El cobismo se dispersa entre la Nación y Mendoza

El entorno que trabajó durante cuatro años con Julio Cobos en el Senado de la Nación se disgrega, algunos con cargos nacionales, otros en un largo camino de vuelta a Mendoza. Los cobistas ultiman detalles para el acto de asunción en el Congreso y ya han vaciado las oficinas, aunque la gente de Amado Boudou todavía no aparece

Tras cuatro años de trabajo en el Congreso, el núcleo duro del cobismo comienza su dispersión. Algunos, ya han iniciado el largo camino de regreso a casa. Otros, han aprovechado los contactos para quedarse trabajando en la Nación. Y, como aquel coronel que no tiene quién le escriba, Julio Cobos volverá al llano luego de haber experimentado el vértigo del ascenso y la amargura de la caída abrupta.

El ingeniero se prepara para su último adiós como vicepresidente. El gesto no es menor y en las últimas semanas ha recibido el hostigamiento del kirchnerismo ortodoxo para apartarse por las buenas de lo que, por derecho constitucional, le corresponde. De aquel enamoramiento con el kirchnerismo que surgió en 2007 bajo el sello de la Concertación, no queda nada más que el resentimiento tras su actuación en el debate de junio de 2008 por las retenciones al sector agropecuario.

Si bien desde el entorno del vicepresidente aseguran que “está tranquilo y bien”, el recibimiento que sectores hiperkirchneristas, como La Cámpora, le darán no será de bienvenida. Tal como repercutió en Plaza de Mayo durante la muerte de Néstor Kirchner, es probable que mañana en los alrededores del Congreso y en las barras se escuché la frase que actualizó esta semana el periodista Horacio Verbitsky: “Andate Cobos…”.

El vice se encuentra este viernes en Mendoza y llegaría a la Ciudad de Buenos Aires al término de este feriado puente. Como se sabe, ya entregó hace días la casa en la que residió en Ezeiza. Sus allegados afirmaron que no participaría de la asunción de Francisco Pérez, puesto que no había sido invitado. “Nos llamó para saber cómo está todo para mañana”, aseguraron.

Ni bien proceda con el juramento a Cristina, Cobos volverá a Mendoza, donde ya planea reabrir su estudio de ingeniería. “No estará distanciado de la política, es inevitable que se siga expresándose”, indicaron sobre un futuro en el que se concentrará en la vida familiar, ahora que es abuelo.

La última semana de Cobos en la Nación ha sido de despedidas. Su entorno organizó una cena en un restaurant porteño donde asistieron, entre otros, el personal que lo acompañó en su experiencia en el Senado, la senadora Laura Montero y figuras del radicalismo nacional como Rodolfo Terragno e Hipólito Solari Yrigoyen. Pese a ello, hubo algunas ausencias, debido a cierto malestar con el ingeniero por cómo decidió los acomodamientos de sus allegados.

Unas 30 personas son las que aproximadamente llegaron con Cobos desde Mendoza para esta travesía en el Congreso. Algunos, ya decidieron hace semanas su retorno. Entre ellos, Marcelino Iglesias. El ex director de la OSEP durante la gestión del Cobos gobernador dejó sus funciones hace un mes aproximadamente, luego de trabajar como asesor y escudero cuando arreciaban los embates del oficialismo.

Otro asesor que seguiría el camino de vuelta a nuestra provincia es el ex intendente de Guaymallén, Juan Manuel García, que detentaba a su vez un cargo como asesor en el Senado. El mismo camino tomarían los periodistas que trabajan en el Senado, como Julio Paz –vocero de Cobos- que volvería a su cargo en el Poder Judicial, y Leandro Valdivieso –ex periodista de Canal 7 Mendoza-, a cargo del Senado TV.

Otros de los escuderos de Cobos, Juan Montilla, se quedará en Buenos Aires con un cargo en una repartición nacional. El secretario del vicepresidente, Juan Manuel Antequera, podría tener un nuevo destino en la Biblioteca del Congreso de la Nación.

Con un  pie en Mendoza y otro en la Capital se encuentra Pedro Marabini. Una versión apunta que podría volver a la provincia para trabajar con los intendentes del Este, pero otra afirmación apunta a que, por su prestigio, podría quedarse con un cargo en la Nación puesto que le faltan poco tiempo para jubilarse.

Por el momento, los que todavía continúan en sus cargos son los directores de las áreas, ya que son cargos políticos. Uno que tendría que quedarse unos días más para la transición es el director de administración del Senado, Antonio Rinis, que reemplazó a Jorge Tieppo en ese cargo.

Sin embargo, a menos de un día de la asunción, Amado Boudou todavía no envía a sus diplomáticos para hacerse cargo de la presidencia del Senado nacional. Los cobistas ya han limpiado de pertenencias las oficinas y el desembarco del vicepresidente electo todavía no se produce, tal vez como un vacío más del kirchnerismo hacia el mendocino.
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 10:28
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 10:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial