Roban tarros de leche y encuentran 300 mil dólares adentro

Cuatro delincuentes armados entraron a robar a un elegante chalé de un barrio de la capital cordobesa y se llevaron un fabuloso botín de más de 300 mil dólares, que un matrimonio de ancianos tenía guardados en tres latas de leche en polvo.

El dueño de la casa donde se produjo el robo, Ormando Munaro, de 76 años, admitió que los ladrones "se llevaron bastante", y contó que además del dinero que estaba guardado en las latas, les sacaron efectivo que había en otra parte de la casa y joyas.

El robo, que trascendió hoy, se produjo ayer por la mañana en una vivienda de la zona conocida como Villa Warcalde, un paradisíaco barrio ubicado en el extremo noroeste de la ciudad de Córdoba.

En ese lugar, ubicado cerca de la cancha de rugby del Club Tala, viven desde hace 24 años Munaro y su esposa, Amalia, de 73 años. Hasta allí llegaron ayer los cuatro delincuentes armados con el preciso dato de que el matrimonio tenía dinero en la vivienda.

Los ladrones no sólo sabían eso sino que conocían que estaba guardado "en tres latas de leche Nido, en un cobertizo debajo del tanque de agua", de acuerdo con lo señalado en la edición de hoy del diario La Voz del Interior.

"Fueron directo ahí –contó Munaro–, y la verdad es que se llevaron bastante".

Según precisó, en cada lata había un fajo de 100 mil dólares: era el respaldo para inversiones inmobiliarias y, también, el ahorro de las dos hijas, que viven en Buenos Aires.

"Además se llevaron joyas, buenas, y algo de plata que tenía yo en la casa: unos cinco mil pesos. Me partieron por el medio", graficó el hombre.

El dueño de casa es ingeniero aeronáutico y durante 20 años trabajó en la industria de Estados Unidos."Estuve en la NASA, pero trabajé más tiempo en la actividad privada, que era muy bien remunerada", comentó.

En 1984, dado que su esposa nunca se había terminado de acostumbrar al estilo de vida norteamericano, decidieron regresar a Córdoba.

En ese momento se instalaron en Villa Warcalde y particularmente en ese chalé, porque está en un alto rodeado de verde: "Y hasta esto que nos pasó, no hemos tenido problemas de inseguridad", dijo.

Cuando se produjo el asalto, él había salido para hacer un reclamo por la falta de teléfono. Según se señaló, los ladrones actuaron muy rápido: no estuvieron dentro de la casa más de 15 minutos, lapso en el cual encañonaron con las armas a la esposa del dueño de la vivienda y a una empleada, de 59 años.

Amalia les dio unos cinco mil pesos que había en la casa y mientras dos de los ladrones comenzaron a revolver cajones, armarios y aparadores, ella pudo ver por un ventiluz que otros dos ya estaban arriba del techo, en la zona del tanque."Pidieron una escalera pero como no había, subieron así nomás", contó.

Las dos mujeres terminaron atadas con los cables del inutilizado teléfono, en una cama. Según las mujeres, los ladrones eran cuatro y andaban en un auto y en una moto.

Cuando Ormando llegó a la casa, las mujeres ya habían logrado desatarse y habían alertado a la Policía.

"Llegaron como 10 camionetas del CAP", estimó Adrián Gómez, un  joven de 26 años, que trabaja como albañil en una obra, a metros
de la avenida Zanón y muy cerca de la casa asaltada.

Una de las expectativas del dueño de casa estaba puesta en unos anteojos negros que los delincuentes se olvidaron sobre una cómoda, cuando revolvieron los cofres y los estuches que tenían joyas.
  
 
 
Opiniones (0)
19 de septiembre de 2017 | 09:42
1
ERROR
19 de septiembre de 2017 | 09:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes