muy chico, en mi casa no había músicos, me lo encontré solo y me hizo muy bien en la vida."

Siete años le costó la investigación que dio lugar a su libro “Historias de la Gente contadas en 2x4” donde con la ayuda de Fany Saud contó historias de todas las orquestas tangueras que pasaron por San Rafael durante setenta años.
“El libro me dio muchas satisfacciones: gané varios premios y en el ´92 me invitaron a dar una charla sobre “tango y vino” en España.”
 
Su programa radial “Simplemente Tango” recibió dos veces el premio "Presario", una vez el “Micrófono de Oro” y también el “Flor de Lis”. Aquel espacio que comenzó entremezclando fútbol y tango, luego se abocó solo a la última temática teniendo a Edgardo como principal conductor. Se emitía martes, jueves y sábados, hasta agosto de este año que fue los días sábados y de ahí en adelante (“al descender River”, según él) lo pasaron a la mañana del domingo.

Su opinión sobre los jóvenes y el tango

"Creo que hay etapas que se cumplen en la vida. El tango tiene cuatro expresiones: la música, la danza, la poesía y la letra. Después de los 30 y casi pisando los 40 se empieza a ver el tango de otra manera o hay quienes se abocan a solo una expresión de él. Se está produciendo una marcada decadencia, lastimosamente no hay letristas, no hay filósofos del tango, no hay compositores ni renovación. Las reliquias se fueron, prácticamente quedan cinco, hablo de Mariano Mores, Leopoldo Federico, Horacio Salgán, Atilio Stampone y Raúl Garello. Antes era distinto, las orquestas se multiplicaban porque había trabajo para todos, ahora la música foránea los tapó. En la época de Julio Sosa y el Polaco Goyeneche tuvieron que lucharla porque con el surgimiento del rock los fue tapando y debían esforzarse por mantenerse. "

"Hoy en día lo único que se hace por el tango es el Campeonato Mundial del Tango que se realiza en agosto en Buenos Aires pero no es como antes cuando uno llegaba a la calle Corrientes o a la calle Lavalle y se sentaba a tomar un café pudiendo estar desde las seis de la tarde hasta las dos de la mañana escuchando tango, pero bueno”, dice Edgardo con un poco de resignación, “son cosas que fueron cambiando, eso sucede con el paso de los años.”

“Los grandes tangueros vivieron la noche de Buenos Aires, vivieron los barrios y las vivencias de la gente, así rescataron todas las anécdotas que luego se hicieron canción.”

“Mi programa se basa en contar al oyente por qué se inspiraron los letristas en hacer las letras de tango. “Por ejemplo”, se acomoda en su sillón como quien va a contar una gran historia, “te cuento una anécdota, hay un tango que se llama “Re Fa Si”, es de un eximio pianista que frecuentaba un cabaret. Se trataba Enrique Delfino, un joven que vivía en una pensión porque su padre lo había corrido de su casa. Una noche en la que él volvía del cabaret a su lugar de residencia venía silbando una melodía y como no tenía papel para anotarla la escribió sobre una de las láminas de la campaña política que se estaba desarrollando en Montevideo. Al otro día se levantó y volvió al lugar a buscar su melodía, se encontró que la lámina había sido cubierta por otros papeles asique se puso a sacarlos para poder llegar a su escrito. Un policía lo vio, se acercó con intenciones de amonestarlo. El joven le pidió continuar con su búsqueda e hizo un trato: si debajo de aquellos papeles no encontraban nada podía llevarlo preso como pretendía. Finalmente encontraron las anotaciones de la noche anterior y Enrique pudo componer aquel famoso tango en referencia a las notas que había plasmado en aquellas láminas.”

El afiche del evento que no se realizó.

Entre sus palabras Edgardo va renegando del poco reconocimiento que tiene el tango y sus protagonistas en San Rafael, mencionando a quienes hicieron historia sufriendo la misma afección social, Filipo y Ricardo Arnedillo. “No ando atrás del reconocimiento pero a veces uno espera algo más”, refiriéndose nuevamente al no haber podido celebrar los 25 años en el tiempo que debía realizarse los festejos.

Edgardo tiene un libro sin editar, el mismo se llama “Mis vivencias con la familia Bianchi” el mismo consta de 540 páginas y posee 480 fotografías.
“Me lo solicitaron hace un par de años, cuando me estaba retirando de la bodega pero aún duerme entre mis papeles, sin publicación.” Asimismo fue uno de los iniciadores de la Cabalgata de los Reyes Magos que se realiza desde hace 26 años.

Edgardo y Marta en Francia. (1997)

Al finalizar la charlada entrevista Edgardo me invitó a pasar a la cocina donde se encontraba Marta quien me confesó haber vivido una vida acompañando a un hombre que ama el tango, género que aprendió a conocer y a disfrutar. Juntos construyeron la casa en la que viven hasta la actualidad y en la que comenzaron a recibir ya la segunda generación de su descendencia.

Para honrar la historia, cerramos esta nota conociendo el motivo por el cual celebramos el Día del Tango:

El Día Nacional del Tango se celebra cada 11 de diciembre por solicitud de Ben Molar, en conmemoración a las fechas de nacimiento de los creadores de dos vertientes del tango: "La Voz" (Carlos Gardel, el zorzal criollo, ídolo y figura representativa del tango) y "La Música" (Julio De Caro, gran director de orquesta y renovador del género).

Esta fecha nació de un modo más que especial. Era una noche de 1965. Ben Molar estaba parado en la esquina del tango, esquina que, según sus palabras, "es la que mis amigos Francisco Pacránico y Celedonio Flores hicieron que se llamara Corrientes y Esmeralda...". Iba camino de la casa de Julio De Caro para festejar su cumpleaños cuando le surgió la gran idea: asoció la fecha de nacimiento de De Caro con la de Carlos Gardel. Cayó en la cuenta de que, además de ser las dos grandes vertientes, eran los dos grandes creadores nacionales.

Presentó entonces la propuesta al Secretario de Cultura de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, Ricardo T. Freixá, quien le pidió la conformidad de las entidades artísticas. Ben Molar consiguió así la conformidad de Sadaic, Argentores, Sade, Casa del Teatro, Sindicato Argentino de Músicos, Unión Argentina de Artistas de Variedades, Academia Porteña del Lunfardo, Radio Rivadavia, Fundación Banco Mercantil, La Gardeliana, Asociación Argentina de Actores y Asociación Amigos de la Calle Corrientes.

Once años más tarde, después de mucho recorrer y de observar cómo sus pedidos quedaban en cajones oficiales, amenazó cordialmente al Secretario de Cultura de la Municipalidad de Buenos Aires, Ricardo Freixa, con hacer una gran movilización radial, televisiva y gráfica anunciando la organización de un festival monstruo en el Luna Park en apoyo del 'Día del Tango'. Así, junto con una delegación de la Asociación Amigos de la Calle Corrientes, le pidió a Tito Lectoure el Luna Park para el 11 de diciembre.

A las dos horas del ultimátum se produjo el milagro: la promulgación del decreto anhelado durante tantos años. Así, el 29 de noviembre de 1977 Ben Molar recibió la noticia de que había sido firmado el Decreto Nº 5830/77 de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires.

Opiniones (0)
23 de agosto de 2017 | 05:20
1
ERROR
23 de agosto de 2017 | 05:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes