Una ciudadela de la época de las Cruzadas

Los cruzados dejaron su huella en el puerto de Beirut, por donde pasaron más de diecisiete civilizaciones, con la construcción de una ciudadela de los siglos X-XI d.C., cuyos vestigios no fueron borrados por el tiempo y acaban de ser descubiertos.

El hallazgo fue fortuito, ya que se estaba preparando el terreno para crear una playa pública en la zona cuando se encontraron los restos de la fortificación.

El responsable de las excavaciones de la Dirección General de Antigüedades libanesa, Asad Seif, explicó que "la ciudadela dominaba el frente marítimo, el puerto, y su emplazamiento constituye una protección natural".

Sobre el terreno pueden apreciarse los restos de muros de piedra con inscripciones, además de varias columnas y de los vestigios de dos torres.

Pese a tratarse de una ciudadela, en el interior los expertos no han hallado restos de armas, sino de tesones de alfarería y alimentos.

Seif agregó que, en los primeros trabajos, iniciados en el último mes, han conseguido comprender la razón del emplazamiento y del entorno natural, que servía de protección frente a ataques indeseados.

La ciudadela se ubica en el punto de encuentro "entre un riachuelo que bajaba por la calle Foch y el mar, justo en el lugar donde estaba la cuenca portuaria de Beirut", indicó el experto.

Construida en piedra caliza, la fortificación está limitada al oeste por el riachuelo, que hacía de foso natural; al este por una torre y al norte por el mar, frente al que se erige un glacis.

"La ciudadela, que estaba sobre un promontorio rocoso, además de controlar el mar ofrecía un puesto de observación estratégico", subrayó Seif. "Esto hace pensar que se extendía al este hacia una torre que fue descubierta en la década de los 90 del siglo pasado por la arqueóloga Leila Badr y su equipo de la Universidad Americana de Beirut", siguió el responsable de Antigüedades.

Pero la ciudadela no sólo alberga restos de los cruzados, sino también de la época romana tardía, cuando se construyó una sala fortificada en la que los bloques de piedra de los muros se alternan con fustes de columnas colocados a tizón.

Esa sala revela trazas de haber sufrido un incendio, lo que, según los expertos, es un indicio de combates o de destrucción. Seif agregó que también los otomanos dejaron su huella en el lugar, ya que secaron y crearon un terraplén en el frente marino para crear un nuevo sistema portuario, del que se ha conservado el basamento de un cuartel.

También pueden observarse cantos arrastrados a lo largo de los siglos por el riachuelo y huellas de rastrillo, lo que sugiere que un puente levadizo lo atravesaba, según los expertos.

Ahora, la Dirección General de Antigüedades libanesa trabaja en colaboración con los responsables locales del desarrollo urbano para integrar esta parte de la historia del Líbano en el tejido de la ciudad. "Tenemos ahora la posibilidad de trabajar juntos para integrar la arqueología en ese lugar y preservarla donde la hemos encontrado", concluyó Seif.

Fuente: Kathy Seleme / EFE
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|21:38
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|21:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic